Comunicado de prensa
De la oficina del Senador Estatal John Whitmire

De difusión inmediata
Marzo 7, 2011
Contacto: Lara Wendler, (512) 463-0115

Multar a estudiantes en escuelas enseña una lección equivocada
por el Senador John Whitmire

Parece ridículo en su apariencia: Niños multados en la escuela por interrumpir la clase, marcar la pared con lápices, usar malas palabras, corretear en la escuela o portarse mal en el bus escolar.

Éstos no son 'tickets de conducta' emitidos por la escuela que mandan a los estudiantes mal portados a la oficina del director. Éstas son multas por falta menor de Clase C, emitidas por policías asignados a las escuelas. Y así están enviando a miles de estudiantes tejanos --algunos menores de 10 años--a cortes de crímenes adultos, en cada año escolar, para enfrentar penas de hasta $500, servicio comunitario y gastos judiciales.

La gran mayoría de estas multas se extienden por Interrupción de la Clase o Transporte, Conducta Indisciplinada, infracción de horarios (dejar la escuela sin permiso), faltas, y peleas sin uso de armas o daños serios. Durante un período de cinco años, se emitieron multas de Clase C a 1,200 estudiantes de primaria en el distrito escolar de Dallas. El departamento de policía del distrito escolar de Houston extendió 5,763 multas de delito menor de Clase C a estudiantes, solo en el 2008-2009.

¿Sorprendente? Comentaristas de CNN y Fox News nacional así lo piensan. Consideren el caso de una estudiantes de 12 años con necesidades especiales en Austin que fue multada por Interrupción de la Clase, por ponerse perfume después que sus compañeros le dijeron que "olía mal". ¿Tiene sentido mandar a esta niña y otras iguales a corte? Tal vez es hora de hacer una pausa y cuestionar nuestra propia conducta como disciplinarios.

Un diario importante de New Jersey hizo muy claro su sentir sobre las multas a estudiantes en Texas: "Esto no es algo que debamos copiar... Las escuelas deberían preparar a los estudiantes para la universidad, no para prisión".

A pesar de evidencias de que las multas por delito menor de Clase C hacen muy poco por mejorar el comportamiento de los estudiantes, la práctica está extendida en nuestras escuelas públicas. Según un reciente informe del centro legal de interés público Texas Appleseed, se extendieron más de 275,000 multas (no de tráfico) anuales a menores en Texas --muchas por faltas de bajo nivel comúnmente multadas en las escuelas.

La investigación de Appleseed muestra que los estudiantes de minorías y educación especial, que están en mayor riesgo de abandono escolar, están siendo multados en mayor número por ofensas no violentas de bajo nivel. En un reciente discurso legislativo, el Juez Mayor Wallace Jefferson de la Corte Suprema de Texas señaló algo importante: "Más del 80 por ciento de los prisioneros adultos han abandonado la escuela. Multar a niños con faltas criminales por temas menores de conducta exacerba el problema". Ésta es una advertencia para tener en cuenta.

Los estudiantes deben ser responsables por sus acciones, pero criminalizar la mala conducta y emitir multas por delitos Clase C en la escuela no es la respuesta. ¿Porqué? Porque se aplica de manera desigual, es una pérdida de recursos limitados el dar seguimiento y procesar estos casos, y le enseña a los estudiantes la lección equivocada.

Si multar no se hace ilegal en las escuelas de Texas, por lo menos debería enmendarse el Código Penal de Texas en esta Sesión para eliminar la Interrupción de Clase y Transporte como delitos menores de Clase C.

¿Qué debería reemplazar a estas multas? Las escuelas, policía y las cortes deben tomar parte en hallar una solución, sea alentar a las escuelas a usar programas de apoyo para una conducta positiva (que muestran reducir los problemas disciplinarios), entrenar a policías escolares en técnicas para reducir la mala conducta, o pasar a una mediación de pares y alternativas basadas en la escuela.

Cualquiera sea el método, la meta debería ser restituir la responsabilidad por la disciplina estudiantil en la escuela --excepto en casos muy severos. La forma en que disciplinamos debería enseñar a los estudiantes cuándo, dónde y cómo asumir responsabilidad. Podría ser la lección más importante que impartan las escuelas.

El Senador John Whitmire, demócrata de Houston, representa al Distrito Senatorial 15 y funge como presidente del Comité Senatorial de Justicia en lo Criminal.

Top