Del despacho del Senador Estatal Royce West - Distrito 23

DE DIFUSION INMEDIATA
CONTACTO
: Kelvin Bass
(214) 467-0123
Junio 4, 2010

Información de interés

Fue en julio cuando empezaron a llegar a mi oficina las primeras llamadas de ciudadanos expresando preocupación sobre el temido cierre o al menos una deprogramación del establecimiento que llamamos Correo Principal de Dallas, ubicado en I-30 vía Oeste, Tom Landry Highway.

Los que llamaron, y algunos que escribieron, expresaron sin ninguna duda su indignación por la temida pérdida de un recurso muy valioso para la comunidad, la posible pérdida de empleos, y la prevista interrupción e inconveniencias en el servicio que podrían acompañar a todo cambio drástico en el servicio postal local.

Como senador estatal representante de más de 780,000 residentes del Condado Dallas, muchos de los cuales se verían afectados por cualquier cambio propuesto en la Oficina de Correo Principal y el servicio postal local en general, sentí que era mi deber involucrarme. Rápidamente me puse en contacto con la Congresista Eddie Bernice Johnson y otros legisladores federales locales –ya que el Servicio Postal de EE.UU. (USPS) está bajo su jurisdicción. Iniciamos así un diálogo con funcionarios de correos locales y regionales, primero a través de llamadas en conferencia y luego con cartas, seguidas de una reunión pública abierta en la Municipalidad de Dallas a fines de agosto. Mientras tanto, recabamos la opinión de trabajadores postales locales.

Los funcionarios de correos han pasado el año pasado evaluando las opciones disponibles para ayudar a solventar las pérdidas en ingresos estimadas en$20 millones de dólares diarios a nivel nacional. Y aunque han habido múltiples temas de importancia mundial y local –el debate de salud, el terremoto en Haití y todavía una economía en recesión, dediqué tiempo a participar en el tema del correo local y continué examinando la situación.

Mi información hasta hoy es que funcionarios de correos continuarán con los planes de trasladar una unidad postal de la Oficina de Correos Principal de Dallas al Centro de Procesamiento y Distribución de Texas Norte, en Coppell. Se estima que esto podría resultar en el traslado de hasta 117 empleados del establecimiento en Dallas. Las cifras exactas no se han determinado exactamente.

Como parte de este traslado, todo correo a distribuir recibido en Dallas tendrá un nuevo sello que reflejará a Dallas como punto de origen y su procesamiento en Coppell. Los planes iniciales marcaban esta transferencia para el 1º de julio, pero ha sido postergada hasta mediados de octubre.

El otoño pasado, el Servicio Postal ofreció una jubilación temprana a trabajadores elegibles a nivel nacional. Desde entonces, más de 200 trabajadores postales se han jubilado en Dallas. Funcionarios de correos dicen que esto afectará el número de posiciones que dejarán la Oficina Principal de Correos para la planta en Coppell. Aún así, se están tomando otras medidas para recortar costos, incluyendo estudios de consolidación en las estaciones de Airlawn, Brookhollow, Inwood y Northwest, con otras posibles consideraciones. También se esperan más ahorros al no reemplazar los empleados que se jubilan.

El tema más hablado a nivel nacional es el posible plan de discontinuar la colecta, distribución y procesamiento de correos los días sábados. Las oficinas sí aceptarían correo y el servicio de cajas de correo los sábados. Una de las siete audiencias a nivel nacional de la Comisión Regulativa de Correos sobre el tema tuvo lugar hace unas semanas en Dallas. El cambio a cinco días de distribución también requerirá la aprobación del Congreso nacional.

Ejecutivos de correos dicen que el traslado de la unidad postal ahorraría estimadamente $9 millones al año a nivel local para la agencia semi-privada (la oficina de correos no es financiada federalmente desde 1982), la que pronostica una pérdida de $238 billones en 10 años si sigue el curso actual. Sus ingresos provienen de la venta de sellos y la entrega, operaciones que han sido tremendamente afectadas por la influencia de la tecnología de Internet. No es certero otro aumento en el precio de estampillas o sellos.

La mayoría tiene fe en que USPS sobrevivirá, pero hacer negocio como se viene haciendo no será parte de un futuro simplificado y reducido. ¿Qué está haciendo Lance Armstrong estos días? ¿Pony Express?

arriba