Del despacho del Senador Estatal Royce West - Distrito 23

DE DIFUSION INMEDIATA
CONTACTO
: Kelvin Bass (214) 467-0123
Enero 15, 2013

La creciente población en Texas tensionará la costura de su presupuesto

AUSTIN - Ustedes como padres pueden identificarse con esto tan bien como yo lo experimento. Es lo que pasa cada año cuando mis hijos se acercan al comienzo de una nueva estación, ni qué decir un nuevo año escolar. La ropa que les compré el verano pasado, o el otoño pasado, ya no les entra. Tengo que juntar y gastar más dinero para ajustarme a su crecimiento.

Todos los años, Texas, un estado que proyecta tener casi 33 millones de residentes para el año 2030, crece en cientos de miles de nuevos habitantes. Todos necesitarán vivienda. Todos necesitarán movilizarse por calles y carreteras que se hacen más congestionadas cada día. Muchos tendrán hijos que se sumarán a la cifra de más de 80,000 nuevos estudiantes por año en las escuelas públicas de Texas. De la misma manera que no podemos apretar a nuestros hijos en la misma ropa de hace dos años, no podemos esperar cubrir el crecimiento de la población con el patrón de gasto de los últimos dos bienios.

Pero hoy, las propuestas de presupuesto anunciadas por ambas cámaras de la Legislatura hacen exactamente eso. En realidad, ciertas modificaciones podrían dar un mayor respiro en algunos sectores, solo para estrangular más otros. Las proyecciones de financiamiento están basadas en metodologías creadas para calcular el crecimiento, lo que a veces presenta en sí un desafío más.

El presupuesto inicial para 2014-15 anunciado por el Senado propone $186.8 billones para el ciclo de dos años. La Cámara de Representantes llegó a $187.7 billones. Ambas cifras son inferiores a los $189.9 billones asignados para el ciclo 2012-13. Éstas cumplen las promesas de la dirigencia de ajustar aún más las riendas fiscales y diluyen el optimismo por la estimación de ingresos de la semana pasada que señaló que Texas está superando la oscura situación económico de la pasada recesión.

Hay un destello de esperanza ante el anuncio el lunes del presidente del Comité Senatorial de Finanzas Tommy Williams de que el estado financiaría el crecimiento en las escuelas públicas durante el próximo ciclo bienal. Además, los presupuestos de la cámara alta y la baja incluyen fondos para el crecimiento anticipado en los casos de Medicaid durante el ciclo 2014-15 --una mejora con respecto al plan de 2012-2013 que no financió una cuenta de $4.7 billones en Salud que debe ser resuelta en estos próximos meses por los creadores del presupuesto. Bajo la propuesta del Senado, el estado gastará $95.2 billones de ingresos generales, más que los $93.8 billones del actual presupuesto.

Todos sabemos que la llave del futuro económico de Texas debe estar en manos de un sector laboral bien educado. También sabemos que el costo de la universidad suele hacer esa llave difíciles de alcanzar. Es por eso que el estado debe promover ese esfuerzo restituyendo lo recortado en el financiamiento a la educación superior, tanto para las instituciones como los estudiantes. Sin embargo, ninguna de las versiones del presupuesto va en esa dirección.

Mientras el costo de la matrícula más gastos administrativos en institutos y universidades del estado ha aumentado alrededor de un 90 por ciento desde la liberalización de precios, el apoyo estatal a eso mismo ha ido en la dirección opuesta. El financiamiento a la educación superior fue reducido en más de $900 millones en el presupuesto actual. Ni el plan del Senado ni el de la Cámara de Representantes restituye esos fondos, y podría, de hecho, asignar menos a universidades en el ciclo 2014-15. Tampoco existen todavía planes firmes de financiar la infraestructura vial ni las futuras necesidades de agua.

Debemos ponernos al día si queremos que la empresa e industria en Texas cuenten con la fuerza laboral que necesitan. Texas está al borde de explorar nuevos principios económicos y físicos. En teoría, algunos dicen que podemos planear con éxito el contraernos y expandirnos a la vez. Esa metodología puede también desafiar la lógica.

arriba