COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
4 de octubre, 2003
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Fallo de Corte Suprema hace innecesaria una defectuosa ley de ingreso universitario

Una decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos permitiendo el uso de raza o grupo étnico como factores en la admisión universitaria haría innecesaria una errónea ley de Texas.

En 1997, la Legislatura aprobó una ley garantizando la admisión automática en institutos y universidades públicas del estado al 10 por ciento de los mejores estudiantes graduados en secundarias de Texas. La Legislatura aprobó la ley en respuesta a la decisión de la Corte de Apelaciones del 5° Circuito Federal, que prohibía la preferencia basada en raza en programas de admisión universitaria.

Desafortunadamente, la ley del 10 por ciento con calificaciones más altas mostró ser defectuosa desde el principio, porque no exigía a estudiantes de secundaria tomar el programa de estudios recomendado --que incluye cursos preparatorios universitarios—para poder entrar a la universidad. Como resultado, muchos estudiantes toman el programa de estudio mínimo, que no está diseñado para prepararlos para la universidad pero hace más factible la inclusión entre el 10 por ciento con mejores notas del año de graduación en la secundaria.

Por otro lado, algunas escuelas son menos competitivas que otras. Por ejemplo, en escuelas pequeñas de áreas escasamente pobladas, un estudiante con un promedio de 95 en la secundaria puede graduarse entre el 10 por ciento mejor y ser admitido en la Universidad de Texas en Austin o Texas A&M, mientras que a un graduado en una escuela altamente competitiva que toma cursos avanzados y tiene un promedio de 99 se le puede negar la admisión sino se gradúa entre el 10 por ciento con mejores notas.

Este otoño, la admisión automática ocupará muchos lugares de admisiones no automáticas en la Universidad de Texas, donde el 71 por ciento de los estudiantes de primer año obtuvo admisión automática bajo la ley del 10 por ciento mejor.

Los mejores y más brillantes estudiantes de Texas no deberían tener que ir a universidades en otros estados para recibir una educación de primer nivel. Yo creo que factores académicos, incluyendo las calificaciones de secundaria del estudiante, la calidad de su programa de estudio, la competitividad de su escuela secundaria y los exámenes estandarizados como el SAT y ACT, deberían ser los criterios más importantes al considerar la admisión de un estudiante a una institución de alta educación.

A luz de la reciente decisión de la Corte Suprema, la ley del 10 por ciento más alto debería ser anulada, y yo he diseñado una medida para tal efecto. Espero que el Gobernador Perry incluya la admisión universitaria en la sesión especial sobre financiación a la educación pública que se espera convoque la próxima primavera.

La medida que diseñé no solo anularía la ley del 10 por ciento mejor, sino que daría a universidades la opción de considerar raza y etnicidad como factores no académicos en la determinación de la admisión universitaria. Bajo la ley actual, en un esfuerzo por obtener diversidad de grupos, las universidades podrían considerar factores no académicos como el ingreso familiar del estudiante y el nivel de educación de sus padres, si el estudiante es bilingüe, la situación financiera del distrito escolar del estudiante y su región de residencia, entre otros factores.

Además, la medida revocaría una ley que ordena a universidades anunciar con un año de anticipación todo cambio en sus normas de admisión.

La revocación de la ley del 10 por ciento beneficiaría a escuelas y estudiantes de Texas. Las universidades e institutos podrían adoptar estándares de admisión que aseguren que los mejores y más brillantes estudiantes, incluyendo estudiantes de grupos minoritarios, sean aceptados, y los estudiantes obtendrían la admisión universitaria como en el pasado: mereciéndola.

arriba