Senador Glenn Hegar

COMUNICADO DE PRENSA
Abril 15, 2011
Contacto: Lisa Craven
(512) 463-0118

Los tejanos se beneficiarán de la reestructuración y revitalización de la Comisión de Ferrocarriles

AUSTIN – En 1977, la Legislatura de Texas creó la Comisión Asesora Sunset para identificar y eliminar el derroche, duplicación e ineficiencia en agencias gubernamentales. Durante más de tres décadas, la Comisión de 12 miembros ha examinado las normas y programas de más de 150 agencias estatales, cuestionando la necesidad de su continuación, buscando posibles duplicaciones de servicios o programas públicos, y considerando nuevos e innovadores cambios para mejorar las operaciones y actividades de cada agencia. Como resultado de estos esfuerzos, los contribuyentes de Texas se han beneficiado con más de $783 millones en ahorros y docenas de agencias estatales más simplificadas y eficientes, y, en varias situaciones, la total abolición de agencias estatales que ya no beneficiaban a los contribuyentes de Texas.

En el último año y medio, las operaciones de la Comisión de Ferrocarriles de Texas, de 120 años, han sido examinadas como parte de la inspección bienal de la Comisión Sunset. Como la agencia regulativa más antigua del estado, los comienzos de la Comisión de Ferrocarriles estaban enraizados en la regulación de precios y tarifas de ferrocarriles. Hoy, la Comisión de Ferrocarriles está encargada específicamente de supervisar la industria del gas y petróleo en Texas –un sector importante de la economía del estado, aunque continúa llena de desafíos en el siglo XXI.

Por gran parte de su larga existencia, la Comisión interactuó principalmente con productores de gas y petróleo y habitantes rurales de Texas. Hoy, sin embargo, cuando los avances tecnológicos permiten la explotación del gas y petróleo en áreas del estado que antes se consideraban económicamente imposibles, la Comisión enfrenta un nuevo tipo de problemas regulativos y una población que no tiene familiaridad con la industria del gas y petróleo.

La inspección Sunset a la Comisión de Ferrocarriles se ha dado en medio de estos eventos que cambian el juego, cuando la explotación del gas y petróleo continúa extendiéndose a áreas urbanas y suburbanas del estado, muchas veces seguida por la protesta del público contra tales empresas. Los miembros y personal de la Comisión Sunset evaluaron la estructura y funciones de la Comisión de Ferrocarriles en el contexto de este nuevo ambiente regulativo e identificaron varios problemas críticos en la supervisión, financiamiento y proceso de cumplimiento de la agencia.

Aunque histórica, la Comisión de Ferrocarriles, de tres miembros electos, es una verdadera anomalía en el gobierno de Texas. Pocas agencias tienen juntas directivas de tiempo completo y ninguna de ellas tienen varios miembros electos a nivel estatal. Al evaluar este ente especial y la necesidad de empujar a la Comisión de Ferrocarriles al siglo XXI, la Comisión Sunset determinó que ya no había necesidad de una estructura de tres miembros electos. De hecho, los críticos arguyen que la elección de sus directivos está en conflicto con el fin regulativo de la agencia, dado que el costo de campañas a nivel estatal suele depender de contribuciones de la misma industria que regula. Sumado a estas inquietudes, es la posibilidad de que los votantes y el público en general se confundan sobre las actuales funciones de la agencia, dado su caduco nombre. Es interesante que un reciente y no exitoso candidato a la Comisión de Ferrocarriles incluyó la seguridad de ferrocarriles como parte de su plataforma de campaña, aunque la Comisión no tiene absolutamente nada que ver con la seguridad de ferrocarriles, ni con los ferrocarriles.

En años pasados, los directores de Ferrocarriles se consideraban como uno de los funcionarios más poderosos en el gobierno estatal. Ansiaban este puesto y permanecían en la agencia por muchos años. Sin embargo, en las últimas décadas, los directores de Ferrocarriles han usado continuamente su cargo como otro peldaño en la escalera política, en búsqueda de un mejor puesto. Un director renunció a mitad de su mandato para presentarse a candidato del Senado, cargo ocupado hoy por la Senadora Kay Bailey Hutchison, y un segundo director está hoy postulándose al mismo cargo. Esta puerta giratoria produce la sensación de que las funciones de un director de Ferrocarriles no son importantes. Nosotros como Legislatura hemos permitido esto al sostener un ambiente en que tres grandes peces políticos se encuentran en la misma laguna con un ojo puesto en la manera rápida y fácil de saltar a la próxima y más grande.

Un potente testamento de los problemas creados por este ambiente se encuentra en una carta de un ex empleado de la Comisión de Ferrocarriles: “Como ex director de una grande y dinámica oficina de distrito de la Comisión, yo tuve que lidiar con tres ‘jefes’ de manera diaria. La naturaleza política de los tres directores suele provocar metas conflictivas, desafíos a decisiones en base a un razonamiento dudoso, y derroche económico. Como ejemplo, un director podría favorecer la tecnología en detrimento de otro tipo de gasto de capital, mientras que otro director podría simultáneamente apoyar los muy necesarios vehículos para el campo en vez de computadoras, mientras un tercero podría hacer campaña para un tercer programa, tal vez más personal en el campo por ejemplo”.

Pasar a un solo director brindaría al público, la industria y la legislatura un solo responsable de transparencia, promovería la coherencia en la dirección de la agencia, y ahorraría al estado más de $1.2 millones al año, un ahorro crítico en momentos en que recortes a nuestro presupuesto en educación amenazan el empleo de nuestros preciados maestros de escuelas públicas.

Otro aspecto inusual de la estructura de la agencia tiene relación con su financiamiento. Aunque la industria del gas y petróleo, de estimadamente $186 billones, hace una significativa contribución al estado, la Comisión depende de Ingresos Generales para financiar casi la mitad de su presupuesto de más de $50 millones para la supervisión de esta industria. En contraste, la mayoría de las demás agencias de regulación estatal deben autofinanciarse y no son subsidiadas por los dólares de contribuyentes. Este actual modelo de financiamiento también limita la capacidad de la agencia para reaccionar ante fluctuaciones en la industria, como la necesidad de más inspectores cuando se expanden las excavaciones inesperadamente.

Es debido a estas convincentes razones que los miembros de la Comisión Sunset votaron arrolladoramente no solo por cambiar el nombre de la agencia al más exacto Comisión de Gas y Petróleo de Texas, sino por hacer no solo cambios cosméticos al reformar elementos estructurales claves de la agencia para mejor cumplir con su misión, como regulador estatal principal de la industria de gas y petróleo. La decisión de la Comisión Sunset para pasar de tres funcionarios electos a nivel estatal a un funcionario electo a nivel estatal fue drástica e histórica. La decisión se propuso con total conocimiento que enfrentaría resistencia. A pesar de esto, el cambio es necesario si queremos asegurar verdadera responsabilidad dentro de la ahora llamada Comisión de Gas y Petróleo de Texas, que debe aprobar el gran examen de equilibrar la protección de los tejanos y nuestro medioambiente, y a la vez asegurar que el sector de gas y petróleo continúa siendo vibrante en Texas. Por estas y otras razones, como presidente de la Comisión Sunset, yo presenté legislación para que estas recomendaciones se conviertan en ley.

La medida SB 655 fue aprobada por el Senado de Texas con amplio apoyo bipartito --un voto de 28 a 3. Estoy orgulloso de que mis colegas senadores se me unieran en tomar estos radicales e históricos pasos para hacer la regulación de la industria de gas y petróleo de nuestro estado más eficiente y autosustentable. El asunto es considerado ahora por la Cámara de Representantes, y espero que sus miembros se nos unan para revitalizar la agencia encargada de proteger a los ciudadanos de Texas, nuestros recursos naturales y una de las industrias más vitales de nuestro estado.

El Senador Hegar sirvió dos términos en la Cámara de Representantes y hoy representa al Distrito Senatorial 18 en el Senado de Texas. Tejano por sexta generación, se dedica a la cosecha de arroz y maíz en tierras que pertenecen a su familia desde mediados de los mil ochocientos. Reside actualmente en Katy, Texas, con su esposa Dara y sus tres hijos: Claire, Julia y Jonah.

arriba