COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
9 de mayo, 2003
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Abrocharse el cinturón de seguridad y conducir sobrios podrían salvar vidas y dólares de tejanos

“Click it or Ticket” (“Abróchese o pague multa”) y “Dont Drink and Drive” (“No conduzca si bebe”) son algo más que frases pegadizas. Advierten a conductores a manejar sobrios y abrocharse el cinturón de seguridad. El hacer ambas cosas podría ahorrarle dinero, y, más importante, salvarle la vida.

Texas ocupa el segundo lugar en la nación en muertes por accidentes de tráfico, y encabeza a la nación en muertes de tráfico relativas al consumo de alcohol, a pesar de medidas legislativas aprobadas en el pasado que prohibieron tener envases abiertos en el vehículo y decretaron mayores penas para conductores ebrios.

Debido a que las muertes y heridos en tráfico aumentan regularmente a fines de mayo, coincidiendo con la fecha de graduación de muchas escuelas secundarias del área, el Departamento de Vialidad de Texas (TxDOT) y el Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) se han unido a departamentos policiales locales y del área para lanzar una campaña masiva de Click it or Ticket, del 19 de mayo al 1° de junio. La ley de Texas requiere que el conductor y acompañante del asiento delantero usen cinturones de seguridad. Los que no lo hagan podrían recibir multas de hasta 50 dólares, más costos judiciales.

En el 2001, 3.724 personas murieron y más de 300.000 resultaron heridas en calles y carreteras de Texas. Muchas de las muertes y heridos podrían haberse prevenido si los conductores y pasajeros hubieran usado el cinturón de seguridad.

Los choques que matan o causan heridas a niños son especialmente trágicos, aún así, seis de cada diez niños que mueren anualmente en accidentes no tenían el cinturón abrochado. Muchos de estos menores podrían haberse salvada si se hubieran abrochado el cinturón o el conductor hubiera estado sobrio.

Los menores de 17 años sentados en cualquier asiento del vehículo deben ser asegurados con un cinturón o deben estar en un asiento de seguridad para niños. Un niño menor de cuatro año o de menos de 36 pulgadas de altura debe sentarse en un asiento para niños. Los conductores que no aseguren a sus niños pueden enfrentarse a penas de hasta 200 dólares.

En nuestro continuo esfuerzo por proteger a los niños, en esta sesión legislativa el Senado aprobó una medida disponiendo que las personas culpables de conducir en estado de ebriedad con un menor de 16 años en el vehículo cometerían un delito con prisión estatal. El Proyecto de Ley Senatorial 45 ha sido referido al Comité de Jurisprudencia Criminal de la Cámara de Representantes de Texas.

El Proyecto de Ley 292 de la Cámara de Representantes, que requeriría un examen de sangre o aliento si un individuo que no sea el conductor sufre serias heridas físicas en un accidente de tráfico, fue aprobado por la Cámara de Representantes y está siendo considerado por el Comité Senatorial de Justicia en lo Criminal. Actualmente, los exámenes de sangre o aliento son requeridos solo en caso de accidentes fatales.

Otras medida relativas a conductores en estado de ebriedad, incluyendo una que establecería paradas para examinar sobriedad, no parecen tener el apoyo necesario para ser aprobadas por la Legislatura en esta sesión. Si el número de muertes relativas a conducir alcoholizado en Texas no disminuye dramáticamente, espero ver éstas y otras medidas más rigurosas sobre el conducir alcoholizado introducidas en el 2005.

Mientras tanto, les urjo abrocharse el cinturón y manejar sobrios.

arriba