COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
11 de abril, 2003
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Legisladores tratan de resolver limitación presupuestaria con malabar de cifras

Antes de las elecciones de noviembre, cuando los candidatos hablaban del proyectado déficit de 5 billones de dólares en el presupuesto estatal, también hablaron de limpiar el presupuesto y hacer el gobierno más eficiente. Había casi tantas ideas para equilibrar el presupuesto como había candidatos.

Seis meses después, los funcionarios electos todavía hablan del déficit, que ahora, por el continuo declive en la recaudación de impuestos de venta, ha llegado a 8,1 billones de dólares para el bienio 2004-2005, más un déficit de 1,8 billón de dólares para este año fiscal que termina en agosto.

La verdad es que 10 billones de dólares son muchos como cifra para limpiar en el presupuesto, ni se pueden ahorrar 10 billones combinando agencias estatales o haciendo el gobierno más eficiente, como algunos legisladores primerizos descubrieron unas semanas después de comenzar su primer término en la Sesión Legislativa 78°.

Mis colegas legisladores y yo comenzamos la búsqueda de los 10 billones en el Capitolio, pidiendo a agencias estatales y legislativas recortar sus presupuestos en un 7 por ciento. El Senado transfirió 2,2 billones de dólares a la cuenta de la Contraloría creada para recibir el dinero de todas las agencias.

A nivel estatal, continuamos nuestros métodos de encoger el presupuesto con congelamiento de nuevos empleos, no al aumento de sueldos y menos beneficios de salud para empleados estatales. Aún después de implementar estos métodos de ahorro en el costo, el estado todavía no tiene suficiente dinero para continuar brindando los servicios básicos y esenciales a los tejanos, de la manera que éstos esperan y demandan.

Un análisis de los Fondos de Ingresos Generales del presupuesto revela que el 21,5 por ciento se destina a Salud y Servicios Sociales, y el 59,4 por ciento va a la educación pública y superior. El resto, 19 por ciento del presupuesto, financia la seguridad pública y la justicia, incluyendo el sistema de correccionales y vialidad estatal.

Desde que la Cámara de Representantes declaró que no habría nuevos impuestos, y como toda medida de impuestos debe originarse en esa cámara, hemos estado buscando recursos no provenientes de impuestos, uno de ellos las subsidiarias Delaware.

Este año, Texas perdió 143 millones de dólares en ingresos de impuestos porque las compañías de Texas pueden incorporarse en otros estados –en este caso Delaware—que no cobran impuestos de licencia. Si se permite a las compañías continuar esta práctica, se estima que Texas perderá otros 360 millones de dólares en el presupuesto 2004-2005.

Otra opción es la de recibir por adelantado futuros ingresos provenientes del juicio a tabacaleras, o usar el fondo de emergencia (Rainy Day Fund). Estos dos sumarían aproximadamente 1,6 billones de dólares en ingresos no provenientes de impuestos. También existen técnicas de administración de efectivo que nosotros en la Legislatura hemos usado en el pasado, como el posponer en un mes los pagos al Fondo de la Fundación Escolar, Fondo de Jubilación de Maestros y Sistema Jubilatorio de Empleados Estatales, por un monto de 1,2 billones de dólares.

El usar estos métodos y otros cerraría la brecha en alrededor de 6 billones de dólares. La realidad es que podemos equilibrar el presupuesto sólo si disminuimos los servicios, lo que lleva a preguntar: ¿qué servicios cortamos? Las columnas de las próximas semanas pondrán caras humanas a los propuestos recortes presupuestarios.

arriba