Senador Glenn Hegar

DE DIFUSION INMEDIATA
Julio 9, 2007
Contacto: Deidra García
(512) 463-0118

El shock del gobernador por el supuesto alto precio de un billón de dólares es infundado
por el Senador Estatal Glenn Hegar, y los Diputados Estatales Beverly Woolley y William A. Callegari

Al defender su veto al proyecto de ley HB 2006 (Houston Chronicle, Julio 2, 2007), el Gobernador Rick Perry difama la medida de protección a los derechos de propiedad que fue aprobada por la Legislatura 80º con margen arrasador y apoyo bipartito.

El principal argumento del gobernador es el shock causado por el supuesto (e infundado) precio de un millón de dólares. La HB 2006 podría producir un aumento en el costo de las expropiaciones, pero este aumento en el costo solo resalta el hecho de que los propietarios no están adecuadamente compensados en este momento. El costo de un proyecto, como una carretera, es fijo y no varía al cambiar la ley de dominio eminente (expropiaciones). Actualmente, una carga desproporcionada del costo de esos proyectos es asumida por los propietarios, que se enfrentan a pérdidas no compensadas por rubros cuantificados y objetivos cuando se les expropia su tierra.

Compensaciones adecuadas o justas, como lo requiere la Constitución de los Estados Unidos y de Texas, son fondos públicos pagados a personas cuya propiedad, incluyendo todo negocio o vivienda, es tomada forzosamente por el gobierno. A algunos contribuyentes le podría beneficiar el veto del Gobernador Perry, pero a costa de unos cuantos propietarios afectados, que también son contribuyentes.

Por supuesto, el supuesto precio de $1 billón anual debe ser examinado detenidamente. A través del proceso legislativo, que incluye múltiples audiencias de comité y varios borradores de las medidas, el Departamento de Transportación de Texas declaró que “el impacto fiscal en el estado no puede estimarse”. Cuando la medida estuvo ante el comité, la Liga Municipal de Texas registró una posición neutral y la Asociación de Condados de Texas estuvo notablemente ausente. A pesar de esto, ambas organizaciones estiman ahora que la medida “resultaría en significativos aumentos en el costo para municipalidades y condados”.

Aún más, la enmienda “funde bancos” que menciona el Gobernador Perry fue añadida en el Senado por el Senador Glenn Hegar (R-Katy). Sin embargo, la enmienda del Senador Hegar no fue añadida a la medida a último momento. El senador introdujo la SB 1711 el 9 de marzo del 2007, más de dos meses antes de que la medida fuera agregada como enmienda a la HB 2006. Además, la medida del Senador Hegar fue aprobada por el pleno del Senado sin ninguna oposición o comentario de nadie, incluyendo el gobernador, sobre la consecuencia fiscal para los contribuyentes.

Para la SB 1711, como la HB 2006, las implicaciones fiscales para el estado no pueden estimarse. La nota fiscal de la SB 1711 dispone que no hay implicación fiscal para gobiernos locales. A pesar de esto, el Gobernador Perry cita la enmienda de Hegar como la piedra al cuello de la medida, a pesar de que el precio de $1 billón de la HB 2006 no está reflejado en ningún lugar del registro legislativo.

Sea el que sea el costo real de la HB 2006, el veto del Gobernador Perry a la HB 2006 da prioridad a las insaciables demandas del gobierno por sobre una de las libertades individuales básicas que nos distingue de tantos que no disfrutan de libertad: el derecho a la propiedad privada. El estado siempre debería estar a favor de los derechos de propiedad privada, por ser uno de los principios de fundación de nuestra república democrática. El estado sobrevivirá los mayores costos de construcción vial. Pero no puede sobrevivir si no se asegura y fortalece el derecho a la propiedad.

arriba