Comunicado de prensa de la Senadora Estatal Wendy Davis

De difusión inmediata
Julio 1, 2013
Contacto: Rick Svatora, Director de Comunicaciones
(512) 463-0110

Transcripción del discurso de la Senadora Wendy Davis
Puede variar levemente de sus palabras en la Concentración por la Mujer en Texas

Gracias. Son todos maravillosos y estoy tan contenta de que estén todos aquí y poder estar juntos en SU Capitolio. He escuchado muchas palabras amables en estos días, y las recibo con humildad y agradecimiento. Pero la verdad es que me han dado a mí y a tantos otros un renovado sentido de fortaleza.

Hace menos de una semana ustedes participaron de un momento decisivo en la historia de Texas. Se unieron a las filas de los valientes hombres y mujeres que aman a este estado y lucharon por sus libertades y por preservar los valores de Texas.

Fueron sus voces, las que me prestaron, lo que me permitió estar parada durante esas 13 horas. En las últimas dos horas, mis brillantes, apasionados y elocuentes senadores demócratas colegas tomaron el mando. Todos estuvieron extraordinarios.

Pero ni ellos pudieron hacernos llegar al punto final. Quedando solo 20 minutos, ustedes, después de sufrir callada y pacientemente el repetido abandono de las reglas y tradiciones del Senado, no pudieron ya permanecer en silencio, sus voces se unieron en un rugido por lo que todos entendimos como un crudo abuso de poder para asegurar su victoria.

Qué apropiado que fue "el filibuster del público" lo que detuvo la SB5 e hizo un rotundo llamado a los políticos actualmente en el poder.

Los tejanos esperan honestidad y respeto de sus funcionarios electos y tratan de recuperar su poder cuando les faltan el respeto y los abusan. Es su fortaleza, su coraje, sus convicciones lo que me hacen decir hoy: Creo en Texas más que nunca.

Texas es el mejor estado en nuestra gran nación. No hay mejor lugar donde vivir, trabajar y criar una familia. Sigue siendo un lugar donde el trabajo y la confianza en uno mismo pueden hacernos progresar en la vida.

Yo crecí como muchas niñas en Texas, sin muchas ventajas. Mi mamá era una madre soltera con cuatro hijos y una educación de 6º grado. Y para cuando llegué a la adolescencia, mi vida comenzaba a parecerse a la de ella. Yo también fui una madre soltera. Tenía un diploma de secundaria pero ninguna idea sobre cómo avanzar en la vida.

La educación lo cambió todo para mí. Eventualmente me gradué de la Facultad de Leyes en Harvard y luego tuve el honor de ser electa para servir a la gente de Fort Worth en un cargo público.

Tuve la suerte de poder tomar las decisiones en mi vida que sabía me iban a ayudar. Y no me arrepiento ni un solo minuto de mis decisiones sobre mis hijas, mi educación o mi dirección en la vida.

Eso es por lo que estamos luchando ahora --una Texas donde toda mujer pueda superar sus desafíos particulares porque tiene las mismas opciones y las mismas oportunidades que tuve yo.

Durante años, demasiados políticos han tratado de mejorar sus carreras acosando a mujeres que necesitan ayuda con su atención médica.

Han obstaculizado la manera en que la mujer en Texas puede recibir exámenes de cáncer o contracepción --o aún atención prenatal. Los que están en el poder han rechazado millones y millones de nuestros dólares federales asignados para ayudar a la mujer aquí --simplemente porque quisieron dañar a una organización comprometida a una atención médica de calidad para la mujer.

Hemos luchado por años para convencer a estos políticos de que la mejor manera de prevenir los embarazos no deseados es dar a la mujer un control real sobre sus vidas --invirtiendo en buenos servicios de planificación familiar, y una honesta, efectiva y apropiada a la edad educación sexual para nuestros jóvenes.

Y hemos luchado para pagar a la mujer lo mismo que al hombre, para que ultimamente puedan forjar sus propios destinos.

Eso es en lo que queremos trabajar en esta nueva sesión especial, y necesitamos su ayuda.

Unidos y responsables senadores están ahora trabajando para reintroducir la medida de 'igual pago por igual trabajo', porque el pago justo para nuestras familias es algo por lo que vale la pena luchar. El Gobernador Perry vetó esta medida, esencialmente diciendo que él cree que la mujer aquí no lo merece. Está equivocado de tantas maneras.

No se trata solo de la mujer --se trata de nuestras familias y nuestros valores. Aquí en Texas hay tantas familias que dependen de madres trabajadoras Y padres trabajadores. Y ambos necesitan un pago justo.

Recordémosle a Rick Perry que la justicia es --y será siempre--un valor fundamental en Texas.

Los tejanos merecen a alguien que los defienda, a ellos y a sus valores. No debería ser raro para un funcionario público defender y luchar por estos hombres y mujeres que los eligieron. Debería ser un requisito laboral.

Pero en este momento nuestro estado está en problemas. Todo cargo a nivel estatal es rehén del tipo de político al que le importa más su propio futuro que el de los ciudadanos tejanos. Por eso es demasiado difícil para los jóvenes tejanos realizar sus mayores sueños.

Durante la última década hemos visto a los políticos en el poder avergonzar a Texas y disminuir nuestros sueños casi diariamente. Se han olvidado por largo tiempo lo que los tejanos realmente quieren o necesitan, se han olvidado que mucha gente no está de acuerdo con ellos en tantos temas.

Se olvidaron de su deber de representarnos a todos nosotros --la gente que trabaja duro día a día.

Se olvidaron de la gente cuya calidad de vida depende de la calidad de los dirigentes estatales.

Se olvidaron de los tejanos comunes que cuentan con los políticos para recibir atención.

Necesitamos gente en la política que ame este lugar tanto como el resto de nosotros lo hace --gente que quiera construir una Texas mejor, no solo mejores currículums políticos.

Una gran cantidad de nosotros nos hemos sentido desalentados por el estado actual de las cosas aquí. Algunos de nosotros hemos sentido enojo. Pero hoy es diferente, hoy sentimos esperanza. Hemos tenido la oportunidad de ser inspirados por la acción de los demás en nuestra democracia. Hemos sido testigos de cuánto podemos lograr cuando reclamamos nuestro poder y exigimos responsabilidad.

Los tejanos están orgullosos de su estado. Los tejanos son líderes. Juntos, los tejanos pueden ir más allá de políticas partidistas y crear un futuro que incluya a todos en el estado. Hemos probado que, trabajando juntos, podemos aprobar importante legislación bipartita como el igual pago por igual trabajo.

La Promesa de Texas es mayor que la ambición personal y los intereses extremistas --mayor que cualquier partido político. Juntos, podemos lograr lo que ellos no quieren --podemos defender a los demás, defender lo que es correcto, y defender a Texas.

arriba