Del despacho del Senador Estatal Royce West - Distrito 23

DE DIFUSION INMEDIATA
CONTACTO
: Kelvin Bass (214) 467-0123
Enero 9, 2013

El Senador West dice que el superávit en el presupuesto debería tratar las necesidades del estado

AUSTIN - La Contralora Estatal Susan Combs presentó ayer la estimación de ingresos para el presupuesto bienal del estado, como lo dicta la Constitución de Texas. Sus resultados confirmaron que Texas ha realmente dejado atrás la difícil situación fiscal producida por la Gran Recesión. La contralora estima que las arcas de Texas obtendrán aproximadamente $101.4 billones en ingresos generales, más de lo necesario para cubrir los gastos del ciclo presupuestario 2014-15. Sin duda ésta es una muy buena noticia, pero la pregunta de los $101.4 billones es cómo usará Texas esta nueva riqueza.

El estimado actual supera los aproximadamente $81 billones que la Legislatura estableció para el actual bienio 2012-13 en un 12.4 por ciento, con una recaudación prevista de alrededor de $96.2 billones en impuestos y cargos. Los consumidores de Texas son responsables por el 64 por ciento de esos ingresos, que entran a las arcas a través del impuesto de ventas --la mayor fuente de financiamiento del estado. Ése es un hecho que difícilmente cambie, dado que una de las grandes ofertas de Texas para atraer miles de nuevos residentes por semana es que no tenemos impuesto estatal de ingresos. Pero como gran parte de nuestros ingresos provienen de los hogares de Texas, sería justo que algunos de esos recursos sean reinvertidos en los ciudadanos que ayudarán a impulsar la economía de Texas a un futuro aún más próspero.

Cuando se agregan otros $112 billones proyectados en ingresos ya dedicados y fondos federales, la suma total para el bienio 2014-15 llega a $208 billones. La contralora anunció también que para fines del año fiscal 2013, el fondo de estabilización económica --o fondo de emergencias--llegaría a alrededor de $8.8 billones. Se estima que para fines del 2015 ese fondo de emergencias habrá crecido a $11.8 billones. ¿Pero cómo afectará al diario vivir de los tejanos?

En la pasada sesión decidimos que sería mejor recortar los fondos para educación en más de $5 billones en vez de considerar nuevos ingresos. Nosotros, como creadores del presupuesto y legislación también optamos por no financiar Medicaid para el actual presupuesto y postergar para ahora una cuenta de $4.7 billones. Ese balance acarreado deberá tratarse en esta Legislatura 83º, lo que pone en duda la restitución de lo recortado en educación. Algunos líderes estatales ya han dicho que no.

Yo estoy de acuerdo con el Gobernador Perry, que en su discurso al Senado el día de apertura dijo que debemos pagar nuestras cuentas en su vencimiento. También concuerdo con él en que los fondos procedentes de cargos recaudados de los ciudadanos para fines específicos solo deberían usarse para esos fines.

Mi trayectoria demuestra que la educación ha sido y es mi prioridad para los jóvenes de Texas del pasado, presente y futuro. Así que si se pregunta cómo deberían asignarse los ingresos excedentes de gastos, restituir los fondos recortados a escuelas públicas está primero en mi lista. Y como la educación no termina en el 12º grado, cumplamos también la promesa que hicimos a los estudiantes universitarios, apoyando totalmente las Becas TEXAS. No hay duda que nuestro futuro está ligado a una fuerza laboral educada, y darle la espalda a las necesidades de mañana no retrasa lo que está en el horizonte. Lo podemos tratar ahora o enfrentar más tarde un futuro menos prometedor.

arriba