COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
14 de noviembre, 2003
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

El consumo del tabaco en Texas: lana quemada

A pesar de la abrumadora evidencia sobre los peligros del consumo de tabaco y los millones de dólares invertidos en campañas de prevención, 3.300.000 adultos siguen fumando en Texas, y más de 24.000 morirán este año por enfermedades relacionadas con el tabaco.

Aquellos que desean vencer la adicción podrían considerar hacerlo el 20 de noviembre: Día de No Fumar (Great American Smokeout®) de este año. Durante 26 años, la Sociedad Americana del Cáncer (siglas en inglés: ACS) ha ayudado a individuos a dejar el cigarrillo el tercer jueves de cada noviembre, con una línea telefónica gratuita: 800-ACS-2345.

Las personas que desean dejar de fumar también pueden recibir ayuda del Departamento de Salud de Texas (TDH). La Oficina de Prevención y Control del Tabaco (OTPC) de este departamento cuenta con una línea telefónica gratuita, donde los fumadores interesados en dejar reciben tres sesiones de tratamiento sin cargo alguno, llamando al 877-YES-QUIT.

Los adultos no son los únicos tejanos adictos al tabaco. Más de 300.000 estudiantes de secundaria fuman en Texas, y aproximadamente 3.000 jóvenes se convierten en fumadores regulares diariamente.

Casi el 90 por ciento de los fumadores empiezan a los 18 años o antes, aumentando dramáticamente su posibilidad de morir prematuramente por los efectos del uso del tabaco. El Departamento de Salud tiene dos campañas de prevención exitosas: “Texas Collegiate Tobacco Initiative” y “Tar Wars”. La primera es un programa piloto enfocado en adolescentes mayores y financiado con fondos provenientes del juicio a tabacaleras en 1997, que obtuvo 17,3 billones de dólares en total. Existe información en la página Internet: www.tdh.state.tx.us/otpc/pilot/reports.html.

La campaña Tar Wars se enfoca en escolares de cuarto y quinto grado. En Texas, el piloto del programa nacional se experimentó en el área de Houston, mostrando una reducción del 36 por ciento en el uso del tabaco por menores de seis a 12 años. Existe información sobre el programa --un esfuerzo combinado de TDH y la Academia de Doctores de Familia de Texas--en la página Internet: www.tdh.state.tx.us/otpc/tarwars/default.htm.

TDH ofrece también un paquete de información gratuita sobre temas relacionados al uso del tabaco, llamando al (512) 458-7402, ó mandando un mensaje electrónico a janie.dykes@tdh.state.tx.us. Vea la lista del material disponible en la página Internet: www.tdh.state.tx.us/otpc/resources.htm.

Desafortunadamente, la crisis del presupuesto estatal de este año nos forzó a reducir los fondos destinados a programas de prevención del tabaco. Yo fui uno de los siete senadores que votó en contra del presupuesto, porque creo que hubiéramos podido y debido hacer algo mejor por Texas. Además, voté a favor de una enmienda que hubiera agregado un dólar de recargo por paquete de cigarrillos.

Este recargo hubiera generado 1,5 billones de dólares en ingresos necesarios. También podría haber prevenido que muchos jóvenes tejanos adquieran el vicio, y hubiera dado a los fumadores una razón económica para dejar los cigarros. Desafortunadamente, esta enmienda no fue aprobada.

Al reducir la asignación para programas de prevención del tabaco, no solo ponemos en riesgo la vida de jóvenes tejanos, sino que aumentamos el costo estatal de la salud como producto de enfermedades relativas al tabaco. El costo de la atención médica relativa al tabaco en Texas es de 4,55 billones de dólares al año. El programa Medicaid en el estado cubre 1,25 billones de dólares de esa cifra.

Muchos más tejanos disfrutarían de una vida más sana por muchos más años si dejaran de fumar, y el hacer una llamada gratis podría ser el primer paso hacia una vida más larga y sana.

arriba