COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
30 de septiembre, 2004
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Reciente decisión judicial no anula el actual plan de financiación a escuelas públicas

La decisión de un juez estatal de distrito en el Condado Travis, declarando el actual método estatal para financiar las escuelas públicas como inconstitucional, no hace que la distribución de la riqueza con la que se financia la educación termine inmediatamente, aunque es probable que anuncie su fin.

El juicio contra el estado de Texas fue iniciado por 300 distritos escolares ricos y pobres en propiedades. Los tejanos que viven en estos distritos, y otros millones insatisfechos con nuestro actual sistema de financiación de la educación pública, querrían que se abandone lo antes posible; sin embargo, hallar un método para proveer una educación igualitaria para los más de cuatro millones de estudiantes de escuelas públicas en Texas no será fácil.

El Juez Estatal de Distrito John Dietz, consciente de lo dificultoso de la tarea, dio a la Legislatura de Texas hasta el 1° de octubre del año próximo para hallar un plan equitativo de financiación. Si no lo hacemos, la corte pondrá fin a la financiación de escuelas públicas ese mismo día. Sin embargo, la decisión del Juez Dietz podría no ser aceptada.

El Procurador General de Texas Greg Abbott, representante legal del estado, ha dicho que pasará por alto la corte de apelaciones intermedia y apelará la decisión de la corte del distrito directamente ante la Corte Suprema de Texas. Esta suprema corte podría mantener la decisión judicial resultante del juicio, o podría revertir la decisión, ampliando las oportunidades para arreglar un sistema de educación pública de 30 billones de dólares anuales que la mayoría de los tejanos, incluyendo los legisladores, coinciden en que necesita arreglos.

Irónicamente, fue nuestra intención de mantener a las cortes fuera de la toma de decisiones sobre financiación de la educación lo que resultó en el método de distribución de riqueza (conocido como Robin Hood).

En 1984, el Distrito Escolar Independiente de Edgewood, en San Antonio, inició un juicio para cambiar la fórmula de financiación de escuelas públicas del estado. La Legislatura de Texas se reunió en sesión especial, y reformó el sistema estatal de educación pública y su forma de financiación. Sus esfuerzos por reformar la financiación fueron infructuosos. La Corte Suprema de Texas rechazó el plan de financiación por inconstitucional en 1987.

La Legislatura volvió a intentarlo. Los planes que creamos en 1990 y 1991, por los que voté en contra como miembro de la Cámara de Representantes de Texas, también fueron declarados inconstitucionales. Finalmente, en 1993, cuando yo servía mi primer término en el Senado de Texas, la Corte Suprema de Texas ordenó a la Legislatura hallar un nuevo sistema de financiación o asumiría el control de las escuelas.

A muy pocos legisladores, yo incluido, les gustó el plan que traslada fondos de distritos ricos en propiedades a distritos pobres, pero éste mantuvo nuestras escuelas públicas abiertas y fuera del control de la corte. Si la Corte Suprema de Texas acepta la decisión de la corte de distrito, nos enfrentaremos al mismo escenario que viviemos en 1993: o hallamos un plan o la corte tomará el control de nuestras escuelas.

Esto no le gusta a nadie, razón por la cual la financiación de escuelas será la mayor prioridad de la Legislatura 79° al comienzo del año próximo. Aunque no logramos llegar a un consenso sobre el tema durante la sesión regular 78° en el 2003, y en una sesión especial convocada en abril de este año, no podemos volver a fracasar.

Somos responsables ante los actuales y futuros escolares de Texas.

arriba