COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
15 de junio de 2001
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Leyes más estrictas contra el manejar intoxicado (DWI) tienen sobria influencia en conductores de vehículos y embarcaciones

Desde que Texas tuvo el último día sin fatalidades de tráfico registradas –el 28 de febrero de 1995—han muerto 14.341 hombres, mujeres y niños en las carreteras del estado, incluyendo 4.368 personas en accidentes relativos al consumo de alcohol.

Aunque las muertes en las que intervino el alcohol han disminuido desde 1990 --cuando la Legislatura 76° bajó el contenido de alcohol permitido en la sangre de .10 a .08, se puede hacer más para salvar vidas tejanas. En esta sesión, la Legislatura 77° aprobó medidas que refuerzan las leyes actuales contra el manejar en estado de ebriedad y creó otras nuevas.

Por primera vez en Texas, comenzando el 1° de septiembre del 2001, estarán prohibidos los envases abiertos de bebidas alcohólicas en áreas de pasajeros de vehículos. Los infractores podrían ser penados con multa de 500 dólares.

La Revocación Administrativa de Licencias (ALR), instituida en 1995, también ha ayudado a disminuir los accidentes de tráfico relacionados con el consumo de alcohol. En un continuo esfuerzo por reducir los accidentes relativos al alcohol, la Legislatura no sólo hizo más estrictas las leyes de ALR, sino que las extendimos a conductores de embarcaciones.

Comenzando el 1° de septiembre, a los individuos sospechosos de operar un automóvil o embarcación en estado de ebriedad se les confiscará su licencia de conducir al ser arrestados --cuando se niegan a someterse al examen de aliento o cuando no lo pasan. Aquellos que no lo pasan recibirán un permiso de conducir temporal de 40 días, tiempo en el que podrían apelar la confiscación. Si la revocación de licencia se mantiene, la nueva ley duplica el tiempo de suspensión de la licencia de 90 a 180 días. Debido a que no se requiere licencia para operar embarcaciones, les será confiscada la licencia de conducir.

La letal combinación de beber y conducir se hace aún más fatal cuando el conductor es un adolescente. Los conductores menores de 25 años fueron casi una tercera parte de las fatalidades relativas al consumo de alcohol en 1999, aunque la edad legal para consumir alcohol en Texas es de 21.

Los conductores adolescentes llegan al 13 por ciento de todo choque fatal de vehículos, aunque sólo son el seis por ciento de todos los conductores con licencia. El índice de accidentes en conductores de 16 años es más del doble que el de otros conductores adolescentes, y tienen tres veces más probabilidad de morir en un accidente de tráfico que todos los otros conductores juntos.

Esperando salvar más vidas jóvenes en Texas, la Legislatura aprobó una medida para una licencia de conducir graduada. Bajo las provisiones de la medida, durante los primeros seis meses de licencia de conducir, los adolescentes de 16 y 17 años de edad no podrán conducir entre la medianoche y las 5 de la mañana, excepto para ir a trabajar, por trabajo en rancho o granja familiar, actividades relativas a la escuela o emergencias médicas. Porque las fatalidades de tránsito tienden a ocurrir cuando hay otros adolescentes en el vehículo, sólo un pasajero menor de 21 años podrá viajar con el conductor adolescente, excepto cuando tienen permiso de sus padres.

A pesar de la disminución de accidentes fatales de tráfico, el número de niños de 14 años y más jóvenes que perece en colisiones aumentó de 185 en 1998 a 202 en 1999. Los cinturones de seguridad y asientos especiales para niños no salvan vidas si no se los usa.

Para ayudar a asegurar que sí se usan, la Legislatura aumentó la penalidad por infracciones relativas a asientos de seguridad para niños y sistemas de seguridad en los asientos, de un mínimo de 25 y un máximo de 50 dólares, a un mínimo de 100 y un máximo de 200 dólares.

También cambiamos los requisitos en cuanto a la edad de usuarios de asientos de seguridad y cinturones de seguridad. Los niños menores de cinco años deben viajar en asientos de seguridad para niños, mientras entre cinco y 16 años de edad se debe usar cinturón de seguridad.

Todas las personas menores de 18 años tienen prohibido viajar en la parte trasera de camionetas descubiertas por todo camino público. Los conductores podrían ser multados hasta 500 dólares por infracción.

Aunque las nuevas leyes no entrarán en vigor hasta fines del verano, les urjo a todos los conductores en Texas, adolescentes y adultos, abrocharse el cinturón de seguridad y conducir de manera responsable durante la que debiera ser la más alegre y despreocupada estación del año.

Top