Del despacho del Senador Estatal Royce West - Distrito 23

DE DIFUSION INMEDIATA
CONTACTO
: Kelvin Bass
(214) 467-0123
Diciembre 8, 2008

El sabio diría: “¡asegure!”

Acercándonos como estamos a las fiestas de fin de año, apresurados, saliendo y entrando de negocios y centros de compras, nada empañaría más su espíritu festivo que ver a la grúa llevarse su vehículo. Pero eso es lo que posiblemente sucederá si usted vive en una de varias ciudades del Metroplex –incluyendo Dallas—y no tiene seguro de vehículo.

El compartir es parte de las fiestas, así que en un espíritu de celebración, mi regalo a ustedes son tres razones por las que tiene más sentido que nunca poder demostrar su responsabilidad económica, si se ve involucrado en un accidente o es parado por la policía.

Razón Nº 1: se terminó el juego. El pasado 2 de octubre Texas lanzó su tan esperado programa de verificación del seguro automotor. Para aquellos que solo mantenían su cobertura por unos meses y la cancelaban después de la inspección anual o renovación de registro: esos días se terminaron. Ahora, si usted es parado por la policía, ésta podrá verificar instantáneamente su número de placa o de identificación vehicular (VIN), y confirmar si la póliza de seguro de su vehículo está en vigor.

En el 2005, la Legislatura de Texas aprobó una ley estableciendo el programa de verificación de seguro de vehículo, creado específicamente para tratar a estimadamente 1 de cada 5 conductores (alrededor de cuatro millones) que manejan vehículos ilegalmente en las calles de Texas, sin la obligatoria cobertura de seguro. Es un programa conjunto del Departamento de Seguros de Texas (TDI), el Departamento de Seguridad Pública (DPS), el Departamento de Transportación (TxDOT) y el Departamento de Recursos Informáticos de Texas. Nuestro estado se sumó a otros 30 con programas similares. Las aseguradoras dicen que los conductores sin seguro provocan un aumento para los asegurados, causando casi un billón de dólares anuales en daños no cubiertos.

Además ¡se ahorrará dinero! Piense cuántos más regalos podrá comprar con los $175 a $350 que tendría que pagar por la multa la primera vez que lo atrapan sin seguro, o la multa de entre $350 y $1,000 si reincide.

La segunda razón es que ese costo podría aumentar aún más. En el 2003, Texas aprobó también una ley para el Programa de Responsabilidad de Conductores (DRP). Brevemente, la lógica es que los malos conductores deberían ayudar a pagar por los accidentes que llenan de víctimas las salas de emergencia en todo el estado, muchas veces sin seguro médico. Así que, además de la multa, una condena por falta de seguro pone a los conductores en el programa DRP, donde se les cobra un cargo de $250 anuales durante tres años o se enfrentan a la suspensión de su licencia por falta de pago.

Para completar esta trilogía de razones para asegurarse, a partir del 1º de enero del 2009, Dallas se sumará a DeSoto, Irving, Red Oak, Mesquite, Garland, Grand Prairie, Plano y otras ciudades de Texas en remolcar los vehículos de conductores que no pueden probar responsabilidad económica. Las normas actuales en Dallas permiten remolcar vehículos no asegurados, solo si están involucrados en accidentes.

Entonces, son $300 por falta de seguro, $250 por el recargo, $95 por la grúa, más otros $40 por un día en el depósito municipal. Y promediando, la cobertura de vehículos cuesta menos de $50 mensuales. ¿Usted piensa que no puede pagar el seguro? La verdad es que no puede dejar de pagarlo. Una cuarta razón para asegurar: ¡es la ley!

arriba