Senador Robert F. "Bob" Deuell
Senado de Texas
Distrito 2

Columna de Opinión
16 de septiembre, 2003

NOVEDADES DEL CAPITOLIO

Medida para medicinas bajo receta de Medicare afectará positivamente la atención médica de ancianos

Como médico de familia, el trabajo de toda una vida y mi pasión diaria me han expuesto a la realidad de muchos ancianos en nuestros país que no tienen acceso a medicinas bajo receta asequibles a sus bolsillos. Para los jubilados en Medicare, este acceso se ha dificultado aún más en años recientes.

Medicare fue creado e implementado hace casi 40 años, y, desde entonces, la asistencia médica ha progresado a pasos agigantados. Hace cuarenta años, las medicinas bajo receta ocupaban una proporción mucho más chica de este programa, y a la vez los pacientes necesitaban cirugía, hogares de ancianos, visitas a salas de emergencia y otros onerosos servicios con mucha mayor frecuencia.

Pero las compañías farmacológicas han hecho progresos maravillosos con nuevas drogas que tratan muchas más enfermedades y condiciones, reduciendo la necesidad y frecuencia de estos caros procedimientos. Aún así, los beneficiarios de Medicare están estancados en el pasado porque muchos de ellos no pueden darse el lujo de adquirir estas drogas milagrosas.

Es por eso que me uní al Senador Rodney Ellis durante la Sesión Legislativa 78°, para diseñar el “Programa de Asistencia en Drogas Recetadas y Precios de Drogas Recetadas para un Mercado Justo” (Proyecto de Ley Senatorial SB 797). Esta medida busca abaratar el precio de drogas recetadas de Medicaid y otros programas estatales, y hacer las medicinas más asequibles, aún para individuos sin seguro médico.

Recientemente, participé en un foro de Asistencia Médica Comunitaria en Mesquite promovido por el Congresista Jeb Hensarling. El me pidió un informe sobre la situación del estado en cuanto a temas de salud y servicios médicos. Después de mi informe, muchos de nuestros constituyentes nos comunicaron sus serias inquietudes en cuanto a la cobertura de drogas bajo receta en el programa Medicare. Actualmente, muchos jubilados de bajos ingresos reciben sus medicinas a través del programa Medicaid. Pero al sufrir el estado un déficit presupuestario este año, Texas no puede brindar beneficios de medicinas a todos sus jubilados en los próximos años. El Congreso está resuelto a hacer algo sobre el problema dentro de las próximas semanas, y yo creo que así debe hacerlo.

Hay 10 millones de jubilados en nuestro país que no cuentan con ningún tipo de cobertura para medicinas. Necesitan desesperadamente seguros que cubran sus medicinas. Y el Congreso puede ayudar aprobando beneficios para medicinas bajo receta dentro del programa federal Medicare. Es hora de actualizar Medicare al Siglo XXI, y dar a ancianos americanos mayor posibilidad de vivir más y tener vidas más productivas.

El Congreso considerará muy pronto un beneficio Medicare para medicinas bajo receta que está en los pasos finales de negociación y aprobación. Pero debe conseguirse la aprobación final antes de que podamos declarar victoria para todos los ancianos. Y declarar victoria es lo que hay que hacer; las propuestas consideradas son, para mí, las adecuadas. Por ejemplo, los beneficios para medicinas bajo receta que están hoy siendo considerados por el Congreso alentarían a empleadores a continuar la cobertura de medicinas para jubilados. En este momento, muchos empleadores están abandonando esta cobertura. Varios elementos de la legislación sobre beneficios Medicare para medicinas bajo recetas harían la continuación de la cobertura de medicinas por empleadores más barata a largo plazo, alentándolos así a mantener este beneficio para que menos americanos ancianos tengan que depender de Medicare para su cobertura médica en el futuro.

Algunos jubilados tienen cierto tipo de cobertura para medicinas, pero muchos de estos planes son limitados y no proveen una asistencia adecuada. La cobertura de HMOs (salud administrada) tiene veces limitaciones en sus servicios, los seguros Medigap no incluyen cobertura catastrófica de medicinas bajo receta, y la cobertura auspiciada por empleadores está sujeta a cada vez mayores restricciones. El Congreso puede brindar una asistencia adecuada, tratando de aprobar ahora un beneficio para medicinas bajo receta que permitirá al 93% de los jubilados usar una cobertura completa de estas drogas.

Los jubilados en nuestro país están esperando que el Congreso apruebe beneficios de drogas bajo receta que los aliente a participar en el programa como clientes además de beneficiarios. Todo jubilado que participe en el programa pagaría aproximadamente un dólar diario para el costo de la prima, y en pago recibiría un descuento del 50% en las medicinas en general. Este es un gran paso hacia el progreso y nos llevará al siglo XXI –como esperaban los creadores de Medicare.

Habiendo trabajado en el campo de la medicina por muchos años, no puedo insistir lo suficiente en la necesidad de aprobar una cobertura Medicare para medicinas bajo receta, ofreciendo a los beneficiarios más opciones, precios competitivos, y un precio razonable y asequible –lo que promoverá la contención de costos a mayor escala, al mantener a nuestros ancianos saludables y alejados del hospital.

Bob Deuell es médico de práctica familiar y socio de Asociados en Asistencia Primaria de Greenville. También representa al Distrito 2 en el Senado de Texas.

arriba