COLUMNA DE OPINION
del Senador Estatal Troy Fraser

De difusión inmediata
15 de marzo de 2002
Contacto: William A. Scott - (512) 463-0124

Texas debe cerrar brechas en la educación superior

La naturaleza misma de ser senador estatal le hace a uno aprender algo de virtualmente toda área de la política pública, pero yo siempre he tenido un lugar especial en mi corazón para la educación superior.

Por eso me pesa saber que Texas se queda atrás de otros estados en el nivel de su educación superior, y que estamos mucho más abajo del promedio nacional en cuanto a matriculación, graduaciones en término, calidad e investigación.

Pero a consecuencia de una legislación aprobada el año pasado y promulgada por el Gobernador Rick Perry, la Junta Coordinadora de Educación Superior de Texas ha lanzado una campaña de información y motivación a nivel estatal para tratar el problema.

Aproximadamente un millón de tejanos están ahora matriculados o inscriptos en la educación superior, representando sólo cinco por ciento de la población general –mucho más abajo que otros estados grandes como California, Nueva York y Michigan—según el informe de la junta de educación superior: “Cerrando brechas: el Plan de Educación Superior de Texas”.

En el pasado, los institutos y universidades de Texas han intentado aumentar el índice de matriculación y resolver el problema enfocándose en esfuerzos para atraer estudiantes. Pero aparte de tratar de inscribir más alumnos, los líderes de la educación superior también deberían trabajar para mejorar la retención y el índice de graduación de los estudiantes.

Para lograr este objetivo, ahora se requiere que las instituciones públicas de educación superior de Texas implementen un programa de devolución de matrícula a no graduados. Los estudiantes podrían recibir hasta 1.000 dólares si son residentes de Texas y no toman más de tres horas semestrales por encima de los requisitos de su plan de estudio. Este incentivo financiero debería motivar a estudiantes a terminar su educación en institutos o universidades y graduarse a tiempo.

También debería aumentarse el esfuerzo por inscribir a más estudiantes de escuelas secundarias en clases preparatorias universitarias. Esos cursos son una buena base para los estudiantes de secundaria y facilitan la transición a la vida universitaria, aumentando la posibilidad de que esos estudiantes permanezcan en la universidad hasta que se gradúen.

Para el 2015, la junta de educación superior también desea agregar 500.000 estudiantes más al sistema, al desarrollar una política de asequibilidad, en parte aumentando el número de becas y subsidios disponibles, y aumentando también la difusión de programas de asistencia financiera.

Si no vemos mejoras en la participación e índices de graduación, las consecuencias son significativas: el índice de pobreza en Texas aumentará en un tres por ciento y el promedio de ingresos familiares en Texas declinará en 3.000 dólares constantes para el 2030, según el Centro de Datos Estatales de Texas. También necesitamos aumentar el nivel de éxito educativo en términos de graduarse en un tiempo adecuado. Actualmente, menos de la mitad de los estudiantes que ingresan a una universidad pública se graduarán con un título de cuatro años en seis años. La junta de educación superior desea incrementar el número de tejanos que obtienen títulos y certificaciones en programas de alta calidad en un 50 por ciento en los próximos 13 años.

La calidad es la tercer área del sistema educativo que necesita ser reformada. Texas necesita identificar e incrementar sustancialmente el número de programas y servicios reconocidos nacionalmente en institutos y universidades, algo que debería influenciar a más residentes a asistir a institutos y universidades.

La última área educativa que necesita ser modificada es la investigación. Actualmente, Texas está por debajo del promedio nacional en financiación federal a la investigación. En 1998, Texas tenía dos instituciones en la lista de las primeras 40 en subsidios federales, mientras California tenía siete. La meta de la junta de educación superior es incrementar el nivel de financiación federal para la investigación científica y de ingeniería en un 50 por ciento, a 1,3 billones de dólares. En los próximos años, la agencia también trabajará en construir mejores programas de investigación y tecnología, estableciendo un sistema competitivo de subvenciones y alentando la colaboración entre universidades estatales.

Al hacer mejoras significativas en la accesibilidad y calidad de la educación superior, el futuro de los residentes y el estado se enriquecerá, literalmente.

Los graduados universitarios ganan 1.200.000 dólares más en salario total durante su vida que las personas no graduadas, según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas. Mayores ingresos contribuyen a la base económica del estado a través de los impuestos y reducen el número de residentes que necesitan asistencia pública. Las personas con título universitario también tienen una mayor satisfacción en su empleo, más oportunidades laborales y mayores posibilidades de contribuir en sus comunidades.

Estableciendo marcas y medidas claras de éxito, la junta de educación superior y la Legislatura trabajarán para asegurar el futuro éxito de los residentes de Texas y alentar el progreso económico del estado.

Para mayor información sobre educación superior, por favor llamar a Texas Higher Education Coordinating Board (Junta Coordinadora de Educación Superior de Texas) al (512) 427-6101 ó visitar su página Internet: www.thecb.state.tx.us.

El Senador Estatal Troy Fraser (R-Horseshoe Bay) representa un distrito de 21 condados, incluyendo la región Highland Lakes.

Top