Del despacho del Senador Estatal Royce West - Distrito 23

De difusión inmediata
30 de marzo de 2001

Proyecto de ley del Senador West sobre clonación humana es estudiado por legisladores
Ser o no ser por medio de la ciencia - ¿Una opción humana?

Hace apenas poco más de cuatro años, un grupo de científicos escoceses liderados por el Dr. Ian Wilmut anunciaron el nacimiento –si se quiere—de una oveja clonada, llamada afectuosamente “Dolly”. Esto marcó el primer anuncio de una replicación exitosa de un mamífero por medio de la fusión de una célula del donante y un óvulo de oveja no fertilizado. También se informó que la clonación humana podría ser tecnológicamente posible en un futuro cercano.

Inmediatamente, las repercusiones de este logro científico sin paralelo provocaron honda preocupación en las comunidades científicas, gubernamentales y religiosas. La pregunta era obvia. Si este proceso artificial de creación de vida es ahora posible con ovejas –usadas en experimentos científicos por las similitudes genéticas con los humanos--¿cuándo serán los seres humanos los que salgan de la cadena de montaje? Una duda aún más importante sería la de si el ser humano se atrevería a experimentar con el trabajo del Creador.

Poco después, el Presidente Clinton emitió un memorándum prohibiendo el uso de fondos federales para la investigación de la clonación humana. El también pidió a los laboratorios financiados por el sector privado y a líderes de la industria a acatar una moratoria auto impuesta en la investigación de clones.

Actualmente, cinco estados tienen leyes que prohíben la clonación de seres humanos. Casi todos proveen penas civiles a la violación de estas leyes, y la ley en California pide la revocación de licencias profesionales para los infractores. El estado de Michigan ha hecho de la clonación una ofensa criminal. Otros cinco estados están debatiendo la clonación humana en sus respectivas legislaturas este año. Texas no tiene actualmente estatutos que traten el proceso de clonación genética humana.

Desde un punto de vista de la política a seguir, la pregunta es: ¿deberíamos permitir la clonación humana en el Estado de Texas? Yo digo que no.

El lunes 26 de marzo del 2001, el Comité Senatorial de Jurisprudencia –en el que sirvo como presidente—recibió dos proyectos de ley que proponen la prohibición de la práctica relativa a la clonación humana. A este efecto, he creado el Proyecto de Ley Senatorial 1209, que sentenciaría con crimen de segundo grado a aquellos involucrados en actividades que fueran clasificadas como clonación humana. La medida proveería además una pena civil de hasta 10 millones de dólares por incidente. Si es promulgado en ley, el Proyecto de Ley Senatorial 1209 también hará responsables a instalaciones de asistencia médica por las personas que practican la clonación humana en ellas.

Otro proyecto de ley introducido por mi colega del área de Dallas, la  Senadora Jane Nelson, también trata la práctica de clonación de seres humanos. Ambas medidas quedaron pendientes en comité. Juntos, planeamos trabajar por un único e integral proyecto de ley que delinearía las acciones específicas pertinentes al acto de clonación humana.

Hago esta distinción porque entiendo los maravillosos avances que benefician a la humanidad, que han sido posibles gracias a la investigación genética.

En los pasados 20 años, las técnicas de clonación han sido invaluables en los avances de la medicina y tratamientos de enfermedades humanas como el cáncer, diabetes, esclerosis múltiple, enfermedades del corazón, males de riñones y muchos otros.

La legislación que he propuesto no detendrá esos esfuerzos. Yo apoyo la investigación científica continua, incluyendo las técnicas de clonación que mejorarán la salud y calidad de vida en general de los tejanos, americanos y toda la raza humana.

Una de las grandes cosas de ser miembro de la Legislatura es el tener la oportunidad de tener voz en la miríada de temas que enfrenta el gran Estado de Texas. Y en cuanto a este tema, prometo habrá un apasionado debate en los pasillos de la Legislatura. Es un debate que espero ansioso. Pero, inequívocamente, no creo que el Estado de Texas deba estar en el negocio de la clonación humana.

Royce West
Senado de Texas
Distrito 23

Top