COMUNICADOS DE PRENSA
del Senador Carlos Uresti

DE DIFUSION INMEDIATA
Fecha: Febrero 29, 2008
CONTACTO:
Arthur Reyna o Vanessa Macías - (512) 463-0119

El deber cívico más importante

En años de elecciones, los americanos son bombardeados con cientos de mensajes políticos de candidatos que aspiran a ser desde presidente de precinto a presidente del país. Con esta sobrecarga de cobertura de los medios y publicidades pagas, no es sorprendente que los potenciales votantes puedan sentirse avasallados al punto de volverse apáticos. Muchos votantes creen que su voto individual no va a hacer ninguna diferencia en los resultados electorales y, consecuentemente, terminan dejando la decisión a los pocos que en verdad salen y emiten su voto.

Hasta ahora, ha habido un aumento significativo en el porcentaje de ciudadanos que votaron anticipadamente en Texas. El portal electrónico de la Secretaría del Estado predice que el 26% de los votantes registrados votarán anticipadamente; y, una semana antes del día de elecciones, el número de votantes anticipados se duplicó con respecto al del 2004. Esta participación es algo que nos debería enorgullecer a todos, sin embargo, es posible mejorarla.

En Estados Unidos, poco más de la mitad de nuestra población se registra para votar. Sacando países como Australia y Malta, donde el voto es obligatorio, Estados Unidos se ubica por debajo de Brasil, Japón, Rusia y la mayoría de los países europeos en términos del porcentaje de votantes. Este es un problema que nosotros como país debemos unirnos para resolver. Votar es nuestro deber cívico más importante, y está tan arraigado en nuestra herencia cultural americana, que me sorprende saber que tan poca gente al final es responsable de decidir quién nos representa en cargos públicos.

Para cuando usted lea esto, la votación adelantada habrá terminado, pero seguimos teniendo la oportunidad de votar el día de las elecciones (4 de marzo). Como funcionario público, mi posición hacia la participación de votantes debería ser clara. Recibo el privilegio de representar al Distrito Senatorial 19, así como a todos los tejanos, y lo hago con orgullo. La gente que me ha conferido esta magnífica oportunidad ha cumplido con su parte en el contrato “gobierno para la gente, de la gente”, y le urjo a los que todavía no han votado a que aporten su opinión en esta histórica elección.

El problema de la apatía del votante es muy complejo, con muchas posibles soluciones; sin embargo, lo único que tal vez es seguro es que ninguna solución individual podrá lograr la meta máxima del 100% de participación de los votantes. Aún los australianos votan en un 95%, y eso que ¡el gobierno los multa si no votan! Aunque este método es muy extremo para los estándares de EEUU, la participación de votantes resultante no debería serlo. Cuando nuestras vidas se vuelven cada vez más ocupadas y nuestros calendarios están sobrecargados de citas y listas de cosas que hacer, es importante recordar que América fue fundada por hombres y mujeres que abandonaron sus hogares porque no tenían voz en sus sociedades europeas. Nuestros antepasados trataron de que Estados Unidos y sus ciudadanos se superaran ideológicamente con respecto al resto del mundo, y eso significa votar para asegurar que el sagrado contrato entre gobierno y población sea cumplido.

El Senador Carlos Uresti representa al Distrito Senatorial 19, un área de 23 condados a lo largo de la frontera EEUU-México, desde San Antonio al Condado El Paso, incluyendo la totalidad o parte de los siguientes condados: Bandera, Bexar, Brewster, Culberson, Crockett, El Paso, Edwards, Hudspeth, Jeff Davis, Kinney, Loving, Maverick, Medina, Pecos, Presidio, Real, Reeves, Sutton, Terrell, Uvalde, Val Verde, Ward y Winkler. Cubriendo 55,000 millas cuadradas, el distrito contiene 62 distritos escolares y se extiende por dos husos horarios. El mayor distrito senatorial en extensión en los contiguos 48 estados, el Distrito Senatorial 19 es más grande que 24 estados y 25 países.

Top