COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
10 de julio, 2003
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Número de habitantes en cada distrito electoral del Congreso debe ser exacto, no se permiten desviaciones

El aproximarse contará en el juego de herraduras o en granadas de mano, según un viejo dicho en Texas, pero no cuenta en la redistribución de distritos electorales.

Cuando se trata de armar las piezas del rompecabezas que es la redistribución de distritos, el margen de error de la Legislatura es de cero. La pequeña desviación que se permite en distritos del Senado y Cámara de Representantes de Texas no se aplica a los 32 distritos de la delegación estatal en el Congreso, que deben tener 651.619 ó 651.620 tejanos cada uno.

El mapa de redistribución aprobado por la Cámara de Representantes de Texas el pasado 7 de julio se ajusta a esta cifra, y refleja el mismo patrón de voto que en las elecciones del 2002 eligió republicanos para cubrir todos los cargos estatales. Los actuales distritos del Congreso no reflejan las actuales tendencias electorales, ya que 17 de las 32 bancas tejanas en el Congreso están ocupadas por demócratas. El mapa de la cámara baja considerado ahora en el Senado daría a los republicanos una ventaja de 19 a 21 bancas en el Congreso.

Este mapa divide el Distrito 25 del Senado de Texas, que represento en Austin, en cuatro distritos del Congreso. Los condados Comal, Guadalupe, Hays y parte de Bexar estarían en el Distrito 21 del Congreso, actualmente representado por el Congresista Lamar Smith (R-San Antonio). El Condado Travis estaría dividido entre Smith y el Congresista Lloyd Doggett (D-Austin), que es el titular del Distrito 10.

El Condado Kendall y parte de Bexar estarían en el Distrito 11, un nuevo distrito sin titular. El resto del condado Bexar, que está en mi distrito senatorial estatal, pertenecería al Distrito 23 del Congreso, representado por el Congresista Henry Bonilla (R-San Antonio).

Además del mapa aprobado por la cámara baja, existen otros mapas diseñados por senadores que también examinaremos. Estos mapas deben cumplir también con los lineamientos federales que disponen distritos con igual población, compactos, contiguos, que respeten las comunidades de interés y den igualdad de protección a votantes de grupos minoritarios.

A pesar del intenso partidismo que se da durante el debate de la redistribución de distritos, es importante recordar que se debe preservar la apertura y el sentido de un juego justo. Debemos guiarnos por la observación del Juez Primero de la Corte Suprema de EEUU Earl Warren, quien dijo que “los legisladores representan a la gente, no a árboles o acres . . . los legisladores son electos por votantes, no ranchos o ciudades o intereses económicos”.

Para asegurar que se escuche a los votantes, se celebraron audiencias de redistribución de distritos en el Senado y Cámara de Representantes, en diversos puntos del estado. Algunas fueron más productivas que otras. Las audiencias reiteraron mi fe en que la redistribución debería ponerse en manos de una comisión independiente y bipartita de ciudadanos, como la que describo en mi Proyecto de Ley Senatorial (SB) 6, que introduje por séptima vez en 10 años.

Hasta que la Legislatura y los votantes de Texas se pongan de acuerdo, debemos hacer un esfuerzo de buena fe para diseñar límites de distritos del Congreso que sean representativos de los tejanos que viven en ellos.

arriba