Del despacho del Senador Estatal Royce West - Distrito 23

COLUMNA DE OPINION
DE DIFUSION INMEDIATA
CONTACTO
: Kelvin Bass (214) 467-0123, (512) 463-0123
Julio 11, 2011

El pronóstico económico en Texas anuncia lluvias
por Royce West

Sabíamos cuando llegamos en enero que nos enfrentábamos a un déficit en el presupuesto estatal de más de $20 billones. Y sabíamos que hablar de aumentar o generar nuevas fuentes de ingreso caería en oídos ensordecidos por el rugido del Tea Party contra nuevos impuestos. Y ahora sabemos que las consecuencias del presupuesto aprobado por la Legislatura 82º se extenderán más allá del bienio.

El hecho de ser empujados a la recientemente terminada sesión especial es resultado directo de lo que sintieron algunos de mis colegas, como legisladores estatales, al tener que entregar a distritos escolares un presupuesto de por lo menos $4 billones menos de lo que se necesita para continuar los actuales niveles de financiamiento y que resultará en la pérdida de miles de empleos. También es un hecho de que durante la última parte del año fiscal 2013, los distritos escolares se quedarán sin dinero de no tomarse medidas adicionales.

Mis colegas demócratas y yo decidimos durante la sesión regular que no apoyaríamos un presupuesto que por primera vez desde por lo menos 1949 no asigna fondos para los más de 70,000 nuevos estudiantes que ingresan a escuelas de Texas cada año. Es también la primera vez en décadas que se vota por un presupuesto divididos exactamente por partido.

Hay 19 republicanos y 12 demócratas en el Senado de Texas. El resultado de las elecciones legislativas de noviembre de 2010, y uno o dos retiros sorpresivos, llevó a una super mayoría de 101 republicanos solidificando el control de la Cámara de Representantes de Texas. Yo suelo citar al ex Presidente Bill Clinton que las elecciones tienen consecuencias. Y las consecuencias de las elecciones del 2010 y el presupuesto del 2012-2013 resonarán y, sí, lloverán sobre muchos tejanos por muchos años.

Esto significa que la Cámara de Representantes se puede reunir, formar quórum y aprobar leyes como si los demócratas no existieran. La única barrera a un camino sin resistencias hasta que el gobernador firma una legislación potencialmente dañina para nuestras comunidades es la regla que requiere un voto de las dos terceras partes para presentar cualquier legislación en el Senado. Un problema: en temas partidistas, los republicanos tienen los medios para saltarse esa regla. Esto pasó durante la sesión regular con medidas controversiales como la de ecografías y la identificación de votantes, y aún la HB 1 –la medida del presupuesto estatal. Y además, durante las sesiones especiales, la regla de los dos tercios no suele respetarse.

Las consecuencias de todo esto ya han empezado en los distritos escolares –tan pronto como en mayo—al anunciar despidos de personal. A nivel estatal, los maestros reciben el 60 por ciento del presupuesto del distrito escolar. Maestros, asistentes y personal de apoyo podrían perder sus empleos de a miles porque los líderes estatales se comprometieron a no crear nuevos impuestos y por la resistencia de mis colegas a toda medida que genere ingresos.

Ante la total oposición del estado a aumentar los fondos, aún desaprovechando millones en exenciones impositivas, esas decisiones se relegarán a las municipalidades, condados y distritos escolares, que tendrán que tomar la decisión no envidiable de usar sus reservas de fondos, aumentar impuestos o hacer recortes. Alguna combinación de estas tres es segura.

El presupuesto tampoco financia el aumento de los inscriptos en Medicaid o el Programa de Seguros Médicos para Niños (CHIP) –que cubren la atención médica de los indigentes y aquellos que no pueden pagar seguro. Medicaid es responsabilidad del estado, que complementa la contribución federal que paga a médicos y hospitales.

Uno puede preguntarse: “¿porqué no usamos los $9.5 billones del Fondo de Estabilización Económica o fondo de emergencias?” Bueno, en caso de que no nos haya seguido diariamente –lo hemos hecho. La Legislatura cubrirá el faltante en el presupuesto actual del 2011 con $3.2 billones de la cuenta de ahorros de emergencia. Además, la decisión de no financiar $4.8 billones en el crecimiento de casos de Medicaid hará que se tengan que pagar con este fondo en el 2013. Haga las cuentas, es aritmética de primaria, aunque el crecimiento en las dimensiones de las clases hará esa tarea aún más difícil.

arriba