Columna de Opinión del
Senador Rodney Ellis.
Senador Jeff Wentworth.
Secretario de Estado Henry Cuellar

Sesión Legislativa 77°
Contacto: Jeremy Warren
(512) 463-8393

Texas debe hacer más para abrir las puertas de institutos y universidades
"La única cosa más cara que ir a la universidad es no ir a la universidad"
Thomas G. Mortenson

Se ha dicho que la rápidamente creciente industria de alta tecnología es el motor que conduce la economía de Texas. Si ése es el caso, nuestra economía podría paralizarse si Texas no produce el suficiente combustible que energiza la economía digital --los graduados universitarios.

En la pasada década, Texas ha hecho todo excepto poner la alfombra roja para atraer compañías tecnológicas a nuestro estado. Nuestro esfuerzo ha dado sus frutos. Desde 1993, Texas ha creado 130.000 empleos de alta tecnología y emplea ahora 411.000 personas en industrias de alta tecnología como producción de programas y computadoras, semiconductores y comunicaciones --más que la combinación de los sectores de explotación de gas y petróleo, agricultura, productos alimenticios y refinadoras de petróleo. Estos empleos pagan casi el doble que el sueldo promedio en el sector privado de Texas, tienen mejores beneficios y proveen más oportunidades de progreso y crecimiento que muchos otros empleos del sector de servicios. Pero todo nuestro esfuerzo no valdrá la pena si no hacemos más por abrir las puertas de las universidades, porque otros estados están invirtiendo más en crear un sector laboral altamente entrenado y educado.

En la nueva economía, lo que uno gana depende de lo que ha aprendido, y Texas no está produciendo los suficientes graduados universitarios para cubrir la demanda. Si tomamos en serio el mantener a Texas al frente de la revolución tecnológica, debemos hacer más para ayudar a los tejanos a obtener la educación universitaria que necesitan para triunfar.

Texas se encuentra en un cruce de caminos. Hemos tenido éxito en atraer industrias de alta tecnología a Texas, pero no hemos hecho lo suficiente para producir los graduados universitarios que necesitamos para seguir adelante y crecer. Ocupamos uno de los lugares más bajos en la producción de graduados universitarios, la asistencia estatal directa ha bajado en décadas recientes y el costo de asistir a la universidad en Texas es ahora más alto que el promedio nacional. En efecto, la inscripción y los gastos administrativos han aumentado un alarmante 81% desde 1992, dejando a más y más familias de clase media fuera del alcance de una educación.

En la pasada sesión, luchamos por crear el programa de 100 millones de dólares Becas TEXAS (siglas en inglés de Hacia la Excelencia, Acceso y Éxito), programa que provee inscripción y gastos administrativos para estudiantes que han seguido el plan de estudios avanzado o recomendado en la secundaria, y vienen de familias con ingresos inferiores a los 25.000 dólares por año. El programa Becas TEXAS es ya un éxito, otorgando a 20.000 estudiantes la oportunidad de asistir a la universidad, que de otra manera tal vez no podrían. El Comité Senatorial de Finanzas ha cuadruplicado los fondos para este vital programa, otorgando 400 millones de dólares durante el bienio, lo que expandirá la participación a familias que ganan hasta 75.000 dólares al año y brindará becas a más 100.000 estudiantes por año. Este dramático aumento en los fondos ayudará a Texas a competir con otros estados por empleos de alta tecnología. California, por ejemplo, invierte cerca de 1.000 millones de dólares (equivalentes a $1 billón USA) al año en un programa similar, y Georgia, un estado de un cuarto de nuestro tamaño, invierte 175 millones de dólares al año en su versión del programa. Estos son los estados con los que Texas compite en empleos de alta tecnología y alta remuneración, y si no podemos producir los empleados entrenados que se necesitar para energizar la economía tecnológica, entonces las empresas irán a estados donde hay trabajadores.

Para asegurar que más tejanos tengan la oportunidad de asistir a la universidad, hemos propuesto triplicar la financiación de las Becas TEXAS a 306 millones de dólares, lo que ampliaría la participación a familias con ingresos de hasta 50.000 dólares, y proveería becas a más de 100.000 estudiantes. Esta inversión prepararía el camino para que una generación entera de tejanos obtenga una educación universitaria, y aseguraría que Texas tiene el sector laboral capacitado que necesita para manejar la nueva economía.

En la era digital, una educación universitaria ya no es un lujo, es una necesidad. Si no empezamos a producir trabajadores más altamente educados y capacitados, el éxito de la alta tecnología de los noventa en Texas se convertirá en fracaso tecnológico en los primeros años del siglo XXI.

[El Senador Rodney Ellis (D-Houston), Presidente del Comité Senatorial de Finanzas; el Senador Jeff Wentworth (R-San Antonio), Presidente del Comité Senatorial de Redistribución de Distritos; y el Secretario de Estado Henry Cuellar son los coautores del Programa de Becas TEXAS.]

Top