COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
25 de mayo de 2001
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Fracaso de medida sobre redistribución de distritos prueba necesidad de comisión de ciudadanos

El fracaso del Senado de Texas en aprobar la medida sobre redistribución de distritos probó aún más mi creencia de que el proceso debe pasar de las manos de la Legislatura a una comisión bipartita de ciudadanos.

La decisión de un grupo de senadores republicanos de optar por bloquear el debate sobre la medida de redistribución de distritos y poner la responsabilidad en las manos de la Junta Legislativa de Redistribución de Distritos (LRB) en vez de debatir el plan aprobado por el Comité Senatorial de Redistribución de Distritos me recuerda la observación de Abraham Lincoln “no se puede escapar a la responsabilidad de mañana evadiéndola hoy”.

Aunque la LRB se reúne antes de los 90 días para redistribuir los distritos del Senado y la Cámara de Representantes de Texas, los tejanos responsabilizarán, y con razón, al Senado por la disputa partidista que ahora costará probablemente millones de dólares a los contribuyentes en pago a abogados antes de que se concluya el proceso de redistribución.

Como presidente del Comité Senatorial de Redistribución de Distritos, estoy orgulloso del trabajo hecho por los cuatro republicanos y cuatro demócratas en el comité, junto a nuestro excepcional personal. Trabajamos muy duro para diseñan un plan que pensamos es justo, bipartito y podría haber sido defendido en la corte exitosamente.

Examinamos el testimonio recibido en audiencias públicas, sugerencias recibidas en cientos de cartas, correo electrónico y faxes, y planes de redistribución ofrecidos por 30 senadores estatales.

Primero y principal, aseguramos que la población de cada distrito no fuera más de cinco por ciento por arriba o por debajo de los ideales 31 distritos iguales. Además, aseguramos que los nueve distritos de minorías protegidos por el Acta Federal de Derecho al Voto fueran protegidos. El comité analizó luego cada plan en base al tradicional criterio de redistribución: contigüidad, compactación, preservación de condados y otras subdivisiones políticas, preservación de comunidades de interés común, consideración apropiada de titulares y preservación de la esencia de previos distritos.

Después de una cuidadosa consideración y el proceso más abierto jamás usado en la redistribución, el comité aprobó un mapa según el cual ningún senador estaría en la situación de ir a elecciones contra otro, y todo senador viviría en su propio distrito. Además, los distritos eran más compactos, más contiguos, la tabulación de votantes en distritos no fue dividida y solo 12 condados, en vez de los 33 de hace 10 años, fueron divididos.

El plan, que cumplía con todo lineamiento estatutario y constitucional, pasó a ser el Proyecto de Ley Senatorial 499. Fue aprobado por el comité por un voto de siete a uno, con un demócrata emitiendo el único voto en contra.

El Proyecto de Ley Senatorial 499 provee 16 sólidos distritos senatoriales republicanos, 12 sólidos distritos senatoriales demócratas y tres genuinamente competitivos distritos “oscilantes”, cada uno de los cuales tiene una base de votantes de mayoría republicana, como fue reflejada en la elección de la auditora estatal de cuentas públicas en 1998. Esto significa que los republicanos podrían razonablemente esperar ganar entre 16 y 19 bancas en el Senado de Texas de 31 miembros.

Cuando los senadores republicanos bloquearon el debate sobre SB 499, también desbarataron el plan de la Cámara de Representantes de rediseño de sus distritos, ya que las dos cámaras deben aprobar el plan de la otra. Como el LRB incluye cuatro republicanos –el vicegobernador, el procurador general, la auditora de cuentas públicas y el secretario de tierras públicas—y sólo un demócrata, el portavoz de la Cámara de Representantes, los juicios de demócratas en la corte son seguros. Ya se han levantado juicios en cortes estatales y federales.

Además de los distritos de la Cámara de Representantes y el Senado, la Legislatura es responsable de rediseñar los distritos del Congreso y la Junta Estatal de Educación. Debido a que la Legislatura no logró cumplir esta función antes de levantar la sesión el 28 de mayo, el Gobernador Rick Perry podría llamar a una sesión especial de la Legislatura o enviar el proceso directamente a las cortes.

Parece que la falta de bipartidismo en el proceso redistributivo resultará en largas y caras batallas judiciales. Las ocurridas después del proceso redistributivo de 1991 llevaron más de seis años y costaron a los contribuyentes más de 5 millones de dólares en servicios de abogados.

Siento muchísimo que una minoría en el Senado de Texas eligió abdicar la responsabilidad asignada a la Legislatura por la Constitución de Texas, y mi pronóstico es que eventualmente se hallará que los distritos diseñados en nuestra medida senatorial no sólo eran legales sino políticamente preferibles a aquellos propuestos como sustitutos de nuestra medida de comité.

Top