Senador Glenn Hegar

DE DIFUSION INMEDIATA
Febrero 5, 2007
Contacto: Lisa Craven
(512) 463-0118

Senador Hegar introducirá legislación para revertir la Orden Ejecutiva del Gobernador Perry para vacuna VPH
Alega riesgo para la salud y seguridad de los niños en Texas, así como para el derecho de los padres

AUSTIN – El Senador Estatal de Texas Glenn Hegar (R-Katy) anunció hoy que intenta introducir una legislación para revertir la Orden Ejecutiva del Gobernador Perry, que ordenó inocular múltiples dosis de la vacuna Gardisil contra el VPH a toda niña de 11 y 12 años de edad. Por medio de su Orden Ejecutiva, el gobernador hace a Texas el primer estado en la nación en ordenar la vacuna, aunque Merck, su productora, todavía está conduciendo investigaciones para determinar sus verdaderos beneficios.

“El cáncer es una enfermedad devastadora con un tremendo impacto en nuestro estado y nación. Mi propia vida se ha visto trágicamente afectada con la pérdida de familiares y amigos a causa de esta terrible enfermedad, y es por eso que apoyo totalmente los esfuerzos de nuestros grandiosos equipos de investigación médica para hallar soluciones significativas que erradiquen toda forma de cáncer”, dijo el Senador Hegar. “Desafortunadamente, la orden ejecutiva del Gobernador Perry, disponiendo que niñas de 11 y 12 años reciban la vacuna Gardisil o no podrán asistir a clases, no es lo mejor para nuestro estado, ni lo mejor para los padres de Texas y sus hijos”, agregó Hegar.

Hegar señaló que introduciría legislación para revertir la orden ejecutiva del gobernador que intenta ignorar a la Legislatura, porque tales mandatos quitan el derecho de los padres a tomar decisiones médicas para sus hijos, usurpando la autoridad paterna/materna.

El Senador Hegar dijo que la orden ejecutiva de Perry fija un peligroso precedente y fuerza a los padres que no quieren que sus hijas reciban la vacuna a utilizar la cláusula de ‘optar por no’. “Esta vacuna debería hacerse disponible a aquellos padres que la quieren para sus hijas, pero no se debería obligarlos si no la quieren”, dijo Hegar. “A los padres se les debería permitir ‘optar por sí’ en beneficio de sus hijos. Ningún padre debería ser forzado a ‘optar por no’”, agregó el senador.

Hegar dijo que, además de su preocupación por el desafío a la autoridad paterna del mandato, también está muy inquieto por los efectos a largo plazo de la vacuna. Hegar dijo que la vacuna Gardisil solo fue aprobada por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de Estados Unidos en junio del 2006, y que todavía se están haciendo estudios clínicos de la vacuna. Hegar recalcó que Merck todavía no está seguro si la vacuna tendrá un efecto duradero o si la vacuna perderá su efecto después de un tiempo, lo que, señaló, podría llevar a que un público desinformado tome decisiones arriesgadas pensando que ya no está en peligro de contraer el virus VPH.

Hegar dijo que un mayor riesgo es que la vacuna Gardisil proteja sólo contra cuatro variedades del virus VPH que pueden causar cáncer cervical, mientras que el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades reporta que más de 100 variedades del VPH pueden causar verrugas genitales, y el 30 por ciento de las variedades de alto riesgo trasmitidas sexualmente pueden causar cáncer cervical. Mientras que las cuatro variedades del virus VPH protegidos por la vacuna Gardisil son responsables de hasta un 70 por ciento de los cánceres cervicales, todo aquel que recibe la vacuna Gardisil seguirá necesitando un examen PAP regular para detectar el cáncer cervical. “La vacuna ordenada por el Gobernador Perry solo podría disminuir el riesgo pero no prevendría que las mujeres desarrollen cáncer cervical”, agregó Hegar.

“Forzar a todas las niñas de 11 y 12 años en Texas a recibir la vacuna Gardisil no concuerda con la perdurable historia de porqué a los niños en Estados Unidos se les ordena inocularse con nueve vacunas contra trece enfermedades diferentes”, dijo el Senador Hegar. “Diferente a todas las otras vacunas ordenadas en Texas, Gardisil no eliminará una enfermedad prevenible en nuestro estado. En vez de eso, los padres recibirán la falsa esperanza de que sus hijas no contraerán cáncer cervical, lo que es una grave injusticia para estas jovencitas y sus familias”, agregó el Senador Hegar.

Hegar dijo que gracias a los exámenes PAP regulares y a actuales prácticas de salud en el Estado de Texas, el número de muertes por cáncer cervical ha disminuido regularmente. “No entiendo porqué el Gobernador Perry desea saltarse el debate en la Legislatura de Texas para ordenar una vacuna a mi hija que da a niñas y jovencitas un falso sentido de seguridad contra una enfermedad mortal. En vez de eso, deberíamos tener un sano debate en la Legislatura de Texas sobre este importante tema, y trabajar juntos para educar mejor a los tejanos sobre las opciones disponibles para reducir el riesgo de cáncer cervical”, dijo Hegar.

El Senador Hegar agregó que el alto costo del Gardisil la haría imposible para muchas familias de Texas, y aún esas mujeres y niñas que la reciben seguirían necesitando un examen PAP regular para determinar si están en riesgo de cáncer cervical.

El Senador Hegar dijo que se necesita mayor educación y estudios clínicos sobre la vacuna Gardisil antes de ordenar su uso en Texas. Señaló que el Washington Post informó recientemente que aunque la Academia Americana de Pediatría recomienda la vacuna para toda niña de 11 y 12 años, el Dr. Joseph A. Bocchini, presidente del Comité de Enfermedades Infecciosas de esta academia, dijo creer que es prematuro ordenar la vacuna Gardisil. El Dr. Bocchini declaró: “Creo que es demasiado temprano … Sería prudente esperar hasta tener mayor información sobre la seguridad de la vacuna”.

Hegar dijo que en una historia similar, el Baltimore Sun informó que la Academia Americana de Pediatría urge no apurarse, con un enfoque inicial en difundir información sobre el VPH y un mayor examen de la seguridad de la vacuna, que no ha sido examinada en gran escala. En el mismo artículo, el Dr. Martin Meyers, director de la Red Nacional para Información de Inmunizaciones, dijo: “A muchos de nosotros nos preocupa porque es un poco temprano para ordenar la inoculación de la vacuna VPH”.

El Senador Hegar dijo que en los Estados Unidos, a todos los niños se les requiere recibir nueve vacunas para 13 enfermedades diferentes. Cada una de estas 13 enfermedades han, en un momento u otro, representado una muy grave amenaza a la salud infantil en este país y en Texas. De estas 13 enfermedades, el tétano es la única enfermedad prevenible con vacuna que no es contagiosa. Las nueve vacunas requeridas por ley son aquellas contra: Hepatitis B (HepB), Difteria –Tétano-Tos ferina (DTaP), Hemofilia Influenza tipo B (Hib), Sarampión-Rubeola-Parotiditis (MMR), Varicela, Meningococo, Neumocócico, Influenza y Hepatitis A (HepA). En Texas, hay exenciones para estas vacunas obligatorias, bajo dos condiciones: 1) un doctor extiende un documento estableciendo que la vacuna(s) requerida causaría daño o sería perjudicial para la salud y bienestar del niño, ó 2) los padres/guardianes del niño optan por una exención a la orden de vacunación por razones de conciencia, como su fe religiosa. La ley en Texas, empero, no permite a los padres/guardianes optar por una exención simplemente por causar inconveniencia, como la pérdida del registro de vacunación o porque es problemático ir al doctor para recibir la vacuna. Las escuelas deben llevar una lista actualizada de los estudiantes eximidos, para que se les prohíba asistir a clases de darse un brote epidémico.

“Creo firmemente que el Gobernador Perry tuvo buena intención al emitir su orden ejecutiva, pero no creo que haya considerado totalmente el falso sentido de seguridad que este mandato creará en las niñas a las que se le ordena la vacuna y a sus familias. Tampoco creo que haya considerado totalmente la amenaza a la autoridad de los padres creada con este mandato”, señaló Hegar. “Es mi esperanza que el gobernador reconsidere su orden ejecutiva y trabaje con la Legislatura para desarrollar una política de salud seria, que disponga los instrumentos e información que los padres y sus hijas necesitan para reducir el riesgo de cáncer cervical en nuestro estado”, concluyó Hegar.

arriba