COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
3 de junio, 2005
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Legislatura aprueba presupuesto, pero no llega a reformar financiamiento a la educación e impuestos

Al término de la sesión legislativa 79º la semana pasada, logramos la única cosa que la Constitución de Texas obliga a la Legislatura a hacer cada dos años. Aprobamos el presupuesto para el próximo bienio.

El presupuesto de $139 billones de este año restituye la mayoría de los recortes que hicimos en el 2003 al Programa de Seguros Médicos para Niños y los Servicios de Protección a Niños y Adultos, momento en que fui uno de sólo siete senadores, y el único republicano, que votó en contra del presupuesto. Yo pensé entonces que podríamos y deberíamos haber hecho algo mejor.

Desafortunadamente, este año no le dimos a los tejanos los recortes en impuestos a la propiedad que necesitan, ni llegamos a un acuerdo en la reforma al financiamiento de la educación, que está ligado inextricablemente a los impuestos a la propiedad.

Nuestro fracaso por reformar el financiamiento a la educación no significa que las escuelas no tendrán fondos cuando empiece el año escolar. Asignamos alrededor de $36.8 billones para escuelas públicas; sin embargo, el 6 de julio la Corte Suprema de Texas comenzará audiencias sobre la apelación al fallo de un juez de distrito, que podría parar el financiamiento a la educación en octubre de este año.

El año pasado, el Juez de Distrito Estatal John Dietz dictaminó que el actual sistema de financiamiento a escuelas públicas es inconstitucional, y ordenó a la Legislatura reformarlo antes del 1º de octubre o parar de usar fondos en la educación. La Corte Suprema podría confirmar el fallo de este juez, modificarlo, negarlo o darnos un nuevo vencimiento.

Yo creo que es la responsabilidad de la Legislatura, no de las cortes, crear un plan de financiamiento a la educación. Fuimos electos para hacer este trabajo y debemos hallar solución a un problema que ha desafiado a los legisladores de Texas por más de un siglo.

Me place que el comité conferencia que trató de resolver las diferencias entre las dos versiones de la reforma al financiamiento, provenientes del Senado y la Cámara de Representantes, aprobara mi enmienda a la medida de financiamiento escolar, que requeriría a distritos escolares asignar por lo menos el 65% de los ingresos totales del distrito al financiamiento directo de instrucción académica en las aulas, a partir del año escolar 2009-2010. El acuerdo aumenta la posibilidad de que la enmienda pase a ser parte de cualquier medida de reforma al financiamiento de la educación que se apruebe.

Lamento mucho que la legislación que hubiera dado a universidades públicas autoridad para financiar construcciones por medio de bonos de ingresos de matrícula haya fracasado, demorando proyectos de construcción en universidades e institutos públicos del estado, incluyendo la Universidad Estatal de Texas en San Marcos, la Universidad de Texas en Austin, la Universidad de Texas en San Antonio, el Centro de Ciencias Médicas de UT en San Antonio y la Universidad Texas A&M en el sur del Condado Bexar.

La Universidad Estatal de Texas-San Marcos esperaba $30 millones para un centro académico y $35 millones en asignaciones para la Fase 2 de la construcción en Round Rock. Planes para un edificio de ciencias en UT Austin por $70 millones y planes para un edificio de ingeniería en UTSA por $45 millones quedan ahora pendientes, como planes para una torre en UTHSC en San Antonio por $50 millones y un proyecto de construcción de $20 millones en Harlingen. Texas A&M hubiera recibido $45 millones para nuevas construcciones en San Antonio también. Si se da una sesión especial para el financiamiento a la educación, ya le pedí personalmente al gobernador que ponga la medida para bonos de ingresos de matrícula en la agenda.

El fracaso de una legislación que hubiera aumentado el salario de jueces de apelación, distritos y corte suprema hará más difícil atraer y retener juristas capacitados y talentosos. Creo que también deberíamos considerar esta legislación durante una sesión especial, y ya he recomendado al gobernador que incluya esta crítica medida en su convocatoria a sesión especial. Tener jueces capacitados y competentes (que no reciben un aumento en ocho años) es en el mejor interés de los tejanos.

arriba