COLUMNA DE OPINION
del Senador Carlos Uresti

DE DIFUSION INMEDIATA
Fecha: Septiembre 11, 2008
CONTACTO:
Vanessa Macias Ballou (512) 470-0292

Fortaleza en los hermanos
por el Senador Carlos I. Uresti

Un artículo que leí recientemente criticaba al Departamento de Servicios Familiares y de Protección (DFPS) de Texas por separar a hermanos en casos de maltrato o negligencia, y deducía que DFPS trata de mantener a los hermanos separados. Durante mis once años en la Legislatura de Texas, la separación de hermanos siempre ha sido un tema emocional y es un tema sobre el que hemos aprendido mucho. Afortunadamente, lo que sabe nuestro corazón sobre la importancia de la cercanía entre hermanos ha sido documentado cuidadosamente en investigaciones. Tal vez la agencia Child Welfare Information Gateway (www.childwelfare.gov) lo describe mejor de esta manera:

“Las relaciones fraternales son emocionalmente poderosas y críticamente importantes no solo en la infancia sino durante toda la vida. La relación entre hermanos puede aportar una fuente significativa de continuidad en la vida del niño y es posiblemente la relación más larga que experimenta la mayoría de las personas. Investigaciones han demostrado que la calidez en las relaciones fraternales lleva a una menor soledad, menos problemas de conducta y mayor autoestima” (Stocker, 1994)

De esto se deduce que los niños a cuidado del estado necesitan a sus hermanos aún más que la mayoría de los niños. Los hermanos son un amortiguador ante circunstancias duras y producen un sentido de seguridad y bienestar. Investigaciones muestran que, para muchos niños, las relaciones fraternales promueven la recuperación (Werner, 1990; Sanders, 2004). Además, la ubicación de hermanos juntos puede mejorar el sentido de permanencia en niños bajo cuidado estatal. Un estudio reciente halló que ubicar a hermanos en un mismo hogar temporal está relacionado con un bastante mayor índice de reunificación familiar (Webster, Shlonsky, Shaw, & Brookhart, 2005).

La norma de los Servicios de Protección Infantil es que, cuando sea posible, los niños que se retiran de determinado hogar sean ubicados dentro de la misma familia adoptiva –a menos que sea en el mejor interés de uno o más hermanos estar separados. Cuando los hermanos no pueden ubicarse juntos, el trabajador social debe asegurar que sean ubicados con cuidadores comprometidos a ayudarlos a que permanezcan en contacto (visitas, llamadas, correspondencia), a menos que claramente no sea en el mejor interés de uno o más hermanos estar en comunicación (Manual de CPS, Sección 6314.1).

Entonces, sabemos cuál es la norma, pero ¿cuál es la realidad? En 2007, el promedio mensual de hermanos en cuidados sustitutos en el Condado Bexar era de 2,730 niños en 906 grupos de hermanos. El departamento pudo ubicar por los menos dos hermanos juntos el 75% de las veces, y todos los hermanos juntos por lo menos el 44.6% de las veces. El porcentaje menor obviamente refleja los mayores problemas de ubicar más hermanos juntos en una vivienda sustituta.

Las cifras demuestran que se hace un esfuerzo por mantener juntos a los hermanos y se toman pasos en cada sesión para asegurar que se disponen mejoras en este área. Uno de esos pasos fue la medida SB 804, que permite a familias que han adoptado un niño la posibilidad de adoptar a un hermano. Yo logré aprobar la legislación durante la Sesión Legislativa 80º y entró en vigor el 1º de septiembre de 2007. Otro paso fue la medida HB 1481 del Diputado Castro, que yo promoví en el Senado. Esta medida permite a un hermano adulto iniciar juicio requiriendo la tutoría de su hermano, cuando la relación padre-hipo entre el niño y todo padre con vida fue dada por terminada en un juicio introducido por DFPS.

Otra mejora necesaria fue hacer conocer a los niños su derecho con respecto a sus hermanos. Es por eso que soy autor del Acta de Derechos para Niños en Adopción, que trata específicamente temas de comunicación y ubicación de hermanos. El Acta de Derechos para Niños en Adopción ha sido implementada por DFPS, y dispone que estos niños tienen derecho a visitar y tener comunicación regular con su familia, incluyendo hermanos y hermanas, a menos lo prohíba una orden judicial o plan del caso. Si se limita la comunicación, los niños merecen una explicación que se documente en su registro.

Las normas de comunicación entre hermanos deben ser la base de los esfuerzos por reformar CPS, tanto para niños a cuidado del estado o los que son adoptados. La comunicación entre hermanos no es una opción sentimental, sino una necesidad para el sano desarrollo de la mayoría de los niños que pasan a cuidado del estado.

Carlos I. Uresti es el senador del Distrito Senatorial 19, un área de 23 condados a lo largo de la frontera EEUU-México, desde San Antonio al Condado El Paso.

Top