COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
29 de diciembre, 2004
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Informe de Comité de Jurisprudencia trata la defensa por demencia

Para el período entre sesiones legislativas, el Vicegobernador Dewhurst ordenó al Comité Senatorial de Jurisprudencia que presido estudiar el tema de la defensa legal de personas que sufren de locura o demencia, evaluando la posibilidad de cambiar la defensa de “no culpable por razón de demencia” por la de “culpable, pero demente”.

La concepción que se tiene popularmente es que la defensa por demencia se usa de manera exagerada, a pesar de que las cifras muestran que ésta se usa solo en el uno por ciento de todos los casos criminales y es raramente exitosa. El público presta poca o ninguna atención hasta que un individuo con demencia es juzgado por un crimen atroz.

En 1982, la opinión pública pasó de la insatisfacción a la indignación cuando John Hinckley fue absuelto por demencia por el intento de asesinato del Presidente Ronald Reagan. La indignación pública fue el ímpetu para cambiar la defensa por razón de demencia, y más de 30 estados enmendaron y reforzaron sus estatutos de defensa por demencia. Idaho, Kansas, Montana, Nevada y Utah abolieron completamente la defensa por demencia.

Demencia es un término legal usado para establecer el grado de enfermedad mental en el que una persona no es legalmente responsable por sus acciones. Aunque cada estado determina su propio nivel de demencia, 25 estados siguen un estándard nombrado por M’Naghten, un trabajador británico que, en 1843, mató por error a una secretaria cuando intentaba emboscar al primer ministro británico. Cuando M’Naghten fue hallado demente y no responsable por sus acciones, la indignación pública llevó a que el Parlamento Británico emitiera nuevos estándares de demencia.

Texas sigue actualmente los estrictos estándares M’Naghten hechos populares a principios de los ochentas. En Texas, los acusados deben probar que sufrían de demencia en el momento del crimen.

El acusado no puede ser hallado culpable si no tenía la capacidad de entender que estaba cometiendo un crimen. Si su capacidad mental previene al individuo entender que era una mala acción, entonces éste no podrá ser hecho responsable por tal acción.

En Texas, el continuo uso de “no culpable por razón de demencia” ha sido debatido a luz de casos recientes en que el acusado alegó demencia. Andrea Yates ahogó a sus cinco hijos y Deanna Laney mató a piedrazos a dos de sus hijos y causó heridas permanentes a un tercero.

El jurado rechazó el alegato de inocencia por demencia de Andrea Yates, pero Deanna Laney fue absuelta. Es entendible que el público se sienta confuso sobre la defensa por demencia.

Aunque el comité recomendó no cambiar la nomenclatura de la actual defensa por demencia, sí recomendamos mejorar el recabado de información sobre personas halladas no culpables por razón de demencia, así como fijar estándares para que usen los expertos en juicios donde se presenta este tipo de defensa.

También recomendamos que la Legislatura vuelva a escribir el Artículo 46.03 del Código de Procedimientos Criminales para hacer el lenguaje más conciso y fácil de entender para abogados, jueces y profesionales de la salud mental.

Las recomendaciones del comité pueden hallarse en el sitio www.senate.state.tx.us (en inglés), pulsando en “committees”, luego en “Jurisprudence” y buscando abajo por el enlace al “report” o informe del comité.

arriba