Senador Robert F. "Bob" Deuell
Senado de Texas
Distrito 2

DE DIFUSION INMEDIATA
6 de mayo, 2005

NOVEDADES DEL CAPITOLIO

Examen del juego de apuestas (Parte I)

AUSTIN – Quedando solo unas pocas semanas en la Sesión Regular 79º de la Legislatura de Texas, nos estamos enfocando principalmente en la aprobación del presupuesto bienal y el paquete de reforma integral al financiamiento de la educación. Aunque no se ha aprobado ninguna medida todavía, hay personas que continúan tratando de expandir el juego de apuestas en Texas para aumentar los ingresos de que dispone el estado.

Yo personalmente no creo que el estado deba hacer esto. En mi opinión, el costo es demasiado alto y la recompensa demasiado inestable para justificar su existencia, y sigo firme en mi oposición a toda expansión del juego de apuestas en Texas.

En 1999, la Comisión Nacional de Estudio del Efecto del Juego (NGISC) ofreció en su informe final la primer evaluación integral en 23 años de los efectos del juego en Estados Unidos. La NGISC causó gran preocupación sobre el negativo impacto social y económico del juego. Se puede obtener una copia del informe completo en la página internet: http://govinfo.library.unt.edu/ngisc/index.html.

Uno de los motivos de preocupación es la adicción al juego. El informe de la NGISC señala claramente que la adicción al juego está creciendo y continuará haciéndolo al incrementar el acceso al juego. Los siguientes son párrafos del informe:

“NORC (Centro Nacional de Investigación de Opiniones) examinó la presencia cercana de lugares de juego como factor contribuyente en la incidencia del juego compulsivo y patológico en la población en general. Examinando resultados combinados de encuestas telefónicas y en lugares de juego, NORC halló que la presencia de un lugar de juego a menos de 50 millas duplica el número de jugadores compulsivos y patológicos . . . Siete de las nueve comunidades investigadas por NORC informaron que el número de jugadores compulsivos y patológicos aumentó con la apertura de un casino en las cercanías”.

“[Según el Centro Nacional de Investigaciones o NRC] los jugadores patológicos muestran comportamientos destructivos: cometen crímenes, se endeudan, dañan relaciones con familia y amigos y cometen suicidio. Con mayor acceso al juego y nuevas tecnologías de juego, el juego patológico tiene la posibilidad de extenderse aún más.

“El juego compulsivo o patológico puede afectar la vida del jugador y otros, de variadas y profundas maneras. El estudio de NRC dice que ‘aunque la investigación en el tema no es mucha, sí sugiere que la magnitud y extensión de consecuencias personales para el jugador patológico y su familia podrían ser severas’. El informe indica que muchas familias de jugadores patológicos sufren una variedad de problemas financieros, físicos y emocionales, incluyendo divorcio, violencia doméstica, abuso y negligencia infantil, y una variedad de problemas resultantes de complicaciones financieras severas que provocan los jugadores compulsivos o patológicos. Los hijos de jugadores compulsivos tienen mayor probabilidad de tener vicios insanos, como fumar, tomar y consumir drogas, y tienen mayor riesgo de convertirse en jugadores compulsivos o patológicos ellos mismos”.

“El Consejo Nacional de Investigaciones señaló también la existencia de un número de problemas costosos relativos al juego compulsivo o patológico, incluyendo crimen, pérdida de empleo y quiebra financiera. Según NRC: ‘Cuando el acceso a dinero es limitado, los jugadores recurren a menudo al crimen para poder pagar sus deudas, calmar a corredores de apuestas, mantener las apariencias y obtener más dinero para jugar’. La NRC también señala que ‘otro costo producido por jugadores patológicos es la pérdida de empleo. De un cuarto a un tercio de los jugadores en tratamiento en Jugadores Anónimos reportan pérdida de empleo a causa del juego’.

Un gran problema del jugador patológico o adicto es el costo social directo que afrontan los contribuyentes.

“Además del costo producido por el juego compulsivo o patológico para el individuo y su familia, existen mayores costos sociales. NORC estima que el costo anual promedio por pérdida de empleo, beneficios de desempleo, asistencia social, pobre salud física y mental, y tratamiento a jugadores compulsivos o patológicos, es aproximadamente $1,200 por jugador patológico al año, y aproximadamente $715 por jugador compulsivo al año. NORC estima el costo total de por vida (quiebra, arrestos, encarcelamiento, costo legal de divorcio, etcétera) en $10,550 para jugadores patológicos y $5,130 por jugador compulsivo. En base a estas cifras, NORC calcula que el costo agregado anual del juego compulsivo y patológico causado por los factores citados arriba, es de aproximadamente $5 billones al año, además de $40 billones en el costo estimado durante la vida".

"NORC admitió ‘enfocarse en un pequeño número de consecuencias tangibles’ y no intentó estimar el costo financiero de incidentes relativos al juego, como robo, malversación, suicidio, violencia doméstica, abuso y negligencia infantil, y costos no legales de divorcio. Como resultado, las cifras deben ser tomadas como mínimas”.

Este es el primer artículo de una serie sobre el juego de apuestas en Texas. Para comunicarse con el Senador Deuell sobre el proceso legislativo, llame a su oficina en el Capitolio: (512) 463-0556, o escriba a: Sen. Bob Deuell, Texas Senate, P.O. Box 12068, Austin, Tx 78711. El sitio Internet del Senado de Texas es www.senate.state.tx.us. La dirección electrónica del Senador Deuell es: bob.deuell@senate.state.tx.us

arriba