Del despacho del Senador Estatal Royce West - Distrito 23

COLUMNA DE OPINION
CONTACTO
: Kelvin Bass
(512) 463-0123 /
Noviembre 5, 2007

Trinity Parkway – Más complejo que un paseo en el parque

Hay tánto en juego en el referéndum de la Ciudad de Dallas incluido en las elecciones del 6 de noviembre. Así que diré aquí mismo qué opino con respecto al voto sobre el Trinity Parkway –componente vital del proyecto modelo para el Corredor del Río Trinity–y porqué razón.

Hay una campaña de desinformación presentada por los promotores del referéndum municipal que se oponen a la construcción de una carretera de peaje de alta velocidad a construirse en los diques del Río Trinity. Al explicarles la posición de los que se oponen a la carretera de peaje, también les diré porqué esa oposición tiene una base débil, si es que tiene alguna.

Los opositores a la carretera de peaje dicen que una carretera de alta velocidad destruiría la vista panorámica de un lugar recreativo. Me gustaría que muchos hubieran visto cómo el Alcalde de Dallas Tom Leppert demostró el concepto de las carreteras de peaje en perspectiva, durante la reunión pública del 20 de septiembre sobre el tema, de la que fui uno de los presentadores, junto con el Secretario Condal John Wiley Price. El reunió a los concejales Linda Koop, Dave Neumann, Carolyn Davis, Ron Natinsky, Dwaine Caraway, Vonciel Jones Hill, Tennell Atkins –quienes apoyan las carreteras de peaje—y otros, alrededor de 10 en total que eran parte de la audiencia, para formar una fila de personas con brazos extendidos en el auditorio Yvonne A. Ewell Townview Center. Luego le pidió a una persona dar un paso al frente. Esta representaba el espacio que ocuparía la carretera de peaje en relación al parque propuesto. De hecho, es alrededor del 8 por ciento del espacio disponible para parques.

Los que se oponen a la carretera de peaje dicen que la tan necesaria vía de descongestión ya ha superado el presupuesto. Dos puntos aquí: la contribución de los residentes de Dallas a la carretera de peaje está limitada en $84 millones, parte del paquete de bonos por $246 millones aprobado por los votantes en 1998. La mayor parte del costo del proyecto entero proviene de fuentes estatales y federales, incluyendo alrededor del 90 por ciento de los fondos para la carretera de peaje. Los enemigos del peaje no mencionan que esos dólares federales y estatales están asignados a reducir la congestión y mejorar la calidad del aire, y están en riesgo si no se construye la carretera de hasta seis carriles. ¿Quién paga por la propuesta de la oposición entonces?

Los que están en contra también dicen que el Proyecto Corredor Trinity, incluyendo el Trinity Parkway, está retrasado. ¿Entonces qué pasaría si se elije un diseño alternativo usando lo que es ahora el Boulevard Industrial, como lo propuso la Concejal Angela Hunt? Se deberá adquirir la tierra ocupada ahora por cientos de negocios a lo largo del Industrial, evocando así un proceso largo e impopular llamado expropiación. Cambiar de planes ahora solo producirá más demoras y aún más altos costos de construcción.

A los votantes se les ha dicho que la propuesta carretera de peaje se inundará, pero nadie habla de posibles inundaciones en la alternativa de baja velocidad. Una modificación recomendada movería la carretera de peaje de su diseño original dentro de la pared del dique este, pero a una altura que duplicaría el nivel de inundación de un período de 50 años requerido por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EEUU.

Una última razón propuesta para no construir la carretera de peaje en los diques es que: “¡No se ha hecho antes!” ¿Acaso ese temor detuvo a los hermanos Wright, Thomas Edison o el Dr. Daniel Hale Williams?

Todo aquel que se aventura regularmente en el “Mixmaster” céntrico, la fusión de las Interstates 30 y 35, sabe que la congestión y los accidentes están a la orden del día. Todo plan para aliviar esa congestión, o hacer mejoras a la I-35E-Sur hacia Oak Cliff y más allá, depende de la capacidad de hacer circular el tráfico mientras se hacen esas mejoras. Y debido a las grandes necesidades y gastos relativos a la construcción de carreteras, todo plan para agregar más carriles o construir nuevos caminos incluirá peaje o un cargo por uso.

El 6 de noviembre, los votantes deben ser conscientes de que hay muchos factores interdependientes a considerar en toda discusión sobre el Trinity Parkway. Es más complejo que un paseo en el parque.

arriba