AVISO A LOS MEDIOS
del Senador Carlos Uresti

DE DIFUSION INMEDIATA
Diciembre 16, 2010
CONTACTO:
Mark Langford (210) 932-2568

Uresti introduce medidas sobre derechos de niños en adopción, consumo de tabaco por adolescentes, y exámenes a recién nacidos

El Senador Carlos Uresti presentó el jueves tres medidas diseñadas para fortalecer la salud y seguridad de los niños y jóvenes de Texas, incluyendo una carta de derechos para niños provenientes de hogares problemáticos y puestos en el sistema de adopciones.

Las otras dos medidas aumentarían la edad legal para fumar en Texas a 19 años y dispondrían exámenes de oído para recién nacidos.

Introduciendo estas medidas por adelantado para la Legislatura 82º que comienza el 11 de enero, Uresti señala que serán prioridades en su agenda legislativa.

La medida SB 269 crearía la Carta de Derechos de Niños en Adopción, que enumeraría los derechos infantiles bajo ley estatal y federal relativos a la totalidad de su cuidado y bienestar. Esto incluye el derecho a estar libre de abuso, negligencia, explotación, discriminación y acoso, y el derecho a alimentación, vestido, refugio, educación y atención médica.

“La mayoría de los niños en el sistema de adopciones han sido maltratados, explotados o abandonados por sus padres biológicos”, dijo Uresti. “Mientras se ajustan al sistema de adopciones y aprenden a confiar nuevamente en alguien, esta medida explicaría todos sus derechos disponibles bajo la ley y protegería su salud, seguridad y otros intereses”.

La medida trata los derechos relativos a confidencialidad, tratamientos médicos, intervención en conducta, ubicación con hermanos y contacto con familiares, participación en actividades extracurriculares y comunitarias, interacción con maestros, miembros de la iglesia y otros fuera del sistema de adopciones, y actividades religiosas.

La SB 268 aumentaría la edad legal para fumar y comprar productos de tabaco de 18 a 19 años, lo que podría ayudar a romper el ciclo de adicción al tabaco que comienza generalmente en la adolescencia.

Según la agencia Centros para el Control de Enfermedades, casi uno en cada cinco tejanos mayor de 18 años es fumador regulare –más de 3.2 millones de personas.

Estudios muestran que simplemente retrasando el acceso al tabaco reduce el riesgo de que los adolescentes se transformen en adictos durante sus años más formativos, pero eso es difícil de lograr cuando los jóvenes de 18 pueden comprar cigarrillos legalmente, llevarlos a la escuela y repartirlos entre sus amigos más jóvenes. De hecho, la mayoría de los fumadores menores no compran sus cigarrillos. Un estudio revela que alrededor del 60 por ciento obtiene sus cigarrillos de otras fuentes, y una cantidad significativa tiene a quien le compre el tabaco.

“Aumentando la edad para fumar limitaría la disponibilidad a la gran mayoría de estudiantes de secundaria, la mayoría de los cuales ya se han graduado cuando cumplen los 19”, señaló Uresti. “Con esta disminución en disponibilidad habría una correspondiente disminución en acceso para adolescentes menores”.

Aumentar la edad para fumar proveería otros beneficios también. Asombrosamente se estima que 503,000 menores de 18 años en Texas mueren hoy prematuramente a consecuencia del uso de tabaco. El costo anual en salud de Texas asociado a complicaciones por el consumo del tabaco es de $5.83 billones, con “pérdidas en productividad” estimadas, que incluye ausencia laboral debido a enfermedades relativas al tabaco, llegando a casi $7 billones.

Uresti también introdujo la SB 270, que requeriría que los bebés recién nacidos sean examinados por problemas del oído. Esta medida se genera con la aprobación en 2009 de la Ley Greyson, que expandió el programa estatal de exámenes para recién nacidos de 29 a 49 condiciones médicas.

“Es vitalmente importante que agreguemos los trastornos del oído a la lista de exámenes”, dijo Uresti. “Cuanto antes sepamos sobre problemas de oídos en bebés, menos costoso y más fácil será tratarlos”.

El Senador Carlos Uresti representa al Distrito Senatorial 19, un área de 55,000 millas cuadradas que se extiende desde la ciudad de San Antonio en el Condado Bexar hasta el Valle Bajo del Condado El Paso, e incluye aproximadamente 750,000 habitantes. Es el mayor distrito legislativo en la nación.

Top