COLUMNA DE OPINION
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
20 de mayo, 2005
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

El Día de los Caídos es para recordar a aquellos que lucharon por la libertad

Los ideales de libertad y justicia de nuestra nación han sido desafiados muchas veces desde que los soldados de las colonias tomaron las armas en 1775.

En el Día de los Caídos (Memorial Day) hacemos una pausa para conmemorar la vida y servicio de los más de un millón de hombres y mujeres que murieron defendiendo nuestra nación.

De Vicksburg a Vietnam, de Kuwait a Kosovo, y de Bosnia a Bagdad, los tejanos se han levantado en defensa de la libertad. Más de 21,000 tejanos murieron sirviendo a nuestro país, y en este Día de los Caídos estamos especialmente conscientes de los 150 tejanos que perdieron la vida en Irak.

Aunque no hay tributo, premio, medalla o bandera plegada que pueda reemplazar a un ser querido muerto, los legisladores de Texas están considerando medidas en honor de los hombres y mujeres militares que hicieron el mayor de los sacrificios, y asistir a las familias que tienen que seguir sin ellos.

Los miembros de las fuerzas armadas federales y ciertos miembros de la Guardia Nacional de Texas reciben placas para sus tumbas de la Administración Federal de Veteranos, en reconocimiento a su servicio. Sin embargo, no existe provisión para que los miembros de la guardia que no son elegibles para las placas federales reciban una placa estatal. En reconocimiento a su sacrificio, la medida HB 1318 permitiría que aquellos miembros de las fuerzas militares estatales que mueren en servicio al país reciban una placa para su sepultura del General Ayudante del Estado, cuando no son elegibles para la placa federal.

Actualmente, las familias de soldados caídos reciben del gobierno federal un beneficio de defunción de $12,420. Aunque no hay cifra que pueda reemplazar la vida de un ser querido, más fondos podrían asistir a las familias durante un tiempo tan doloroso.

La medida HB 3224 crearía el Fondo Memorial de Miembros del Servicio de Texas, que proveería $50,000 a las familias de soldados de Texas caídos, más fondos para matrículas, gastos administrativos y libros para sus dependientes. El fondo sería financiado con donaciones y subsidios, la creación de las placas de automóviles “Support Our Tropos” (“Apoye a nuestras tropas”), y dinero del fondo de lotería no reclamado.

En las elecciones estatales de noviembre del 2001, los votantes aprobaron una enmienda constitucional que autorizó la creación de hasta siete cementerios estatales para veteranos y sus dependientes elegibles. Dos sitios fueron identificados inicialmente para su ubicación: Killeen en el Condado Bell y Texas Central, y Mission en el Condado Hidalgo y sur de Texas.

Se espera que el cementerio del centro de Texas esté finalizado en el otoño de este año. Sus 174 acres brindarían sepultura a aproximadamente 50,000 veteranos, sus esposas e hijos.

Como uno de los sólo cuatro senadores que han estado en el servicio militar activo, continuaré trabajando para los miembros de nuestras fuerzas armadas y sus familias.

La libertad tiene un precio. En el Día de los Caídos, recordemos con reverencia a aquellos que compraron nuestra libertad con su vida.

arriba