Senador Glenn Hegar

COMUNICADO DE PRENSA
Marzo 25, 2013
Contacto: Lisa Craven
(512) 463-0118

El auge del petróleo da a la Legislatura motivación y oportunidades de tratar las necesidades de vialidad y transporte
Columna de Opinión conjunta de los senadores Glenn Hegar y Carlos Uresti

Google trajo recientemente su vehículo automanejable al Capitolio, y dio a legisladores y funcionarios estatales de transportación una vuelta al futuro. Pero aunque el Lexus híbrido está equipado con tecnología que le permite conducir sin un conductor al volante, no puede ir a ningún lado si no hay caminos.

Las autopistas urbanas de múltiples carriles, las carreteras interestatales, y los caminos estatales y condales son tan importantes para nuestra libertad de movimiento que los vehículos que conducimos, o que algún día ¡nos conducirán por sí solos! Es por eso que una de nuestras mayores prioridades en la Legislatura 83º es la infraestructura vial.

Texas ha hecho un buen trabajo en construir y mantener su sistema de carreteras. Según un informe de la Reason Foundation, incrementamos nuestro gasto en vialidad por milla en 174 por ciento durante los últimos 20 años, más que todo otro estado. El estudio, reportado por el periódico Dallas Morning News, citó mejoras en toda categoría importante excepto en el número de los principales caminos rurales considerados demasiado angostos.

Los caminos rurales y condales presentan un problema específico --especialmente en regiones de producción energética--y no solo porque son muy estrechos. Durante los últimos años, grandes camiones petroleros han vapuleado a caminos condales que fueron construidos para automóviles, camionetas y equipo agrícola. Los caminos condales en las regiones de Eagle Ford Shale, Barnett Shale y Permian Basin se están deteriorando bajo las ruedas de estos grandes camiones, y los condados necesitan ayuda en el mantenimiento y reparaciones.

Actualmente solo alrededor de $6 millones del presupuesto bienal del Departamento de Transportación de Texas (TxDOT) están dedicados a caminos condales, cuando hay una necesidad demostrada de más de $700 millones. Muchos tejanos nunca han conducido por caminos condales, pocos de los cuales están pavimentados. Pero por su importancia en la agricultura y la industria energética, debemos cuidarlos mejor.

El día después de que el vehículo automanejable de Google fue exhibido en Austin, un economista del Banco Federal de Reservas en Dallas dijo que el auge de la industria energética en Texas está ayudando a que su economía crezca más rápidamente que la de la nación en general. Él dijo al San Antonio Express-News que los empleos en el sector del petróleo ayudaron a poner a Texas en el puesto número tres en términos de crecimiento laboral. Solo North Dakota (Nº 1), y Utah (Nº 2) están creciendo a mayor velocidad, gracias a sus propios yacimientos.

Debido a los grandes beneficios que el auge del petróleo aporta a las familias trabajadoras de Texas, sus condados y comunidades, y por lo que representa en nuestra economía y la libertad garantizada por la movilidad, debemos planear cuidadosamente de cara al futuro. No queremos matar a la gallina de los huevos de oro que nos ha dado tanta prosperidad, y eso significa cuidar de nuestros caminos.

Exactamente cómo reconocer, cuantificar y en definitiva arreglar el daño hecho a nuestros caminos es la pregunta del millón de dólares --o, más exactamente, muchos, muchos millones--que la Legislatura debe ahora responder. La mecánica de esta compleja ecuación se sigue debatiendo. Un método contempla usar el fondo de emergencias, mientras que otro alteraría el cálculo del impuesto a la propiedad en reconocimiento al explosivo crecimiento de yacimientos en el estado. De una u otra manera, estamos determinados a hallar una solución a los temas indeseados y muy sustanciales de seguridad y estructura que el auge del petróleo en la Texas del siglo XXI ha producido.

La Legislatura tiene la rara oportunidad en esta sesión de tratar todas nuestras necesidades de infraestructura vial --desde las más anchas autopistas a los polvorientos caminos de caliche. Afortunadamente, han un amplio consenso bipartito en que debemos hacer esta inversión.

Hay muchos caminos hacia el futuro, y debemos mantenerlos si queremos llegar ahí.

El Senador Hegar sirvió dos términos en la Cámara de Representantes y hoy representa al Distrito 18 del Senado de Texas, el que contiene más de la tercera parte de la costa tejana. Es tejano por sexta generación y se gana la vida trabajando la tierra que tiene su familia desde medidados de los 1800s. Reside actualmente en Katy, Texas con su esposa Dara y sus tres hijos: Claire, Julia y Jonah.

arriba