COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25

De difusión inmediata
21 de abril de 2000
Contacto: Margaret Rambie
(210) 826-7800

Nuevo programa de control de armas se enfoca en criminales armados

El debate por el control de armas incluye a menudo el argumento de que, si las leyes de control existentes se hicieran cumplir agresivamente, no se necesitarían nuevas leyes.

El programa Texas Exile, una iniciativa a nivel estatal para quitar las armas a criminales sin infringir en los derechos de los tejanos que respetan la ley, persigue ese objetivo. Un esfuerzo combinado de autoridades locales, estatales y federales, Texas Exile está diseñado para reducir el crimen armado, limpiando las calles de criminales convictos y manteniéndolos encerrados durante más tiempo cuando portan armas ilegalmente.

El programa, que no crea nuevas leyes, usa los estatutos federales sobre armas para imponer la sentencia más larga posible a criminales aprendidos con armas. Las violaciones a las leyes federales de armas tienen por castigo sentencias forzosas de por lo menos cinco años. Esos años serán sumados a la sentencia estatal derivada de la ofensa cometida.

El eslogan del programa:Gun Time Means Hard Time(La sentencia por armas es una sentencia dura) describe los cinco años adicionales que servirán los criminales, sin libertad condicional, y posiblemente encerrados en cárceles federales, lejos de familia y amigos.

El Procurador General John Cornyn lanzó el programa el otoño pasado, por medio de un subsidio de 1.600.000 de dólares otorgado por la oficina del Gobernador George W. Bush. Este subsidio provee 1.280.000 dólares para ocho nuevos fiscales, incluyendo uno de San Antonio.

Desde que comenzó el programa, se han recibido 95 encausamientos, incluyendo 17 en San Antonio y 15 en Austin. Además, se confiscaron aproximadamente 430 armas de criminales convictos.

Texas Exile es un excelente programa que espero reduzca los homicidios, el único crimen violento que mostró incremento en Texas el año pasado. En Richmond, Virginia, el índice de asesinatos bajó en un tercio, y el crimen violento disminuyó casi un 50 porciento un año después de comenzar el programa.

Texas Exile se enfoca en los delincuentes, pero los esfuerzos de control de crímenes violentos deben dirigirse también a los crímenes cometidos por ciudadanos que no son criminales profesionales, como los dos adolescentes que mataron a 13 personas en el tiroteo de la escuela secundaria Columbine, en Littleton, Colorado.

No hay manera de entender qué fue lo que causó el trágico suceso del 20 de abril de 1999, pero podemos aprender algo de éste. Podemos empezar por ser responsables y cuidadosos con nuestras armas.

Debemos asumir responsabilidad no solo por nuestros propios hijos, sino también por sus amigos. Sus hijos tal vez saben que no pueden tocar un arma, pero sus amigos no tienen tal vez la misma instrucción.

Mantenga todas las armas bajo llave. Las cerraduras de seguridad brindan protección extra y pueden adquirirse en tiendas de artículos de deporte.

Varias organizaciones y agencias ofrecen clases sobre seguridad en las armas, incluyendo el Servicio de Extensión Agrícola de Texas A&M. Contáctese con los servicios de extensión en su condado para más información.

Ser responsable también significa acercarse a los jóvenes con problemas, que muchas veces son víctimas de abuso o negligencia. Estudios indican que éstos tienen un 53% más probabilidad de ser arrestados por delincuencia juvenil que otros jóvenes. No debemos ignorar signos de advertencia en nuestros hijos o en los hijos de otros.

Queda mucho por hacer para salvar a nuestros hijos y comunidades de la violencia. El programa Texas Exile es el más reciente esfuerzo de nuestro estado. Espero que pruebe ser el más efectivo.

Top