COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
8 de febrero de 2002
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

La bancarrota de Enron no reducirá los beneficios jubilatorios de maestros y empleados estatales

Prácticas responsables de inversión mantuvieron seguros los fondos jubilatorios de miles de ex empleados estatales y de escuelas públicas.

Después que Enron se declaró en bancarrota, algunos empleados estatales y maestros jubilados se comunicaron con mi oficina preocupados de que el Sistema Jubilatorio de Maestros (TRS) y el Sistema Jubilatorio Estatal (ERS) hubiera invertido en acciones y valores de Enron. Los jubilados temían que las inversiones en Enron amenazaran la estabilidad financiera de ERS y TRS.

Aunque ni TRS ni ERS emergieron ilesas del colapso del gigante energético, los fondos de los sistemas fueron invertidos y diversificados de tal manera que los beneficios no sufrirán impacto. El fondo TRS es saludable, y la bancarrota de Enron no impactará de ninguna manera la capacidad del sistema para distribuir los beneficios.

Según información provista por TRS, el sistema invirtió inicialmente en Enron en 1994. Desde esa fecha, TRS ha tenido una pérdida neta de aproximadamente 23.300.000 dólares en sus acciones y 12.400.000 dólares en pérdidas netas no realizadas de acciones actuales.

Aunque el total combinado de 35.700.000 dólares no es una cifra pequeña, sólo representa un 0,04 por ciento del fondo TRS de 80 billones de dólares. Debido a su política de diversificación, el fondo TRS ha crecido un total de 40,1 billones de dólares desde 1994, aún con las pérdidas producidas por Enron.

La inversión en Enron del ERS suma un 0,128 por ciento de los casi 19 billones de dólares del fondo jubilatorio. Las inversiones de este sistema han producido beneficios promedio del nueve por ciento en los pasados cinco años, permitiendo a la Legislatura 77° de Texas aumentar el multiplicador de beneficios para empleados estatales en un 2,3 por ciento, efectivo desde el 1° de septiembre del 2001. El multiplicador de TRS también fue elevado al 2,3 por ciento, proveyendo paridad en los multiplicadores de los dos sistemas jubilatorios por primera vez.

Los fondos jubilatorios de otros estados no se salvaron de la bancarrota de Enron tan bien como lo hizo Texas, y han presentado juicios de acción conjunta contra la empresa comercial energética. TRS y ERS podrían unirse en estos juicios de demandantes múltiples, pero en la actualidad ninguno planea perseguir acción legal por sí solos.

Otras agencias estatales también sufrieron pérdidas en sus inversiones en Enron. Debido a que se adhieren a prácticas de inversión establecidas en el Acta de Inversiones de Fondos Públicos aprobada por la Legislatura en 1994, los fondos estatales permanecen seguros.

El acta, realzada en 1997 y 1999, impuso estándares específicos en entidades que invierten en fondos públicos y en las personas que venden esas inversiones.

La Contraloría está examinando de cerca la situación de Enron e informando al Comité Senatorial de Finanzas, para asegurar que aquellos responsables de los fondos públicos continúen practicando una buena administración financiera

Top