Comunicado de prensa de la Senadora Estatal Wendy Davis

De difusión inmediata
Marzo 20, 2013
Contacto: Rick Svatora, Director de Comunicaciones
(512) 463-0110

Declaración de la Senadora Wendy Davis sobre su oposición al presupuesto

Yo fui electa para reflexionar y responder a inquietudes críticas de los votantes en el Distrito Senatorial 10. Por ende, no pude votar en apoyo al presupuesto senatorial presentado hoy en la cámara. La razón más importante: el presupuesto abandona a los niños de escuelas públicas de Texas y a sus familias para acomodar intereses políticos partidistas. La necesidad de apoyar y reforzar nuestras escuelas locales no es una consideración política; es el simple reconocimiento de que debemos invertir en nuestro bien más importante --los niños de nuestro estado. Fallarle a nuestros niños y fallarle a nuestras escuelas locales significa abandonar el futuro de nuestro gran estado y nuestra capacidad de competir. Yo no puedo apoyar un presupuesto que no cumple la promesa de nuestro gran estado.

Respeto el proceso presupuestario y la necesidad de opciones difíciles en él. Hace dos años, las escuelas de Texas sufrieron recortes drásticos para apoyar las graves limitaciones presupuestarias que se presentaron en ese momento. Ahora, dos años después, aunque seguimos necesitando una disciplina fiscal, tenemos claramente la capacidad de restituir el financiamiento recortado a nuestros estudiantes. Es increíble que el presupuesto presentado por los dirigentes del estado solo restituye un 28 por ciento de cada dólar quitado a los presupuestos de escuelas en 2011. Como resultado de este financiamiento crónicamente deficiente, una corte de distrito federal ha fallado, por segunda vez en una década, que los dirigentes estatales han abandonado su obligación constitucional de financiar la educación pública.

Estimaciones recientes del presupuesto hacen muy claro que hay disponible un financiamiento adecuado para nuestras escuelas. Aún así, los dirigentes estatales decidieron desaprovechar la gran oportunidad de restituir lo recortado y permitir que los distritos escolares a nivel estatal modernicen sus escuelas, contraten nuevos maestros altamente calificados, y brinden a nuestros niños los elementos básicos de una buena educación.

No tengan duda, la falta de apoyo estatal a nuestras escuelas está teniendo un profundo impacto y dañará nuestra capacidad de competir con otros estados y otras regiones del país. Texas no debería ser última en el porcentaje de residentes con diploma de secundaria. Texas no debería ser el 49º estado en la inversión por estudiante. Texas no debería financiar $3,000 menos por estudiante que el promedio nacional en la inversión en nuestros niños. Las aulas hacinadas han forzado a distritos escolares a pedir exenciones en el número de estudiantes por maestro. Entre el 2008 y 2011, el número de niños en escuelas de Texas creció en un cuarto de millón, y aún así miles de maestros dedicados y otros educadores despedidos no pueden aplicar sus conocimientos y talentos en beneficio de los escolares de Texas.

Votar por este presupuesto significaría renegar de la promesa que hice a los que me votaron. No le voy a pedir a los padres que acepten menos de lo que sus hijos merecen y menos de lo que los impuestos que pagan deberían proveer. No le voy a pedir a nuestros maestros que continúen haciendo más con menos del mínimo necesario para hacer su trabajo. Me niego a apoyar un plan que ignora el hecho de que casi 250 distritos escolares fueron forzados a aumentar su techo de impuestos a la propiedad porque los líderes estatales abandonaron su deber constitucional de financiar adecuadamente la educación pública.

arriba