COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
14 de septiembre de 2001
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Tejanos apoyan la política presidencial de represalias hacia terroristas

Como miles de tejanos en el Distrito Senatorial 25, la semana pesada observé con estupefacto horror cómo fanáticos terroristas atacaron a nuestra nación, y me uní a sus plegarias por las víctimas y sus familias.

Ahora me levanto con ustedes en leal apoyo a la determinación del Presidente George W. Bush de buscar y destruir a los terroristas responsables de esos actos bárbaros y cobardes. Muchos de ustedes se comunicaron con mis oficinas para confirmar su compromiso con la política de represalias del presidente, por los ataques que provocaron un dolor sin fin a las familias de las víctimas y cambiaron nuestras vidas para siempre.

Aquellos de nosotros que crecimos cuando las armas de guerra se enfocaban en blancos militares hallamos reprensible y moralmente repugnante una guerra que se enfoca deliberadamente en civiles. Para ganar tal guerra, empero, debemos aceptar la realidad y actuar en consecuencia.

Dos constituyentes expresaron esto en un mensaje electrónico conjunto: “Nosotros normalmente no apoyamos la violencia . . . pero no podemos continuar con esa creencia en frente de ataques tan depravados y secretos, que nos quitaron no sólo la gente en las Torres y el Pentágono, sino también aquellos que dieron sus vidas estrellando el avión secuestrado en el suelo de Pennsylvania y salvando así vidas en Washington D.C.”, dijeron. “Apoyamos cada y toda acción . . . nos damos cuenta que podría significar la pérdida de vidas inocentes en el extranjero por las vidas perdidas aquí, aunque el ver a palestinos repartiendo caramelos para celebrar la pérdida de miles de americanos inocentes hace más fácil el apoyar y vivir con este hecho”.

Otro residente pidió venganza en memoria de “todos aquellos que hemos servido a nuestro país”. Como ex oficial de contrainteligencia en el ejército de Estados Unidos, yo soy uno de los 1.600.000 veteranos en Texas, 240.000 de los cuales vivimos en condados que se encuentran entera o parcialmente en el Distrito Senatorial 25.

Fotos de la devastación dejada en Nueva York y Washington D.C. por los ataques terroristas nos traen a la memoria fotos de zonas de guerra donde nuestros hombres y mujeres militares sirvieron y murieron. Esas fotos e historias contadas por sobrevivientes y familias de las víctimas fortalecen la voluntad de veteranos y no veteranos de Texas para apoyar a nuestros líderes en este momento tan difícil.

Los tejanos, como todos los americanos, no se amilanan ante la adversidad. Hacemos cola en los bancos de sangre. Si somos personal entrenado para rescate, vamos como voluntarios a arriesgar nuestras vidas para excavar los escombros, y si somos profesionales de la salud nos subimos a un avión militar a Washington D.C. para ofrecer nuestros conocimientos médicos.

La vasta mayoría de nosotros, empero, hicimos lo único que sabemos cómo hacer. Rezamos, compramos y levantamos banderas de Estados Unidos, y continuamos con nuestras vidas, demostrando que aún cuando la zona de guerra está en nuestro país, no nos acobardamos de miedo.

Quienquiera que sea responsable de estos monstruosos actos sabrá, como supieron otros enemigos, que el americano común hará sacrificios extraordinarios en nombre de la libertad.

Top