COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
4 de abril, 2003
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Se agrega juramento a banderas nacional y estatal en medida del minuto de silencio

El derecho constitucional de los estudiantes de Texas a reflexionar, meditar o rezar en las escuelas avanzó otro paso el 27 de marzo, cuando los miembros del Comité Senatorial de Educación aprobaron unánimemente el Proyecto de Ley Senatorial 83.

La medida aprobada difiere de la que introduje en noviembre. Después de escuchar a residentes y examinar otras medidas de un-minuto-de-silencio, amplié el Proyecto de Ley Senatorial 83 para ordenar que se recite el juramento a la bandera de Estados Unidos y a la bandera de Texas también.

Muchos tejanos con los que hablé creían erróneamente que los estudiantes recitan el juramento a la bandera todos los días, como ellos lo hacían cuando asistían a la escuela. Eso ya no sucede.

Los estudiantes pueden recitar el juramento, pero no es obligatorio. También pueden tener un minuto para reflexionar o meditar, pero no se les puede decir que pueden rezar.

Esto puede parecer un punto de poca importancia ya que el Código de Educación autoriza actualmente el minuto de silencio, pero la exclusión de la palabra “rezar” ha sido una piedra en el zapato para millones de tejanos desde que la Corte Suprema de Estados Unidos determinó en 1962 que el rezo en las escuelas públicas es inconstitucional.

La gran mayoría de los tejanos –independientemente de su afiliación política—no está feliz con tal determinación. Fue alentador cuando el año pasado la Corte Suprema nacional apoyó una ley estatal en Virginia que ordena un minuto de silencio para la reflexión, meditación o rezo en las escuelas públicas de Virginia.

La medida que introduje en Texas dispone que la junta directiva de cada distrito escolar, después del juramento a las banderas, permitan el observar un minuto de silencio para que los estudiantes reflexionen, recen, mediten o cualquier otra actividad donde permanezcan en silencio y no interfieran o distraigan a otros estudiantes.

Aristóteles dijo que el habituarse a algo a temprana edad logra más que una pequeña diferencia, sino que logra casi toda la diferencia. Si está de acuerdo con la filosofía de Aristóteles y quiere que sus hijos sean responsables, hágalos responsables. Si quiere que sus hijos sepan lo que es el trabajo, hágalos trabajar.

Si quiere que sus hijos amen a su país y estado, enséñeles a honrar sus banderas. Si quiere que tengan fe en un poder superior a ellos, déles un minuto para reflexionar, meditar o rezar.

Debido a que el juramento a la bandera puede ser contrario a algunas creencias religiosas, el Proyecto de Ley Senatorial 83 contiene una provisión para eximir al estudiante de recitar el juramento a la bandera bajo la autorización escrita de su padre o guardián legal.

El juramento a nuestra bandera nacional y estatal, y el observar un minuto de silencio, reforzará la Sección 28.002 del Código de Educación de Texas. La sección indica que uno de los principales propósitos del plan de estudio en escuelas públicas es preparar ciudadanos considerados y activos que entiendan la importancia del patriotismo y puedan funcionar productivamente en una sociedad de libre empresa, con aprecio por los valores democráticos básicos de nuestra herencia nacional y estatal.

arriba