Senador Robert F. "Bob" Deuell
El Senado de Texas
Distrito 2

DE DIFUSION INMEDIATA
7 de febrero de 2003

NOVEDADES DEL CAPITOLIO

El programa espacial debe seguir adelante

AUSTIN – La mañana del 1° de febrero, miré con el resto del mundo y esperé noticias sobre la nave espacial Columbia. Viendo imágenes de la nave como un rayo en el cielo de Texas, nos dimos cuenta del destino de los siete astronautas a bordo antes de escuchar la declaración oficial.

Aunque el desastre del Columbia es difícil de comprender, además de las familias de los astronautas y la familia de la NASA, los que más me apenan son los niños del mundo. No tienen edad todavía para entender que el progreso envuelve sacrificio, a veces aún el máximo sacrificio de la propia vida.

Mi generación creció con nuestro programa espacial. Desde que era niño he observado como continuamos expandiendo los horizontes de nuestra exploración. Durante ese tiempo he visto desafortunadas tragedias y pérdidas de vidas. En 1967, tres astronautas del Apolo murieron en el fuego al hacer una prueba en la plataforma de lanzamiento. La mayoría de nosotros somos lo suficientemente grandes para recordar la explosión del Challenger en 1986 que costó siete vidas, incluyendo la primer maestra astronauta.

Pero el programa espacial también nos ha mostrado gran heroísmo. Como en 1970, cuando la tripulación del Apolo XIII logró retornar a tierra después que una explosión los forzara a abandonar su misión.

También he sido testigo de grandes logros. Hemos visto naves automáticas desplazarse sobre la faz de Marte y hombres dando pasos en la luna. Gracias al programa espacial también hemos observado grandes avances en las ciencias, ingeniería y medicina que nos benefician a todos.

La historia de nuestra civilización, nuestro país y nuestro estado está poblada de historias de hombres y mujeres que han puesto la libertad, exploración y humanismo por encima de toda consideración personal. En siglos pasados, hemos tenido exploradores geográficos como Colón, De Soto, Lewis y Clark, Edmund Hillary y Robert Scott. Pero también ha habido exploradores de otro tipo: los científicos –Galileo, Pasteur, Salk, Cooley y muchos más.

Los astronautas y sus familias conocían el riesgo que enfrentaban. Fueron capaces de pasar por esos riesgos en un esfuerzo por hacer del mundo un mejor lugar donde vivir y para avanzar la causa humanística.

Que los tejanos honren su memoria mirando hacia adelante en todo lo que hacemos, y dedicando nuestras vidas para hacer del mundo un mejor lugar. Hemos demostrado esto, y podemos continuar demostrándolo, trabajando con las autoridades para alertarlos si encontramos piezas de la nave.

Esta tragedia de hoy hará que nos cuestionemos y analicemos nuestro programa espacial, y así debe ser. Pero el programa espacial seguirá adelante y así debe hacerlo. Me sentí alentado por las palabras y determinación del Presidente George W. Bush cuando asistió al servicio en Houston.

“Este esfuerzo por la exploración y el descubrimiento no es una opción que tomamos, es un deseo impreso en el corazón humano. Somos esa parte de la creación que trata de entender toda creación”, dijo el Presidente Bush. “Buscamos los mejores entre nosotros, los mandamos a una oscuridad desconocida, y rezamos porque vuelvan. Se van en paz por toda la humanidad, y toda la humanidad está en deuda con ellos”.

Le aconsejo que visite la NASA para aprender más sobre su misión, su historia y sus planes para el futuro. Hay disponible gran cantidad de información en la página Internet www.nasa.gov, o escribiendo a NASA Headquarters, Washington DC 20546.

Por favor comuníquese con mi oficina para tratar éste u otros temas. Para comunicarse con el Senador Deuell sobre el proceso legislativo, llame a su oficina en el Capitolio: (512) 463-0556, o escriba a: Sen. Bob Deuell, Texas Senate, P.O. Box 12068, Austin, Tx 78711. El sitio Internet del Senado de Texas es www.Senate.state.tx.us. La dirección electrónica del Senador Deuell es: bob.deuell@senate.state.tx.us

arriba