COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
10 de junio, 2005
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Después de 40 años, se aprobó la ley del estudiante regente

Toda propuesta sigue un curso determinado en la Legislatura de Texas antes de promulgarse en ley. Este curso, sin embargo, tiene muchas veces más vueltas que el que los estudiantes aprenden en sus clases de gobierno en la secundaria.

Mi propuesta para incluir un estudiante universitario en las juntas de regentes es un ejemplo perfecto de cómo mantener una medida en movimiento dentro del proceso, a pesar de barreras y desvíos.

Por más de cuatro décadas, estudiantes universitarios han abogado por una ley para que se incluya a uno de ellos en las juntas de regentes que gobiernan las universidades públicas en Texas. Yo introduje la propuesta SB 934 este año a pedido de los estudiantes de la Universidad de Texas en Austin, que haría justamente eso.

Como ex miembro de la Junta de Regentes del Sistema Universitario Estatal de Texas, entiendo la importancia de obtener la perspectiva de un estudiante en temas estudiantiles. Desde que la Legislatura 78º transfirió en el 2003 la función de fijar precios de matrículas de la Legislatura a las juntas de regentes, creo que una junta de regentes sin la presencia estudiantil es una forma de impuestos sin representación.

Mi medida original hubiera reemplazado uno de los nueve regentes con un estudiante que serviría un término de dos años y que podría votar después del primer año como miembro sin voto. La medida fue leída en el Senado el 14 de marzo y referida al Subcomité de Educación Superior, donde fue opuesta por todos los senadores miembros menos el presidente del comité, el Senador Royce West.

Cuando el subcomité senatorial estaba considerando mi medida, una propuesta similar del Diputado Patrick Rose era debatida en el Comité de Educación de la Cámara de Representantes. Este comité cambió nuestra medida, agregando un décimo miembro --un estudiante sin voto nombrado por el gobernador para un término de un año.

En una carta de apoyo, el gobernador dijo que un estudiante regente sin voto “llevaría a las juntas la visión de las aulas y el campus sobre los posibles efectos que las decisiones de la junta tendría en los estudiantes”.

El 25 de mayo, el sustituto del comité a mi medida fue aprobado por el Senado con un voto de 31 a 0 y fue enviado a consideración de la Cámara de Representantes. Aunque la medida contaba ahora con el apoyo del gobernador y fue aprobada por el Senado unánimemente, se enfrentó a la mayor barrera que tuvo hasta entonces.

Faltando unos pocos días para el término de la sesión, ni mi medida ni la del Diputado Rose tenían tiempo suficiente para pasar por el proceso legislativo. Cuando parecía que los estudiantes tendrían que esperar otros dos años, logramos mover la medida al adjuntarla como enmienda a una propuesta relativa a juntas gobernadoras de sistemas universitarios de la Senadora Judith Zaffirini, quien aceptó la enmienda. Su propuesta, la SB 34, fue aprobada por el Senado y la Cámara de Representantes con la enmienda del estudiante regente adjunta.

No fue la ruta más fácil en el viaje de una medida, pero el bipartidismo, el apoyo del gobernador y un esfuerzo categórico de los líderes estudiantiles empujó la legislación hasta la línea de llegada, poniendo finalmente a un estudiante en la junta de regentes de universidades estatales.

arriba