COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
29 de junio de 2001
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Educar a los líderes del mañana merece el billón de dólares que cuesta

La educación pública es el mayor gasto individual y la función más importante del gobierno estatal de Texas.

Thomas Jefferson sabía que la república nacida el 4 de julio de 1776 no sobreviviría sin la educación de los ciudadanos. El desarrolló un plan en el que todos los niños, ricos y pobres, tenían asegurados tres años de educación pública gratuita, pagada con los impuestos “recaudados de la riqueza del país”.

La actual financiación a la escolaridad pública equivale al 30 por ciento del presupuesto total de Texas y 40 por ciento del gasto relativo a ingresos generales. La Legislatura 77° asignó a la educación pública 23,2 billones de dólares del presupuesto estatal de 113,8 billones de dólares para el bienio 2002-2003.

También incrementamos la asistencia estatal a las escuelas públicas aumentando la cantidad máxima de fondos por estudiante que un distrito escolar pueda tener para los años escolares 2001-2002 y 2002-2003. Esta obra legislativa incluye provisiones para financiar distritos escolares que han sufrido una disminución en su asistencia diaria promedio.

Me siento satisfecho que un comité legislativo interino conjunto estudiará la financiación escolar y hará recomendaciones para consideración de la Legislatura, cuando nos reunamos en enero del 2003. Este comité tratará de encontrar soluciones al plan de financiación escolar “Robin Hood”, el que ha provocado un juicio de parte de varios distritos escolares ricos en propiedad que claman que el sistema no es equitativo. Además, los tejanos, especialmente aquellos que viven de ingresos fijos, necesitan un respiro de los impuestos inmobiliarios para la educación.

La financiación de la educación pública no fue el único tópico educativo que tratamos. Empezando en el año escolar 2002-2003, las escuelas públicas no empezarán las clases antes de la semana del 21 de agosto.

En un principio, yo no apoyé esta legislación porque creo en el control local de los distritos escolares; empero, un gran volumen de llamadas de constituyentes me hicieron cambiar de parecer. La legislación contiene una provisión que permite a la Agencia de Educación de Texas permitir excepciones para una fecha de inicio más temprana si el distrito escolar que así lo solicita celebra una audiencia pública.

También tratamos el tema de las escuelas chárter de bajo rendimiento, limitando el número autorizado por la Junta Estatal de Educación a 215. La legislación sobre escuelas chárter también permite a universidades emitir autorizaciones para escuelas charter, solidifica la supervisión estatal e impone requisitos para asegurar que los fondos públicos sean usados apropiadamente.

Para asegurar que los graduados de escuelas secundarias estén preparados para la universidad y/o calificados para trabajar en oficios, aprobamos una medida disponiendo que a partir del año 2004-2005 los estudiantes se inscriban en los cursos necesarios para completar por lo menos el Programa Recomendado de Escuelas Secundarias (RHSP por sus siglas en inglés), a menos que el estudiante, padre, y consejero o administrador escolar determinen que el estudiante deba graduarse bajo el programa mínimo.

Desafortunadamente, una medida que introduje para requerir a estudiantes tomar el plan de estudio preuniversitario o RHSP para poder ser incluidos en el 10 por ciento mejor de su clase y obtener así la entrada automática a la universidad, fracasó en la Cámara de Representantes después de haber sido aprobada por el Senado con un voto e 26 a 4.

Estos y otros proyectos de ley ayudarán a asegurar que los fondos estatales sean usados juiciosamente al educar a los futuros líderes de Texas. La educación es onerosa, pero, como observó Jefferson, “si a los niños no se les enseña, su ignorancia y vicios costarán en el futuro mucho más en sus consecuencias, que lo que hubiera costado en su corrección con una buena educación”.

No podría estar más de acuerdo.

Top