COLUMNA DE OPINION
del Senador Carlos Uresti

DE DIFUSION INMEDIATA
Agosto 20, 2010
CONTACTO:
Mark Langford (210) 932-2568

Distritos de aguas subterráneas: Madre Natura necesita una mano

Madre Natura ha bendecido a Texas de muchas formas –con un clima cálido, abundantes recursos naturales y la belleza de sus montañas, altos desiertos, bosques de matorrales, largas costas de playa y ondulantes planicies.

Pero, honestamente, ha sido algo mezquina con el agua.

Eso es especialmente cierto en Texas Oeste, donde el viejo dicho: “El whisky es para tomar y el agua para pelear” estará en nuestra mente en la próxima sesión de la Legislatura. El agua es esencial no solo para el crecimiento económico, sino para sostener nuestras ciudades, granjas, ranchos e industrias. Y al seguir creciendo el estado, hay cada vez menos agua disponible.

Ciudades en toda Texas están en busca de agua, y como el agua de la mayoría de los ríos y lagos ya está comprometida, buscan entonces en áreas rurales donde todavía hay aguas subterráneas.

La única protección que tienen los residentes del campo cuando ciudades o especuladores llegan por el agua es su distrito local de aguas subterráneas. Existen 98 de estos distritos en Texas, ellos regulan excavaciones, separación y bombeo, y la exportación de agua fuera de sus límites.

Por ley, estos distritos no pueden discriminar a aquellos que desean exportar aguas subterráneas, pero pueden fijar reglas y regulaciones para dirigir el proceso y asegurar que las exportaciones generen ingresos extra para el distrito. Y si se demuestra que una continua explotación afectará negativamente al acuífero, estos distritos podrían cortar la producción.

Los distritos de agua subterránea se enfocan generalmente en proteger el uso histórico –el derecho de esos bombeadores que tienen una historia comprobable de uso del agua en el acuífero. Una vez que se satisfacen esos derechos, y si estudios científicos muestran que hay más agua disponible, el distrito podrá entonces aceptar solicitudes para nuevos usos, por orden de llegada.

Pero se han producido algunos problemas con este método que la Legislatura tendrá que resolver en algún momento.

Por ejemplo, en algunos distritos los especuladores han obtenido permisos para bombear y exportar agua sin tener todavía clientes. Algunos distritos permiten que aquellos con permiso retengan sus derechos aunque no usen el agua, sacando el agua disponible fuera de circulación.

Y algunos distritos, en un esfuerzo por ahorrar el agua para el futuro, parecen haber desestimado la cantidad disponible para sostenimiento y sacado ese agua fuera de circulación también. Otros distritos han sido creados con el único fin de exportar agua fuera de sus límites geográficos.

La última sesión de la Legislatura vio el intento de crear el Distrito Texas Oeste de Recursos de Agua. Sus amplios poderes propuestos, incluyendo el derecho a expropiar, fueron diseñados para transportar aguas subterráneas del Condado Pecos a través de grandes distancias de un árido oeste de Texas.

Yo luché contra la creación de este distrito y seguiré haciéndolo en la Legislatura 82º. Ése es solo un tema relativo al agua que debe solucionarse. El Condado Uvalde también enfrenta la amenaza de exportación de agua, el distrito del Condado Kinney es altamente disfuncional, y los distritos de aguas subterráneas en los condados Presidio y Brewster deben tener mayor autoridad y apoyo.

El agua es un recurso que todos necesitamos para vivir y prosperar. Nuestro estado no puede progresar si agencias de gobierno locales imponen controles irracionales en el movimiento y uso de este valioso recurso, que se le olvidó a Madre Natura para el Oeste de Texas.

En enero, la Legislatura deberá darle a ambos una mano.

Carlos I. Uresti es el senador del Distrito Senatorial 19, un área de 23 condados a lo largo de la frontera EEUU-México, desde San Antonio al Condado El Paso.

Top