Del despacho del Senador Estatal Royce West - Distrito 23

COLUMNA DE OPINION
DE DIFUSION INMEDIATA
CONTACTO
: Kelvin Bass (214) 467-0123, (512) 463-0123
Enero 25, 2011

Los beneficios personales deberían superar comentarios a la ligera sobre la reforma de salud
por Royce West

En días recientes hemos visto que la Cámara de Representantes de EE.UU. está dando seguimiento a algunas de las promesas políticas de sus miembros, aprobando una medida simbólica que anularía la histórica Acta de Protección a Pacientes y Atención Asequible de 2010. Y mientras Texas se suma a otros 20 estados en presentar juicio al gobierno federal aduciendo la inconstitucionalidad de la medida de reforma a la salud aprobada por el Congreso la pasada primavera, encuestas muestran ahora que más y más americanos empiezan a darse cuenta que la tan difamada ley de atención médica podría no ser tan mala como pensaban.

La mayoría aceptaría que es algo bueno dejar de negar el seguro médico a los niños debido a condiciones preexistentes. Y, hasta ahora, no ha habido noticias sobre ancianos que devuelvan los cheques de $250 emitidos el verano pasado para compensar el agujero en el costo de cobertura de medicinas en Medicare Parte D.

Pero en medio de todo el rencor partidista, el Departamento de Seguros de Texas (TDI), en su reciente informe a la Legislatura, concluyó que las provisiones de la ley “deberían hacer que muchos tejanos de bajos ingresos obtuvieran un seguro privado más fácilmente”. Sin embargo, la asistencia disponible en la ley de reforma a la salud no está limitada a los tejanos de bajos ingresos. Ahora, los adultos jóvenes de hasta 26 años pueden estar incluidos en los planes de salud de empleadores para sus padres, y las aseguradoras ya no pueden poner límites a los beneficios anuales o totales de sus clientes.

Texas se beneficiaría con la reforma a la salud más que la mayoría de los estados. El informe dice que más de 6.4 millones de tejanos (26.1%) no tenían seguro en el 2009. El total para el Condado Dallas en 2007 era aún más alto: un 30.8 por ciento. El promedio nacional es de 16.7 por ciento. Además, menos residentes en Texas tenían cobertura privada de seguros en 2009 (53.8%) que en 2007 (56.9%). Y de 2001 a 2009, el número de tejanos trabajadores con cobertura médica de su empleador bajó un 18 por ciento.

Para compilar este informe, TDI organizó grupos de enfoque a nivel estatal compuestos de ciudadanos regulares, dueños de pequeños negocios y sus empleados. Los resultados de éstos y otros estudios muestran que solo el 34.2 por ciento de los pequeños negocios (de 2 a 49 trabajadores) ofrecen cobertura médica, comparado con el 94.0 por ciento de los negocios con 50 o más empleados. Los dueños de pequeños negocios y sus trabajadores expresaron frustración de que el “ciudadano promedio, trabajador y responsable, no puede pagar la cobertura médica”. Así que mientras Texas se jacta continuamente de su atractivo clima pro-negocios, la cobertura médica lamentablemente no es accesible para muchos empleados y aún dueños de pequeños negocios.

Para millones de trabajadores de Texas en pequeñas y grandes compañías que no tienen seguro médico, el precio fue señalado como el factor más prohibitivo. Los empleadores también citan el creciente costo de la cobertura de seguros. El costo fue identificado también como la razón por la que familias de bajos ingresos tienen menos posibilidad de estar aseguradas.

Los detractores de la nueva ley de salud no mencionan el hecho de que el gobierno federal subsidia ahora a dueños de pequeños negocios hasta un 35 por ciento del costo para brindar cobertura médica. Y en el 2014 (no quiera Dios que sea revocada), el gobierno ayudará a las familias con ingresos entre 133 y 400 por ciento del nivel de pobreza con el costo del seguro por medio de créditos impositivos.

Algunos dirigentes estatales que no quieren saber nada con la nueva ley de atención médica tampoco aceptan que Texas diseñe su propio intercambio de seguros médicos para permitir a sus ciudadanos comparar precios y hallar la mejor opción de seguros. Aunque tanto sus defensores como expertos dicen que esta actitud no beneficiaría al estado. De manera prudente, un presidente en la Cámara de Representantes de Texas introdujo una medida para establecer un intercambio. Esa idea tiene el apoyo de la Asociación de Negocios de Texas.

Casi todos han sentido el impacto del alto costo en la atención médica. Me gustaría saber cuántos entre los 6.4 millones de tejanos sin seguro médico apoyan la promesa partidista de revocar lo que algunos llaman con sorna Obamacare.

arriba