COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
5 de diciembre, 2003
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Preocupante sistema de traumatología recibirá infusión de un billón de dólares

El debilitado sistema de traumatología en Texas recibió una infusión de fondos de emergencia en octubre, cuando el Gobernador Perry autorizó una medida legislativa que dará un billón de dólares a centros de asistencia traumatológica y de emergencia durante los próximos cinco años.

Los fondos provendrán del Programa de Responsabilidad de Conductores de Texas, una de las disposiciones de la medida colectiva de vialidad aprobada por la Legislatura este año en sesión regular. Esta medida colectiva fue clarificada en la sesión legislativa especial el pasado septiembre, liberando fondos para los sistema de traumatología y emergencias.

Nuestra acción no podía demorarse. Algunas salas de emergencia y centros de traumatología que no daban abasto se estaban negando a aceptar ambulancias con pacientes graves. Estos pacientes eran llevados de hospital a hospital en busca de tratamiento, el que muchas veces llegó demasiado tarde.

Todos los niveles de centros de traumatología recibirán fondos: Nivel I y II, que atienden a heridos críticos, y Niveles III y IV, que estabilizan pacientes antes de mandarlos a un nivel más alto de asistencia médica.

En el 2001, los centros de traumatología y los traumatólogos de Texas trataron a 56.072 heridos, incurriendo en más de 240 millones de dólares en costos no reembolsados debido a que el 32 por ciento de los pacientes no tenía seguro médico, al bajo reembolso de Medicaid, y a que los centros de traumatología tienen un bajo nivel de asistencia de fondos públicos.

Agréguesele a esto una escasez de personal, enfermeros y médicos, y se tiene una crisis fiscal y de salud que amenaza a todo tejano que podría necesitar servicios en salas de emergencia. El número de tejanos que necesitan asistencia traumatológica probablemente aumentará al aumentar nuestra población, y al continuar el estado liderando a la nación en fatalidades de tráfico producto de la alta velocidad y el alcohol.

El manejar imprudentemente es la causa número uno de la crisis en salas de emergencia. El 54 por ciento del costo total de traumatología está relacionado directamente con colisiones de vehículos, por lo que es de esperar que la multa aumente con cada infracción adicional y por manejar en estado de ebriedad.

Bajo el Acta de Responsabilidad de Conductores de Texas, los conductores que reciben tres multas por tres infracciones en movimiento o por causar dos accidentes en tres años pagarán 100 dólares adicionales para renovar sus licencias de conducir. Los conductores detenidos por exceder el límite de velocidad en menos del 10 por ciento del límite no serán penalizados.

Los conductores ebrios, o aquellos sin seguro o sin licencia de conducir válida se enfrentan a mayores multas aún. La primera vez que es culpado por manejar en estado de ebriedad (DWI, sus siglas en inglés) el conductor pagará 1.000 dólares de multa, y la segunda vez 1.500 dólares. Los cargos son acumulativos. Un reincidente podría pagar un total de 2.500 dólares anuales durante tres años.

El conductor que no tiene seguro pagará 250 dólares por tres años, y aquel que no tenga licencia de conducir válida pagará 100 dólares. Estas multas se agregan a los cargos por emisión de licencia, costos judiciales y administrativos.

Durante las fiestas, los accidentes de tráfico aumentan. Espero que el incremento de las multas evitará la conducta irresponsable de algunos conductores, que resultan muchas veces en accidentes traumáticos. Como resultado de los nuevos fondos, por lo menos los centros de traumatología permanecerán abiertos y brindando una asistencia de calidad a los heridos y enfermos graves de Texas.

arriba