De la oficina del Senador Estatal Robert F. "Bob" Deuell

DE DIFUSION INMEDIATA
Contacto: Don T. Forse Jr.
Tel.: (512) 463-0102
18 de marzo, 2004

Los incentivos a la educación pública ya están dando resultado
Columna de opinión por el Senador Bob Deuell (R-Greenville)

Recientemente, el Gobernador Perry propuso usar ciertos incentivos financieros para maestros en nuestras escuelas públicas, con el fin de mejorar el nivel de instrucción impartida a nuestros estudiantes. Esta propuesta recibió amplios elogios como también muchas críticas.

Aunque tengo mis propias ideas en cuanto a incentivos, aplaudo al gobernador por poner el tema sobre la mesa. Además, no entiendo las críticas al uso de este método.

Los incentivos deberían ser un componente importante de la educación en escuelas públicas, como lo son en el hogar y el trabajo. ¿Porqué no en la educación? En efecto, existen programas de incentivos en Texas para cursos avanzados en escuelas secundarias que muestran sin lugar a dudas que los incentivos funcionan.

Dos de los programas educativos de mayor éxito en Texas son los programas de incentivos a la Ubicación Avanzada o AP (Advance Placement). Estos consisten en cursos de nivel universitario impartidos en escuelas secundarias. La Comisión Universitaria (College Board) en Nueva York auspicia el programa y brinda un entrenamiento superior a maestros de AP. Los estudiantes que aprueban exámenes AP reciben pase en cursos universitarios en más de 2.900 institutos y universidades del país.

Uno de los programas de incentivos está administrado por AP Strategies, una organización sin fines de lucro que depende de donaciones privadas para financiar los incentivos a maestros y estudiantes en sus comunidades. Maestros de AP y pre-AP, en grados de 6° a 12°, reciben estipendios para su entrenamiento de generalmente 1.000 dólares en salario más bonos de 100 dólares por cada examen AP que obtiene un puntaje de tres o más. En escuelas que obtienen generalmente bajos resultados, los estipendios a maestros son de 2.000 dólares, con bonos de hasta 500 dólares por examen aprobado. Los estudiantes reciben de 100 a 300 dólares por cada examen AP aprobado. Todos los estudiantes reciben la mitad de los 80 dólares que cuesta el examen, y el total si lo aprueban.

Otro programa exitoso es el Programa de Incentivos para Ubicación Avanzada de Texas (Texas Advanced Placement Incentive Program), financiado por la Legislatura de Texas para premiar a estudiantes, maestros y escuelas por sus logros en exámenes AP. Bajo este programa, maestros de AP y Pre-AP con grados de 9° a 12° reciben $450 para asistir a cursos de verano de la Comisión Universitaria para entrenamiento en su disciplina o especialización. El estado paga $30 del costo de todos los exámenes y $45 a estudiantes necesitados. Las escuelas reciben $95 por estudiante que aprueba por lo menos un examen AP. Estos fondos pueden dedicarse a maestros de AP o ser usados para fortalecer el programa AP en esa escuela.

Ambos programas son voluntarios y abiertos a todo estudiante. Ambos se enfocan en mejorar el conocimiento que tiene el maestro en la materia de instrucción. Los programas relacionan incentivos financieros con niveles altos y evaluación de resultados de AP. Aunque los incentivos están estructurados de manera diferente en cada programa, los resultados son los mismos: mejores resultados académicos del estudiante.

AP Strategies administra los programas de incentivos en 66 escuelas secundarias de Texas con resultados increíbles:

Bajo el programa de incentivos AP financiado por el estado, todos los estudiantes de Texas tienen la oportunidad de lograr los mismos beneficios, y el número de beneficiados crece cada año:

La información recabada de estos dos programas documenta claramente que los incentivos funcionan. Y funcionan para todo tipo de estudiante, independientemente de la localidad, género, grupo étnico o nivel socioeconómico. Los incentivos funcionan en todo tipo de escuelas, en todas las materias.

Los incentivos funcionan también para los maestros. Cuanto más entrenado el maestro, mayor índice de aprobación de exámenes AP en sus estudiantes. Los incentivos dan resultados a maestros en otros sentidos. Atraen maestros destacados a escuelas regulares y materias difíciles de enseñar.

Con la combinación justa de incentivos para premiar a maestros y estudiantes por sus logros, Texas está comenzando a cumplir su promesa de que todos los estudiantes se gradúen de la secundaria preparados para entrar a la universitaria y obtener un título. Esto también servirá a los estudiantes que no asisten a la universidad y comienzan su carrera después de la universidad. Si las escuelas en su comunidad no entrenan maestros destacados AP y los premia por sus resultados, quizás debería preguntar porqué.

El Senador Robert F. Deuell, médico de familia de Greenville, representa al Distrito 2 del Senado de Texas. Gracias a la Fundación O’Donnell por proveer información.

arriba