COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
28 de marzo de 2003
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Ley que regula la venta de propiedades condenadas por dominio eminente es antitejana

Durante años el estado, ciudades, condados y otras subdivisiones políticas como compañías eléctricas de propiedad municipal, han condenado propiedad privada gracias al poder de dominio eminente, para usar la propiedad con fines públicos.

A veces, esos proyectos para los que se condenaron tierras son abandonados o nunca se terminan. Cuando esto ocurre, el antiguo dueño de la propiedad se ve privado de título y uso de su propiedad sin existir propósito público. La ley existente en Texas no permite al gobierno revender esa propiedad al dueño original.

Para cambiar una ley que considero no sólo fundamentalmente injusta sino definitivamente antitejana, he introducido el Proyecto de Ley Senatorial 1708. Esta medida requeriría al gobierno venderle de vuelta las tierras al propietario original cuando la entidad de gobierno involucrada abandona el fin público para el que fueron adquiridas.

Si el Proyecto de Ley Senatorial 1708 hubiera sido ley en 1991, cuando los votantes de San Antonio rechazaron el proyecto de la Reserva Applewhite, la familia de John Small en el Condado Bexar podría haber vuelto a comprar la tierra que se les quitó por dominio eminente para construir el embalse. Los descendientes de la familia Small recibieron la tierra como subsidio del rey de España hace diez generaciones, haciéndolo uno de los ranchos familiares en operación más antiguos de Texas, y hubieran deseado tener la opción de volver a adquirirla.

Yo me enteré de esta desigualdad en la ley cuando el Juez del Tribunal Sucesorio Tom Rickhoff me presentó a los miembros de la familia Small. Aunque la Legislatura apruebe el Proyecto de Ley Senatorial 1708, esto no ayudará a la familia Small porque la ley no es retroactiva.

Aunque es demasiado tarde para los Small, no es demasiado tarde para cambiar la ley, para que los propietarios que pierden sus tierras al ser éstas condenadas, puedan en el futuro adquirirlas nuevamente sin pagar precios inflados.

El Proyecto de Ley Senatorial 1708 permitiría a la persona que tiene una propiedad adquirida por una subdivisión política por procedimiento de dominio eminente, volver a adquirir la propiedad al precio menor entre el del valor justo de mercado o el precio pagado por el gobierno cuando adquirió la propiedad.

La medida, que ha sido enviada al Comité Senatorial de Asuntos Estatales para su consideración, tomará efecto inmediatamente si es aprobada por dos tercios de los miembros de ambas cámaras: el Senado y la Cámara de Representantes. Si el Proyecto de Ley Senatorial 1708 no recibe los dos tercios necesarios para su aprobación inmediata, tomaría efecto el 1 de septiembre de este año.

El poder de dominio eminente es uno que el gobierno debe tener para desarrollar y completar proyectos públicos bien definidos. De la misma manera, la gente debería tener la opción de recuperar sus tierras si el propósito público por el que las tierras fueron condenadas es abandonado por el gobierno.

Rectificar esta inequidad en la ley no es sólo algo justo, sino algo muy tejano.

arriba