COMUNICADO DE PRENSA
del despacho del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
23 de abril de 2001
Contacto: Jeremy Warren
(512) 463-0113

Cámara de Representantes se opone al odio aprobando el Acta James Byrd Jr.

AUSTIN – La Cámara de Representantes de Texas opuso hoy resistencia al odio con la aprobación de HB 587 –el Acta James Byrd Jr. El Proyecto de Ley 587 de la Cámara de Representantes, ofrecido por la Diputada Senfronia Thompson (D-Houston), fue aprobado por el pleno de la cámara baja por 87 a 60, y va ahora al Senado para ser debatido. El Senador Rodney Ellis (D-Houston) es el promotor de la legislación acompañante, SB 87, y promoverá el HB 587 en el Senado.

La legislación proveerá asistencia a comunidades pequeñas que juzgan asesinatos de odio, clarifica la definición de un crimen de odio en Texas siguiendo el lenguaje aprobado por la Suprema Corte de EEUU en la decisión sobre el juicio modelo Wisconsin versus Mitchell, asigna un fiscal en el Despacho del Procurador General como director de crímenes de odio y ayuda a víctimas a recuperar el costo asociado con el crimen de odio cometido contra ellas.

“La Cámara de Representantes de Texas ha enviado el mensaje de que nuestro estado no es un paraíso para el odio”, dijo Ellis. “Esta legislación protegerá a los tejanos de todo aquel que decida poner en práctica su odio y prejuicio”.

El Acta James Byrd Jr. contra Crímenes de Odio aumentará la pena del crimen a un nivel inmediato superior si el jurado concluye durante el juicio que el crimen fue motivado por odio. Por ejemplo, bajo la ley actual, la persona convicta de pintar una esvástica en una sinagoga, un delito Clase A, será elegible a una pena máxima de un año en prisión y multa de 4.000 dólares. Si es sentenciado bajo el Acta James Byrd Jr. contra Crímenes de Odio, la pena máxima aumenta a un crimen con cárcel estatal: multa de 10.000 dólares y sentencia de 10 años.

El actual estatuto contra crímenes de odio ha sido criticado como demasiado vago, general e incapaz de confrontar un desafío constitucional por su falta de especificidad al definir crimen de odio. El Acta James Byrd Jr. de Crímenes de Odio mejoraría la ley en Texas al asegurar que la definición de crimen de odio sigue de cerca el lenguaje aprobado por la Suprema Corte de EEUU en el juicio modelo Wisconsin versus Mitchell de 1993. Ese caso define un crimen de odio como uno que ha sido probado en corte ha sido motivado por “la raza, religión, color, incapacidad, orientación sexual, nacionalidad o ancestros” de la víctima. Una legislación incluyendo un lenguaje casi idéntico fue aprobada por la Cámara de Representantes la pasada sesión y ha sido aprobada por el Senado en dos oportunidades: 1993 y 1995. Actualmente, 42 estados tienen leyes contra crímenes de odio, de los cuales 21 incluyen orientación sexual en su definición.

“No todos los crímenes son crímenes de odio, y no todos los crímenes son iguales”, dijo Ellis. “¿Qué es peor: llevarse por delante un buzón o quemar una cruz frente a la casa de una familia afroamericana? ¿Pintar el eslogan de un equipo deportivo en la pared de una escuela o una esvástica en una sinagoga? Los crímenes de odio son actos de terrorismo perpetrados contra una comunidad entera, y tenemos la obligación de aumentar la pena de estos crímenes, y enviar el mensaje de que Texas no tolerará los crímenes de odio, sean grandes o pequeños”.

Los argumentos más comunes en contra de las leyes de crímenes de odio –que penan las ideas en vez de la acción, crean una privación inconstitucional de la libertad de palabra y protegen a grupos específicos de americanos—ya han sido decididos por la Suprema Corte de EEUU. La Suprema Corte denegó directamente estos desafíos en Wisconsin versus Mitchel.. Citando varios casos, el Juez Rehnquist determinó:

“la constitución no erige una barrera per se a la admisión de evidencia concerniente a las ideas y asociaciones del individuo . . . el motivo tiene el mismo peso bajo el estatuto de Wisconsin que bajo las leyes contra la discriminación estatales y federales, que hemos aprobado previamente contra el desafío constitucional” (Suprema Corte de EEUU, opinión Wisconsin versus Mitchell)

Sobre las leyes contra crímenes de odio en la decisión Wisconsin versus Mitchell, el Juez Supremo William Rehnquist se extendió:

“No hallamos mérito en esta opinión . . . (en) la perspectiva de que un ciudadano reprima sus creencias intolerantes o fanáticas por temor a que la evidencia de tales creencias pueda ser introducida en su contra en un juicio, si comete una ofensa seria contra otra persona o propiedad. Esta es simplemente una hipótesis demasiado especulativa para ser apoyada”. (opinión de la Suprema Corte de Estados Unidos, Wisconsin versus Mitchell)

Otra crítica a la ley de crímenes motivados por odio es que protege sólo a ciertos grupos, y no a todos los ciudadanos. Pero, en realidad, una fuerte ley contra estos crímenes protege a todos los ciudadanos. El caso Wisconsin versus Mitchell es un ejemplo perfecto:

“La noche del 7 de octubre de 1989, un grupo de jóvenes negros, incluyendo Mitchell, se reunió en un complejo de departamentos en Kenosha, Wisconsin. Varios miembros del grupo discutían una escena de la película “Mississippi Burning” (“Arde Mississippi”), en la que un hombre blanco golpea a un niño negro que estaba rezando. El grupo salió a la calle y Mitchell les preguntó: “¿No se sienten motivados como para salir y hacer algo contra gente blanca?” Muy poco después, un joven blanco caminaba en dirección al grupo por la vereda de enfrente. Al pasar el joven, Mitchell dijo: “¿Quieren j_der a alguien? Ahí va un tipo blanco, vamos por él”. Mitchell contó hasta tres y señaló en dirección al joven. El grupo corrió tras el joven, lo golpeó severamente y le robó las zapatillas tenis. El joven fue encontrado en estado inconsciente y pasó cuatro días en coma”. (Suprema Corte de Estados Unidos, dictamen Wisconsin versus Mitchell)

“La Diputada Thompson merece nuestro agradecimiento y apoyo por su tremendo esfuerzo en lograr la aprobación de esta importante legislación”, dijo Ellis. “Su liderazgo ha empujado a Texas hacia adelante y proveerá ímpetu y guía para el Senado”.

Para una transcripción completa del estatuto Wisconsin versus Mitchell, visite http://supct.law.cornell.edu/supct/html/92-515.ZO.html

Top