COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
9 de agosto de 2002
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

La legislatura interviene en la batalla contra la obesidad infantil

La batalla por mejorar la salud infantil en Texas se extiende este mes a las escuelas públicas, cuando los distritos escolares comiencen a implementar un período diario de actividad física para estudiantes de kinder a 6° grado.

Preocupada de que la falta de actividad física está contribuyendo a un aumento significativo de la obesidad infantil, la Legislatura de Texas aprobó en el 2001 una medida disponiendo que todos los estudiantes participen en una actividad física por 30 minutos al día ó 135 minutos a la semana. Antes de aprobar el Proyecto de Ley Senatorial 19, del que soy coautor, la ley ordenaba clases de educación física para los grados del 9 al 12, pero no mencionaba la actividad física para estudiantes de escuelas primarias.

A nivel nacional, el índice de obesidad en niños se ha más que duplicado en los últimos 20 años, y las cifras indican que los niños de Texas tienen todavía más exceso de peso que sus pares en otros estados. Según la Encuesta Nacional de Exámenes de Salud y Nutrición, el 14 por ciento de los niños entre 6 y 11 años tienen exceso de peso, y aproximadamente el 20 por ciento de los niños con exceso de peso lo mantienen cuando son adultos. Los niños y adultos con exceso de peso son más susceptibles a todo tipo de problemas de salud críticos.

El Cirujano General de los Estados Unidos ha clasificado la obesidad infantil como epidemia nacional, y culpa el aumento en la obesidad y diabetes juvenil a la falta de ejercicio y al consumo de junk food (“comida basura”, con alto contenido de grasas y azúcar) y bebidas gaseosas.

Como padres, usted y yo sabemos que cuando se ofrece la opción entre una comida bien balanceada y “comida basura”, la mayoría de los niños optan por la segunda. Para ayudar a asegurar que los niños ingieran alimentos que promuevan la buena salud general, la Agencia de Educación de Texas (TEA) emitió en abril una nueva norma restringiendo la venta de gaseosas y “comida basura” durante la hora de la comida en escuelas públicas.

La nueva norma, que refleja una directiva del Departamento de Agricultura de EEUU, prohíbe la venta de bebidas gaseosas, chicle y golosinas en los comedores de escuelas públicas y toda área donde se sirvan o coman alimentos durante los períodos de comidas. Las áreas pueden incluir salas de reuniones, patios externos y aulas o todo otro lugar donde se sirven comidas incluidas en el Programa de Nutrición Infantil financiado a nivel federal.

La TEA sugiere mover las máquinas de venta de bebidas y golosinas a áreas donde no se sirve comida, llenar las máquinas con productos más nutritivos, o instalar cerraduras cronometradas en las máquinas durante los períodos de comidas.

Los estudiantes pueden continuar llevando gaseosas o sodas de la casa, o comprarlas en otras áreas de la escuela y llevarlas al comedor u otras áreas donde coman los estudiantes. Las gaseosas y golosinas pueden seguir vendiéndose en comedores en períodos que no sean los de comer y en salas de merienda donde las comidas servidas no son parte del Programa de Nutrición Infantil.

Períodos de actividad física obligatoria y cerraduras en las máquinas de venta ayudarán a poner a los niños en camino hacia una vida más sana. Las escuelas, empero, sólo pueden llegar hasta ahí. El que los niños de Texas se conviertan en adultos saludables y en buen estado físico es básicamente la responsabilidad de padres atentos.

Top