COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
4 de agosto de 2000
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Escuelas rurales: parte valiosa del pasado, presente y futuro de Texas

Durante los fines del siglo XIX y comienzos del XX, la educación pública era un asunto familiar en Texas.

Las familias rurales interesadas en la educación de sus hijos hacían que los propietarios de tierras donasen terrenos. Asegurados los sitios de construcción, los agricultores y rancheros unían sus esfuerzos y construían pequeñas escuelas de una habitación.

No se emitían bonos para su construcción. No había una Agencia de la Educación de Texas que examinara los procedimientos de licitación. Las familias veían la necesidad y trabajaban juntas para construir las escuelas y contratar maestros.

Hace cien años en el Condado Gillespie por ejemplo, había 43 distritos escolares y 43 instalaciones escolares. Los maestros enseñaban todos los grados en un salón, y muchas veces los caballos de los estudiantes pastaban afuera de la escuela.

Escuelas de una sola aula eran una vista familiar en áreas rurales de Texas hasta que el Acta Gilmer-Aiken de 1949 ordenó la consolidación de distritos escolares en Texas. Las viejas escuelas fueron incorporadas, sin cargo, a los nuevos distritos escolares.

Desde entonces, esas escuelas de un solo salón han servido a los tejanos rurales como centros comunitarios, donde la gente se reúne para actividades juveniles, reuniones familiares, mitines locales, bodas y votación.

No se han invertido fondos de contribuyentes en estas escuelas desde que fueron incorporadas a los distritos escolares hace 50 años. Las organizaciones comunitarias las han mantenido y pagado por sus gastos de operación.

Bajo la ley actual, los distritos escolares en Texas, ávidos por hallar fondos adicionales, pueden vender las viejas escuelas rurales al mejor postor. De suceder esto, los tejanos serán los perdedores.

Perderemos estructuras históricas, muchas de ellas consideradas edificios históricos, y perderemos la tradición de los centros comunitarios que han ayudado a preservar la herencia germana en todo el Hill Country de Texas. Ciudadanos en los condados Gillespie y Kendall me han contactado para que los ayude a preservar estas importantes piezas de la historia de Texas.

Cuando la Legislatura de Texas se reúna en enero, introduciré un proyecto de ley para preservar nuestras escuelas rurales. El proyecto ofrecerá a juntas escolares dos opciones para transferencia de propiedad. Las viejas escuelas podrán ser transferidas a otras entidades gubernamentales como ciudades o condados, o podrán ser transferidas a una organización sin fines de lucro para ser mantenidas como centros comunitarios.

Este proyecto no implicará órdenes judiciales. Los distritos escolares tendrán todavía la opción de vender las escuelas. Mi proyecto simplemente permitirá a las juntas escolares electas a nivel local a tomar acciones para preservar las viejas escuelas para futuras generaciones. Debido a que la Constitución de Texas prohibe a distritos escolares deshacerse de propiedades, los votantes tejanos tendrán que aprobar una enmienda constitucional en una elección a nivel estatal el próximo año.

Estoy trabajando con la Comisión Histórica de Texas y organizaciones locales para determinar cuántos distritos escolares y centros comunitarios de Texas podrían ser afectados.

Nuestras escuelas rurales fueron construidas por familias pioneras que invirtieron en el futuro de sus hijos. Le debemos a generaciones futuras el preservar este capítulo de la historia de la frontera y preservar los centros de vida comunitaria en el campo de Texas.

Top