COLUMNA
de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
28 de enero, 2005
Contacto: Margaret Patterson
(210) 826-7800

Medidas ayudarían a administraciones condales a regular el crecimiento de subdivisiones

Las nuevas subdivisiones que se están construyendo en áreas no incorporadas de condados en toda Texas son buenas y malas noticias para gobiernos condales.

El explosivo crecimiento de subdivisiones podría significar un bienvenido florecimiento económico para los condados, pero también ocasiona problemas que las administraciones condales, con poderes limitados, no pueden resolver.

Muchas de estas nuevas subdivisiones cumplen con estándares razonables de urbanización, pero no proveen servicios básicos a los compradores. Cuando esto sucede, los residentes se dirigen a las administraciones condales en busca de ayuda, pero éstas no tienen autoridad para asegurar que los residentes de nuevas subdivisiones tendrán acceso al agua, alcantarillado y buenas calles.

He introducido dos medidas que darían a gobiernos condales mayor autoridad para regular subdivisiones en áreas no incorporadas. La SB 142 es una medida de opción local que daría a administraciones condales en todo condado de Texas, después de la aprobación de los votantes del condado, autoridad para adoptar órdenes que regulen estos barrios.

Si los votantes eligen aumentar el poder de sus administraciones condales para que regulen las subdivisiones, éstas podrían elegir reglas de una lista establecida, como la que requeriría a una subdivisión usar un sistema central de agua y alcantarillado bajo niveles adoptados por el condado.

Las administraciones condales también tendrían la opción de requerir a una subdivisión un mínimo sistema contra incendios, incluyendo el uso de bocas de incendio, y tanques o lagunas de almacenamiento. La medida también incluye provisiones por las que la administración podría imponer ciertas tarifas de efecto.

La medida 141 que también introduje aumentaría la autoridad de gobiernos condales para regular subdivisiones, daría a la administración autoridad para requerir un mapa de toda tierra que se subdivida en dos o más parcelas de cinco acres o menos cada una y para uso residencial. La medida requeriría a empresas urbanizadoras construir calles de calidad, e informar a los compradores de la disponibilidad de servicios de agua, alcantarillado, gas y electricidad.

Yo ya había introducido estas medidas en las Legislaturas 77º y 78º. Ambas fueron aprobadas por el Senado en la Legislatura 78º pero murieron en el comité de la cámara baja. Administradores y jueces condales me pidieron reintroducir estas medidas ya que necesitan ayuda para regular el crecimiento de subdivisiones.

Cuando no se cumplen ni los más mínimos estándares en nuevas subdivisiones, arreglar los problemas resultantes --como hacer las calles viables para buses escolares y vehículos de emergencia—representa una carga financiera injusta para todos los contribuyentes condales.

El censo de los EE.UU. revela que la población de Texas aumentó en casi el 23% de 1990 al 2000. Muchos condados --como Comal, Hays y Kendall en el Distrito Senatorial 25—duplicaron o triplicaron ese índice.

Al darse más y más crecimiento fuera de los límites de ciudades incorporadas en condados, se necesitan medidas como la SB 141 y 142 para asegurar que se ofrezcan servicios básicos a los tejanos que residen en subdivisiones nuevas.

arriba