De la oficina del Senador Estatal Robert F. "Bob" Deuell

DE DIFUSION INMEDIATA
Contacto: Don T. Forse Jr.
Tel.: (512) 463-0102
4 de abril, 2003

Columna de opinión del Sen. Rodney Ellis y el Sen. Bob Deuell

Ahorrando dinero, salvando vidas

Texas tiene un problema de drogas. Pero no es el problema de las drogas ilegales el que ocupa nuestra mente ahora. El problema que tiene Texas es con las drogas recetadas y su creciente costo. Los precios de medicinas recetadas están creciendo, y algunos estiman que aumentaron dos veces más que el índice de inflación.

Pero Texas tiene aún otro problema: un presupuesto estatal muy limitado. No es un secreto que Texas se enfrenta a un déficit presupuestario masivo en esta sesión. Las proyecciones actuales ponen este déficit entre diez y quince billones de dólares.

Los crecientes costos e insuficientes fondos podrían poner a Texas en una situación peligrosa. ¿Cómo aseguramos que nuestros ciudadanos tengan acceso a los remedios que necesitan, y cómo lo hacemos con recursos limitados?

El Estado de Texas invierte la mayoría de sus fondos en dos áreas presupuestarias: educación, y salud y servicios sociales (HHS). Agrada poco en Austin, o en cualquier otro lado en Texas, el reducir los fondos de educación. Como resultado, HHS está en el foco de los recortes presupuestarios.

El programa estatal Medicaid es sin duda el mayor y más caro programa de la Comisión de Salud y Servicios Sociales. Este programa usa una mezcla de dólares estatales y federales para administrar lo que es, esencialmente, un programa de seguros médicos para los más necesitados en Texas. Esta red de seguridad pública está diseñada para prevenir que nuestros hospitales y salas de emergencias de condados no den abasto y quiebren.

El presupuesto básico ofrecido por la Comisión de Salud y Servicios Sociales y el Departamento de Servicios Sociales incluye un 33% de recortes en gastos de Medicaid. Estos recortes se traducen en una reducción de más de nueve billones de dólares en Medicaid a nivel estatal. Se incluye en esta cifra una reducción de dos billones de dólares en el programa de medicinas recetadas de Medicaid.

Los costos por las nubes de las drogas recetadas, combinados con amplias reducciones en la financiación, resultarán sin ninguna duda en mucha gente enferma que no tendrá los remedios que necesita. Esto producirá que muchas de esas personas terminen en salas de emergencia por condiciones que podrían haber sido tratadas a un costo más bajo por medio de un régimen adecuado de medicinas.

Es por esta razón que se está examinando en Austin un método con apoyo bipartito para el diseño de un nuevo Programa de Drogas de Medicaid. El Proyecto de Ley Senatorial 797, o Plan de Remedios en Mercado Justo, es un nuevo sistema para Texas que mejorará el acceso a medicinas recetadas para miles de tejanos, y a la vez ahorrará cientos de millones de dólares.

El SB 797 creará una lista de medicinas preferidas en el programa estatal de Medicaid. Esta lista será diseñada por un comité especial de doctores, farmacéuticos y representantes de consumidores, llamado comité de Farmacia y Terapéuticos (P&T). El comité P&T decidirá en base a la eficiencia clínica, seguridad y costo. Las drogas que no se incluyen inmediatamente en la lista de preferencia tendrán la oportunidad de agregarse a la lista cuando el productor ofrezca al estado un precio menor por ellas.

Si una droga no está en la lista inmediatamente, todavía estará disponible para aquellos que la necesitan, por medio de una lista de aprobación previa. Las drogas para el cáncer y VIH, así como otras pocas excepciones, no tendrán que pasar por este proceso.

Este nuevo método ahorrará al estado cientos de millones de dólares. Este dinero será usado para ayudar a salvar algunos de los servicios de salud y sociales de los que depende diariamente la población de Texas.

Hay algunas otras obras legislativas en discusión que intentan tratar el mismo problema por medio de métodos diferentes. Una de ellas busca privatizar este proceso mediante una Administración de Beneficios de Medicinas. Estamos convencidos que privatizar este programa solo disminuirá la responsabilidad ante la población.

Nuestro sistema es la única legislación que cuenta ya con un verdadero apoyo bipartito y protege a los consumidores. Estamos trabajando con los muchos interesados en este área para asegurar que nadie se quede fuera del proceso. Hemos dado la bienvenida a la mesa redonda y escuchado a doctores, consumidores, sus defensores y compañías farmacéuticas. Este tipo de cooperación es de vital importancia para una legislación tan importante como ésta, porque afectará al sostenimiento de los tejanos.

Sabemos que es posible lograr estos ahorros al incrementar el poder adquisitivo del Estado de Texas. Estados más pequeños ya han implantado métodos similares y están experimentando ahorros de millones de dólares. El gobierno federal y otros planes de salud pública ya están ahorrando importantes sumas de dinero en sus medicinas recetadas, debido a precios especiales que reciben de compañías farmacéuticas. Es hora que Texas haga lo mismo.

El Senador Rodney Ellis (D-Houston) es presidente del Comité Senatorial de Organización de Gobierno. El Senador Bob Deuell (R-Greenville) es un médico de familia en práctica.

arriba