COLUMNA DE OPINION
del Senador Carlos Uresti

DE DIFUSION INMEDIATA
Agosto 5, 2010
CONTACTO:
Mark Langford (210) 932-2568

A pesar de los males del presupuesto, el compromiso del estado con la educación pública debe seguir siendo fuerte

Al prepararse las familias de Texas para el comienzo del nuevo año escolar, es un signo de fe en muchos padres que su distrito escolar local tendrá siempre los recursos necesarios para tener éxito y preparar a sus hijos para el futuro.

Esa sería una suposición peligrosa, especialmente este año.

Cuando los legisladores estatales regresen a Austin en enero para la Legislatura 82º, se enfrentarán a muchos desafíos –un déficit presupuestario de $18 billones, el principal entre otros. Serán necesarios penosos recortes, nuevas fuentes de ingresos y una estricta adherencia a prioridades básicas para balancear el próximo presupuesto.

Una de esas prioridades es la educación pública. Independientemente de las presiones presupuestarios que enfrentamos, la educación debe verse como una inversión en el futuro, y los legisladores no debemos retroceder en nuestro compromiso por brindar los recursos y políticas públicas necesarias para que prospere.

De San Antonio a San Elizario, de Pecos a Eagle Pass, las escuelas públicas son el corazón y alma de comunidades en todo el Distrito Senatorial 19. Ellas son motores económicos que proveen empleos y estimulan el desarrollo económico, fuente de orgullo y centro del espíritu de la comunidad. Solo mire las canchas de fútbol locales los viernes a la noche en otoño.

Reducir los fondos estatales para escuelas públicas tendría enormes consecuencias en las comunidades.

Como otros en Texas, los 62 distritos escolares en el Distrito Senatorial 19 dependen de fondos estatales para suplementar los ingresos por impuestos locales a la propiedad; aquellos con más bajo valor de propiedades reciben un mayor porcentaje en el financiamiento estatal. En el Distrito 19, el 70% de los distritos escolares están por debajo del promedio de ingresos, muchos de ellos por cantidades importantes. Aumentar los impuestos locales a la propiedad no proporcionaría mucho más ingreso, aún si los propietarios de viviendas y negocios locales asumen una mayor carga.

Los distritos escolares han tenido cierta libertad en fijar los impuestos a la propiedad, pero 69% de ésos en el Distrito 19 ya están gravando a lo máximo permitido sin la aprobación de votantes. Otro 18% ha obtenido aprobación de votantes en el pasado, y la mayoría de ésos gravando al mayor índice permitido por ley en Texas.

Así que, claramente, el estado no puede reducir su parte en el financiamiento a escuelas públicas. Realmente, para atraer y retener maestros talentosos y mantener altos niveles educativos, la Legislatura debería brindar aún más recursos a la educación pública, especialmente a los distritos más pobres.

Y nuestro compromiso con la educación no debería terminar ahí. Se necesita más que dinero para asegurar que nuestro sistema de educación pública sea exitoso.

Recientemente, la Junta Estatal de Educación votó estrechamente a favor de transferir $100 millones del Fondo Permanente de Escuelas para establecimientos escolares chárter. Éste no es un uso apropiado del Fondo, y los legisladores deben asegurar que la Junta no proceda con este equivocado plan.

La Legislatura también debe asegurar que la Agencia de Educación de Texas desarrolle e implemente un sistema justo y acertado de responsabilidad académica en escuelas públicas. Primero de todo, debemos terminar con la Medida de Proyección en Texas (Texas Projection Measure o TPM) –una fórmula que cuenta a estudiantes como que aprobaron el examen de escritura a pesar de fallar en todas las preguntas, si éstos aprueban marginalmente el examen de lectura y matemáticas.

La TPM no nos da una medida acertada del progreso estudiantil, sino falsas esperanzas y equívocos sobre sus logros y los de las escuelas. Necesitamos un sistema de responsabilidad académica que dé a los estudiantes la oportunidad de mejorar, no uno designado para dejar bien parados a los burócratas de la educación.

Cuando su hijo vaya a la escuela el primer día de clases este año, considere cuán crucial es su escuela local en su futuro. Pienso usted coincidirá en que nada de lo que hace la Legislatura es más importante que mantener nuestro compromiso con la educación pública.

Carlos I. Uresti es el senador del Distrito Senatorial 19, un área de 23 condados a lo largo de la frontera EEUU-México, desde San Antonio al Condado El Paso.

Top